La reparadora hora de otoño

El tiempo que tarda un fotón en atravesar una molécula formada por dos átomos de hidrógeno es de 247 zeptosegundos. Lo han medido en la Universidad de Frankfurt. Nunca se había medido científicamente un lapso de tiempo tan corto.  Me he quedado alucinado y decepcionado a la vez.  Tarda diez veces menos un simpatizante de nuestra ultraderecha nacional en responder a cualquier insinuación política razonable, y ese dato constatable con amigos y familiares de esa deformación política no ocupa páginas en los medios.    Nuestros WhatsApp aguantan estoicamente sus vertiginosas y mentirosas estupideces, manipuladas y sin gracia, permanentemente. Constantemente nos abochornan, nos cabrean o nos aburren. En el Parlamento les escuchamos sin dar crédito al disparate de sus argumentarios políticos, a su zafiedad y a su incapacidad dialéctica.  En la televisión se explayan desde la barbaridad hasta el fanatismo, sin despeinarse. En todas las reuniones sociales tenemos algún reductor de tiempos de ese calibre que nos hace sonrojarnos ante el siglo XXI y ante la especie humana. Los microladrones de momentos son así. (Borges diría que INCORREGIBLES). Cuando Einstein aseveraba que el tiempo es una ilusión, estoy seguro que se había anticipado sabiamente al concepto de replicación automática de estos sujetos que empachan nuestras mentes de simples ciudadanos. ¡Pobre tiempo el que no se puede medir sino desde el desprecio! ¡Pobre la España que no ha tenido suficientes años para poner en marcha esos relojes parados en la estulticia!  Esperemos ganarle tiempo al tiempo con esta hora de más, que nos acaba de regalar octubre. A lo peor Einstein no tenía razón y  -nuestra época- es una desilusión. Entonces tendríamos que darle la razón a Sartre cuando nos diagnosticó como “una pasión inútil”.

Leer Anterior

Dra. Fabiana Guastavino: “No solo es que cada vez hay más gente que toma CDS sino que cada vez más médicos, más políticos, más personajes de estos que dicen que no se debería usar son los que lo toman”

Leer próximo

Valerie Oyarzun (jurista): “Tenemos derecho al dióxido de cloro (CDS) si no es tóxico y se ha demostrado su eficacia y efectividad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un Comentario

  • Tomé MMS durante ocho años
    Ahora llevo dos años tomando CDS
    Y no lo dejaré nunca

error: Content is protected !!