Dr. Luis Prieto: “La EPA, Agencia de Protección Ambiental de EE.UU., presenta un informe del dióxido de cloro en el año 2000 donde se ve que no es tóxico en las dosis terapéuticas recomendadas”

El doctor Luis Prieto vuelve a pedir tiempo a los médicos para que se detengan a consultar su detallado informe bibliográfico sobre los estudios realizados con el dióxido de cloro. El doctor confiesa haber desestimado este producto de inicio, y tras consultar a las grandes agencias sanitarias, pero dice haber cambiado de opinión al comprobar que no se aportaban pruebas concretas sobre su toxicidad. El doctor llama también la atención sobre la fractura que hay entre las grandes agencias: unas lo definen como tóxico y otras lo definen como apropiado para tratar enfermedades.

En el 2013 la Agencia Europea del Medicamento reconoció al dióxido de cloro como medicamento huérfano para el tratamiento experimental de la ELA. Obviamente, si lo reconoce como tratamiento, está acreditando que no es tóxico”.

La americana EPA y la europea EMA dan información concreta y detallada que contradecía la descalificación radical que las otras agencias habían realizado sobre el dióxido de cloro”.

.

Dr. Luis Prieto Valiente

MM. A usted no le gusta mucho salir en los medios, prefiere estar concentrado en su actividad profesional silenciosa y discreta. ¿Por qué ha accedido a esta segunda entrevista con nosotros?

LP. En primer lugar por deferencia hacia este medio, que es uno de los pocos que están tratando de dar información transparente. Y en segundo lugar por intentar aclarar de cara a mis compañeros y al público general algunos puntos clave en el intento de que prevalezca la información objetiva y seria.

MM. Recuérdenos cuál es su especialidad médica

LP. La Bioestadística Medica, es decir, el diseño de estudios médicos y el análisis estadístico de los datos obtenidos en ellos.

MM. ¿Qué quiere decir “ Diseño de Estudios Médicos”?

LP. Cuando un colega, de cualquier especialidad, decide hacer un estudio para ver si un fármaco o un método diagnostico es más eficaz que lo habido hasta ahora, el especialista en metodología de la investigación puede – quizá- ayudarle para que el diseño sea lo más eficiente posible, es decir, conseguir más información con menos gasto.

MM. ¿ Y en qué consiste el Análisis Estadístico de los Resultados?

LP. Una vez hecho el estudio, el médico tiene recogidos cientos o miles de datos y el análisis estadístico intenta descubrir las evidencias – más o menos fuertes – escondidas en esos datos.

MM. ¿Es muy difícil aprender y ejercer su especialidad?

LP. No más que otras. Pero, como otras, requiere años de estudio y práctica. Y, por desgracia, no se puede aprender en un cursillo de 50 o cien horas, ni leyendo un librito que promete contarle todos los secretos en una semana.

MM. ¿Quiere usted decir que algunas personas pretenden tener autoridad en la materia tras haber asistido a un cursillo de introducción y haber leído un libro de divulgación?

LP. Lamentablemente, así es. Pasa un poco en todas las profesiones, pero en esta quizá un poco más.

MM. Bien, seamos lo más concretos posibles, doctor: ¿defiende usted que el dióxido de cloro protege contra el coronavirus y lo cura si ya se ha cogido?

LP. No, yo no puedo defender esa postura porque no tenemos evidencia científica suficiente para hacerlo. Lo que defiendo, y esto hay que decirlo alto y claro, es que hay evidencia científica de que, en las dosis propuestas como curativas, no es tóxico y hay indicios razonables de que puede ser eficaz. Por favor, enfatice no tóxico e indicios razonables.

MM. Sí, eso quedó muy claro en la carta que usted escribió a sus compañeros y que MM publicó en su día. Pero muchos de sus colegas dicen que el CDS es inútil y tóxico. Hay un abismo que separa su postura respecto a otros muchos médicos. ¿Cómo puede explicar esa diferencia tan radical de criterios entre profesionales que se supone persiguen el mismo fin?

