EL APAGÓN

 

Santiago Ángel García

A estas alturas del encierro tengo claras algunas cosas. La primera es que, piense en lo que piense, se me viene enseguida a la cabeza el coronavirus. Y es que, amigos, llevamos ya 14 días de encierro hablando solo de él. También pienso en la televisión. Pienso en las horas que me paso frente a ella, y en las que pasan los niños, también frente a la play, un aparato  que antes nos preocupaba y que ahora bendecimos. Y es que 16 horas metidos en 50 metros cuadrados son muchas, y más para los niños.

En libertad, pudiendo salir de la celda en la que se ha convertido nuestra casa desde hace dos semanas, uno puede escapar de la influencia de la tele y de la radio, y de las redes, donde solo se habla de lo único, del coronavirus. Pero sin libertad, los medios de comunicación se están convirtiendo en la única ventana que tenemos al mundo. Así que, pensamos, lo que nos dicen los medios debe de estar pasando. Sin embargo, pasa que en España hay cientos, miles de residencias de ancianos, y que de tanto hablar de las pocas que han sufrido el ataque del virus, parece que todas estuvieran contaminadas. Hoy día estamos indefensos ante los medios, sobre todo ante la poderosa televisión, que sigue siendo la reina de la manipulación. Si no me creen, lean FEROZ, mi novela dedicada al tema. La publicidad viene aquí al caso por un doble motivo. Porque es evidente la influencia que tiene ese medio sobre nosotros ahora y porque en las actuales circunstancias nunca la publicidad ha servido para menos. Ahora le prestamos escasa atención porque no hay futuro, o no lo vemos. ¿Para qué vamos a comprar un frigorífico, una casa, cambiar de operadora de telefonía, si más allá del día 11 no sabemos qué futuro nos quedará…?

Ya puestos, podríamos probar a apagar la tele y la radio y volver a refugiarnos en los libros, los juegos de mesa, en la música, en la conversación, la tertulia. ¿Con las redes nos podría bastar para hacernos una idea de la locura en la que se ha debido de convertir el mundo? ¿O también las suprimimos para ver qué pasa? Sería un buen apagón, uno histórico, y una manera de decir al Dinero y a quien lo representa, siempre la Política, que no nos van a manipular.

Leer Anterior

NUESTRO EQUIPO

Leer próximo

PROPUESTA PARA REDUCIR LOS ATASCOS DE SALIDA Y ENTRADA A LA A6 EN LA CALLE ANA TERESA, ARAVACA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!