Dr. Ramón Cacabelos: “El alzhéimer es la principal causa de demencia, pero hay más de 70 tipos diferentes de demencia”

RAMON CACABELOS PRESIDENTE DE EUROESPES CENTRO DE INVESTIGACION BIOMEDICA

Más allá de la Covid-19 hay otras enfermedades, algunas de ellas mucho peores. Es el caso del alzhéimer. Y no solo porque mueran más personas por su causa, sino porque quienes lo padecen se convierten en una especie de vagabundos errantes, personas que viven entre la locura y la ternura.

El día 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer y hemos querido recordar a quienes lo padecen entrevistando al doctor Ramón Cacabelos, quien desde su clínica en Coruña, EuroEspes, nos recuerda que ellos han “diseñado un perfil genómico que nos permite identificar a la población a riesgo 20-30 años antes de que aparezcan los síntomas. Identificado el riesgo hemos desarrollado una vacuna (EB-101) para proteger a las neuronas vulnerables y evitar que degeneren”.

.

Los médicos prescriben en base a protocolos dirigidos por la industria farmacéutica y las agencias reguladoras”.

La única manera de saber si un fármaco es bueno o malo para una persona es mediante un análisis de su perfil farmacogenético”.

Hay más de 600 genes defectuosos en el genoma humano que se asocian a demencia”.

Hay más de 70 tipos diferentes de demencia”

.

MM.- La eficacia de los fármacos de NPDs, Trastornos Neuropsiquiátricos, que constituyen nada menos que la tercera gama de enfermedades más extendidas, tras el cáncer y los problemas cardiovasculares, es inferior al 30%. ¿Quiere esto decir que se sabe poco del sistema nervioso y cómo funciona o que se sabe poco y se tienen pocas armas para combatir sus problemas?

RC.-Ambas cosas son ciertas en parte. El sistema nervioso es la estructura orgánica más compleja de cualquier especie y, además, es poco accesible a la investigación. Funcionalmente es el órgano más complejo y sofisticado de la evolución de las especies. La eficacia parcial de los psicofármacos se debe a que todos (antidepresivos, neurolépticos, benzodiacepinas, antiepilépticos, etc) se desarrollaron a lo largo de los últimos 50 años en base a la regulación de 4-5 neurotransmisores (noradrenalina, serotonina, dopamina, acetilcolina, histamina, Gaba, etc.), cuando en realidad el cerebro está regulado por miles de sustancias bioquímicas desconocidas o poco regulables con los fármacos actuales. Aún así, hay que reconocer que antidepresivos, antipsicóticos, ansiolíticos y antiepilépticos han contribuido a mejorar la vida y capacidad funcional de millones de personas.

MM.- Dice usted que más del 50% de los medicamentos psicotrópicos están prescritos de manera incorrecta. ¿Están médicos y psiquiatras dando palos a ciegas?

RC.- No exactamente. Los médicos prescriben en base a protocolos dirigidos por la industria farmacéutica y las agencias reguladoras. Se tratan los síntomas, pero no se trata la causa, en parte porque el origen de la patología humana es desconocida en más del 80% de los casos. Un dolor de cabeza (que puede estar causado por un tumor cerebral, una accidente cerebrovascular, el estrés, una subida tensional) no se puede tratar sólo con analgésicos. Como este hay miles de ejemplos que ilustran cómo tendemos a tratar el síntoma ignorando el fondo del problema.

MM.- ¿Qué puede aportar la farmacogenética a esta situación?

RC.- La farmacogenética es la disciplina que estudia la relación de los fármacos con el genoma y del genoma con los fármacos. Más del 80% de las patologías prevalentes del adulto (corazón, cáncer, cabeza) son el resultado de múltiples defectos en el genoma en conjunción con diversos factores medioambientales. Por lo tanto, hoy por hoy, la única manera de saber si un fármaco es bueno o malo para una persona es mediante un análisis de su perfil farmacogenético. Con ello podemos personalizar el tratamiento farmacológico, por encima de protocolos, costumbres o normas impuestas por intereses varios. Todos somos diferentes y cada cual responde de forma distinta a cualquier fármaco.

Ramón Cacabelos, presidente de EuroEspes Centro de Investigación Biomédica

MM.- Cuando hablo de farmacogenética los médicos me miran extrañados. ¿Está poco extendida esta materia entre la clase médica?

RC.- Es normal. La farmacogenética se fundó científicamente a finales de los años cincuenta (hace unos 65 años). El genoma humano se caracterizó a comienzos del 2000. No hay programas en la educación médica convencional que instruyan a los futuros galenos sobre genómica médica y farmacogenética. Es un problema de tiempo y novedad. En un reciente estudio observamos que menos de un 3% de los médicos y un 1% de los farmacéuticos saben lo qué es y para qué sirve la farmacogenética. Te seguirán mirando extrañados durante unos años, hasta que se popularice e implanten programas educativos en ciencias de la salud.

