• 24 enero 2021

Decenas de periodistas de todo el mundo asistieron a una rueda de prensa de la COMUSAV que presentó los éxitos del CDS frente al coronavirus

La doctora Callisperis durante su presentación. Bolivia es un ejemplo para el mudno

La COMUSAV reunió ayer a numerosos periodistas y comunicadores de distintas partes del mundo. Solo por eso, el esfuerzo mereció la pena. Al igual que los médicos deben unirse, hacer piña, equipo, frente al atropello al que se ven sometidos en la mayoría de los países solo por aconsejar que se trate a las personas con CDS o dióxido de cloro, los periodistas que defendemos el juego limpio ante este producto, que defendemos la idea de que sea investigado antes que denostado, debemos dar un paso adelante hablando, escribiendo, exponiendo las ideas y resultados de los médicos y científicos que están trabajando con este polémico producto.

Como venimos demostrando desde MM, madridmarket.es, el dióxido de cloro, a pesar de la persecución a la que se ve sometido, persiste, coexiste, se expande, hay cada vez más gente que lo utiliza. Y cada vez es más la gente que se atreve a dar la cara y a contar qué beneficios les reportó. Hablan casi siempre, es de suponer, a los que le ha ido bien. A los que no le hizo bien o no acabó de resultarles exitoso, que suponemos también deben de ser muchos, no dicen nada. Y es que, debido a las circunstancias, a la falta de estudios clínicos, cuando hablamos del dióxido de cloro decimos que es blanco o es negro, que es milagroso o es lejía. Aunque parece que con el coronavirus predomina lo blanco frente a lo negro. El caso de Bolivia es asombroso y, como nos decía un empresario español el otro día, debería ser noticia de apertura de los telediarios y primera página de la prensa, pero… el silencio.

El doctor Manuel Aparicio, de COMUSAV México, durante su presentación

Yo al CDS lo considero el medicamento de los pobres. Con un litro de CDS se pueden tratar a cientos de pacientes y un libro de CDS cuesta menos que un menú de restaurante barato. Fíjense, si con esto del coronavirus hubiera un plan para controlar a la población como predican algunos, se supone que las vacunas van a ser el medio para conseguirlo, cuando lo diseñaron, al plan me refiero, no contaron con que un producto muy barato (de ahí lo de medicamento de los pobres), podría echar por tierra todos sus manejos. Porque ¿para qué querremos vacunarnos si el dióxido de cloro, que nos cuesta lo mismo que una tarde cervezas con los amigos, acaba con el famoso virus. ¿Será esa una de las razones por las que las instituciones oficiales sanitarias, las agencias de salud y medicamentos, guardan silencio o lo difaman? ¿Estarán ellas metidas hasta el tuétano en ese plan de control de la población? Me cuesta creer en algo así, pero la verdad es que no sería difícil de conseguir. Hay empresarios que controlan las instituciones sanitarias mundiales y que amasan más dinero que el el PIB de muchos países.

Yo soy más de los que piensan que el dinero mueve montañas y de que el silencio que se prodiga al CDS es por dinero. Se niega su existencia para vender más vacunas. o se le tacha de lejía a través de los medios, muy sensibles al dinero que manejan.

Lo dicho, un aplauso a la COMUSAV y a sus valientes médicos, que ayer dieron la cara en esa rueda de prensa multitudinaria. Y otro aplauso a periodistas y comunicadores, y a Verónica del Castillo, moderadora de la reunión.

Leer Anterior

Se publica en el BOCAM las convocatorias para la concesión de ayudas a Asociaciones, Federaciones y Confederaciones de Comerciantes

Leer próximo

Dra. Fabiana Guastavino: “No solo es que cada vez hay más gente que toma CDS sino que cada vez más médicos, más políticos, más personajes de estos que dicen que no se debería usar son los que lo toman”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 Comentarios

  • Nos esta ganando el miedo estamos perdiendo la batalla la vacuna esta aqui viene tan imperfecta con minimos ensayos solo en personas sanas y a corto plazo, aun asi les ha causado problemas fuertes pero casi nadie ve esto todos esperandola como si fuera la emansipacion de la humanidad estamos ciegos.

  • Soy médico. Vivo en España. Tengo familia en Bolivia. Soy consumidor de Dióxido de Cloro desde que empezó la Pandemia. Tuve contacto directo con Andreas Kalcker. Recomiendo su libro “Salud Prohibida”. Varios profesionales de España y Suiza, tuvimos contacto con médicos de Bolivia en el mes de marzo/19 recomendando el uso del CDS. Mi opinión es absolutamente positiva y recomiendo el uso del CDS como alternativa válida y segura para el tratamiento de la COVID-19.

  • no deja escribir

    • Hay subidos cientos de comentarios. Inténtalo de nuevo

  • Buen artículo.
    Claro que todo es un plan, basta saber que el año pasado censuraron el libro de Andreas Kalcler, el mejor libro para la salud humana, en amazon.
    La mayoría de politicos, periodistas y médicos estan vendidos al sistema.
    Y encima la mayoría de la población mundial está abducida A pesar de que se les explica las cosas, que son fáciles de entender, defienden a los corruptos.
    Basta ver que este es el primer comentario a uno de los mejores artículos que se puede leer en la actualidad.
    Y no sólo es por dinero, es también por poder.
    Por cierto, supongo ya sabrás de todo lo que es capaz de sanar el libro de Andreas, sólo con CDS se sanan de decenas de cosas, casos que los médicos, no.
    Pero también hay otras sustancias de las que se habla en ese libro. El mejor libro para la salud y lo censuraron.

error: Content is protected !!