Agenda

“La mayoría de las personas son otras personas. Sus pensamientos son las opiniones de otra persona, sus vidas una imitación, sus pasiones una cita”.

                                                   Oscar Wilde, De Profundis

Viene esto a cuento de nuestras agendas repletas de contactos. ¿Cuántos contactos son realmente necesarios? ¿Cuántos son verdaderos y cuántos falsos? ¿A cuántos podríamos decirle sinceramente lo que pensamos de ellos, y a cuántos les consentiríamos una opinión sobre nosotros? ¿Cuántos te sacarían de una dificultad y a cuántos ayudarías tú sin pensarlo?  Hoy he leído de refilón que Google Contactos te permite encontrar y reconectar con los contactos que no has guardado. ¿Será que Google tiene un algoritmo tan certero, que descubre si la persona que no guardas es persona que tendrías que poner a buen recaudo, y hace las funciones de agenda de tu cerebro mucho más especifica que la que tú mismo te procuras? Google es quien tiene el control sobre todas las conversaciones que has tenido, y, probablemente, tiene el eco de sus opiniones y además un retrato robot de su imitación que seguro corresponderá a un estándar que estará muy bien clasificado. ¡Qué grande Google! Y también ¡Qué desconocido es el que TODO LO SABE! La inteligencia artificial es el alma más importante de las muchas almas del software de ese motor de búsquedas y encuentros, y esa verdad técnica pone al alcance de cualquier persona que emplee su línea de actividad, su sistema operativo o cualquier otro software de esa compañía que pueda hacer cosas increíbles con ella. En sus modelos de reconocimiento figuramos como piezas de uso y recambio para su comunicación eficaz, que en el big data se indexarán como numeritos sin piel, sin pelo y sin sudor. Por eso Google es la GRAN OPINION GENÉRICA. Es la aspirina para todos nuestros males, la que nos proporciona siempre la solución indolora y sanadora para que nuestros contactos no sean  sobradamente contagiosos. Todavía no sabemos exactamente, (ni lo sabremos), todas las conexiones que hace Google Assistant con nuestras demandas personales.  Sabe del amor a nuestra madre por el número de llamadas, sabe de nuestras más recurrentes amistades y también sabe de nuestros más abandonados conocidos a los que posiblemente no telefonearemos en años. Sabe saber cómo se saben administrar esas múltiples sabidurías de nuestros -agendados- (Si existe esa palabra). La certeza de la apreciación de nuestros conocidos es una de las sensaciones más desconcertantes de la especie humana. Sentir qué conocemos de ellos y ellos de nosotros es imprescindible para relacionarnos con corrección social. Una falsa sensación: la de creernos en la puta verdad donde campa alegre y tramposa nuestra puta ignorancia.  La peligrosa certidumbre es un recurso de grueso valor evolutivo, pero con escasa probabilidad pragmática de verdad. Por todo ello, antes de que esta pandemia nos aísle del todo, llamemos con cariño y propuestas de afecto a todos aquellos que conocemos y simultaneamente a sus otros yo. Hagamos que Google se vuelva loco, y que el Algoritmo Fatal mande al carajo sus aviesas intenciones de control sobre nuestras amistades, sean buenas, malas o regulares, tengan o no tengan opinión certera sobre nosotros y citen o no citen a los autores a los que somos más afines. Es bueno atesorar con mimo al menos media docena de números sin naftalina, a los que no necesites dar explicaciones de cómo y quién eres en realidad, aunque lo tengas menos claro que Google. Recuerda, eso sí, que, a veces, conectarte tanto de su mano te desconecta la conexión con los más importantes. 

Eduardo Toral, escritor

Leer Anterior

Dr. Juan Antonio Bueno Bertomeu: “Después de haber utilizado el CDS con mi mujer lo hice con mi hijo y con toda su familia, porque todos se contagiaron de COVID 19. En tres días no hubo nadie enfermo. Es algo asombroso”.

Leer próximo

todoestaenmadrid.com, las nuevas páginas amarillas en internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!