MM.- Alrededor de 45 a 50 millones de personas sufre demencia en el mundo, y se calcula que serán 75 millones en 2030. ¿Es un problema de dar con fármacos adecuados para el alzhéimer y la demencia?

RC.- -La demencia (Alzheimer, Vascular, Lewy, Pick, etc) es una de las enfermedades más complejas del cerebro. La demencia (deterioro de la memoria, conducta y psicomotricidad fina) es el resultado de la muerte prematura de las neuronas. No hay fármaco que resucite neuronas.

MM.- ¿El alzhéimer es cuestión de genes o intervienen otros factores: medicación, clima, otras enfermedades…?

RC.- Hay más de 600 genes defectuosos en el genoma humano que se asocian a demencia. Cuantos más genes mutantes, más posibilidad de neurodegeneración precoz. Para desarrollar demencia necesitas tener un genoma defectuoso, pero en las personas vulnerables hay multitud de factores ambientales, sustancias tóxicas, fármacos inadecuados, microtraumatismos, microlesiones vasculares y déficits metabólicos que pueden contribuir a precipitar o acelerar la neurodegeneración cerebral que conduce a una demencia.

MM.- ¿Cómo se ha estado combatiendo hasta ahora el alzhéimer?

RC.- De forma muy pobre y confusa. En la década de los noventa se desarrollaron 4 fármacos (donepezilo, galantamina, rivastigmina y memantina) para la demencia; pero pronto se descubrió su ineficacia. A continuación buscamos vacunas, pero lo cierto es que en los últimos 20 años hemos sido incapaces de descubrir un fármaco eficaz.

MM.- ¿En qué nos estamos equivocando en la lucha contra el alzhéimer?

RC.- En que cuando empiezan los síntomas ya es tarde; ya han muerto miles de millones de neuronas que nunca podremos recuperar por mucha química que le metamos al cuerpo.

MM.- ¿De qué manera está contribuyendo EuroEspes y el doctor Cacabelos a la lucha contra el alzhéimer?

RC.- Nuestro empeño en los últimos 20 años ha sido rastrear el genoma y comprobar qué genes defectuosos pueden contribuir al desarrollo de demencia. Identificados esos genes, hemos diseñado un perfil genómico que nos permite identificar a la población a riesgo 20-30 años antes de que aparezcan los síntomas. Identificado el riesgo hemos desarrollado una vacuna (EB-101) para proteger a las neuronas vulnerables y evitar que degeneren; y finalmente, hemos desarrollado la primera tarjeta farmacogenética del mundo para definir el perfil farmacogenético de cada persona con el fin de que cualquier medicamento que reciba sea el adecuado, no sea tóxico y evite gastos innecesarios al paciente y a la sociedad. Estas han sido nuestras humildes contribuciones.

MM.- ¿Para cuándo una vacuna para el alzhéimer?

RC.- Es urgente descubrir algo nuevo que proteja el cerebro de las personas susceptibles. Es posible que en 5-10 años, sea una vacuna, un agente pleiotrópico o una combinación de varios fármacos, administrados bajo criterio farmacogenético, nos permitan dar esperanza a pacientes y familias con genómica de demencia. En cualquier caso, nunca habrá una solución universal porque cada cerebro degenera de forma diferente. Ya sería un gran éxito lograr que una vacuna, un fármaco epigenético, un epinutracéutico o un cóctel farmacológico fuese eficaz en un 30-40% de los casos. Hay que personalizar cada tratamiento.

MM.- ¿Hay un único alzhéimer o hay un tronco común y muchos tipos de alzhéimer? ¿Debería tratarse a cada paciente de manera personalizada?

RC.- El Alzheimer es la principal causa de demencia, pero hay más de 70 tipos diferentes de demencia; y en las personas mayores de 70-75 años no hay demencias puras; casi todas son mixtas con un importante componente cerebrovascular.

MM.- ¿Cómo podemos detectar cuanto antes la aparición del alzhéimer?

RC.- Sólo hay un camino: la genómica predictiva, que nos permite identificar los genes defectuosos que van a contribuir a la degeneración irreversible de nuestro cerebro; también diversas técnicas sofisticadas de neuroimagen y una serie de biomarcadores epigenéticos. Y esto ya es posible hacerlo hoy. Cuanto antes intervengamos profilácticamente, más posibilidades tendremos de proteger nuestro cerebro.

Leer Anterior

“Comencé a probar el dióxido de cloro en mí y vi que no era tóxico, lo probé incluso a dosis muy altas, el doble de las recomendadas, sin ningún tipo de efectos secundarios”. Alberto Martínez (médico)

Leer próximo

Guillermo Tamayo: “El Covid-19 no es nada. Es un simple virus que se elimina con dióxido de cloro diluido en agua”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!