LP. Creo que hay una explicación clara para esa discrepancia. Como ya dije en alguna ocasión, la mayoría de los médicos necesitan todas las horas de trabajo para atender a los enfermos y les queda muy poco tiempo para consultar la bibliografía. Por ello, cuando reciben noticia de un producto nuevo para ellos recurren, en primer lugar, a consultar por Internet lo que dicen los organismos nacionales e internacionales de más alto rango en el campo de la salud, léase la OMS, la AEMPS (Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios) …

MM. Se supone que esas agencias están para dar información contrastada acerca de cualquier problema que inquiete a los profesionales de las ciencias de la salud, a los periodistas e incluso a la ciudadanía en general…

LP. Todos los médicos tenemos como referencia esos organismos y acudimos a ellos en primer lugar. Así debe ser y sin duda estos organismos desempeñan un papel fundamental en el hecho de que nuestra medicina esté cada vez más desarrollada y preste mejores servicios a la población.

MM. Entonces, ¿cuál es el problema?

LP. Esos organismos, como cualquier grupo humano o individuo, pueden cometer equivocaciones. Y en este caso parece obvio que así ha sido. Cuando yo los consulté en primer lugar y encontré esas alarmas diciendo que el dióxido de cloro era inútil y perjudicial, asumí que estaban en lo cierto, y emití un breve informe diciendo eso mismo a los colegas que me habían preguntado, es decir, que era inútil y perjudicial.

MM. Eso daba el caso por cerrado.

LP. Así es, pero cuando comuniqué a mis colegas ese “ veredicto”, algunos me hicieron ver que los comunicados oficiales no aportaban datos concretos o información bibliográfica para apoyar sus afirmaciones. Alguno de mis colegas me facilitó referencias biográficas serias acerca del tema. Ahí encontré que la EPA de Estados Unidos y la Agencia Europea del Medicamento dan información concreta y detallada que contradecía la descalificación radical que las otras agencias habían realizado.

MM. ¿En qué punto, concretamente, contradecían estas agencias a las anteriores?

LP. La EPA (Agencia de Protección Ambiental de EE.UU) presenta un informe toxicológico muy completo en el 2000, donde se ve que el dióxido de cloro administrado en dosis de 3 mg por kilo y día, durante varias semanas, no es tóxico. Y en otro informe de la ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry) de 2004 se repite esa información. En el informe que hemos publicado recientemente se dan la referencias concretas para que todo el que quiera consultar esos documentos puedo hacerlo cómodamente, clicando en el enlace que se da.

MM. A pesar de ello muchos de sus colegas siguen repitiendo que es tóxico en base a esos informes de la OMS y de la FDA, que no aportan datos al respecto.

LP. Lamentablemente sí. Pero es que hay muchos más datos que avalan la no toxicidad.

MM. ¿A cuáles se refiere?

LP. En el 2013 la Agencia Europea del Medicamento reconoció este producto como medicamento huérfano para el tratamiento experimental de la ELA. Obviamente, si lo reconoce como tratamiento, está acreditando que no es tóxico. Y en el 2015 se llevó acabo un ensayo clínico en los Estados Unidos multicéntrico, con participación de algunos de los hospitales más importantes del país, en que se administró el producto a más de 60 pacientes. De nuevo, si las autoridades autorizan hacer ese estudio y los médicos lo realizan, se está acreditando que no es tóxico. De hecho, cuando acabó el estudio la primera conclusión que se obtuvo es que los pacientes no habían sufrido efectos secundarios debidos a este medicamento. Pero el lector interesado encontrará todos los detalles en el resumen que hemos hecho del informe detallado que publicamos la semana pasada en esta misma revista digital.

MM. Bien, asumamos que, como usted dice, el CDS no es tóxico. ¿Quiere ello decir que es efectivo para prevenir y curar la infección por este virus, Sars-Cov-2 ?

LP. Por supuesto que no. Si me permite un ejemplo muy tosco, beber un vaso de agua no es tóxico, pero ello no quiere decir que cure una enfermedad.

….

CAPÍTULO 2

Dr. Luis Prieto: “ Yo creo, y también otros muchos médicos, que hay indicios razonables muy claros de la efectividad del dióxido de cloro en el Covid 19”.

 

Leer Anterior

Puntos Limpios: ubicaciones y tipos de residuos

Leer próximo

Aravaca: Las recetas de cinco platos especiales de sus mejores restaurantes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!