La resiliencia del ajo y el aceite

El ajo se repite en la gastronomía española hasta en la repostería. España es trascendente porque huele a ajo y a aceite. Más nada.  Gracias a estas dos maravillas nos diferenciamos del resto del mundo.  El ajo, sin duda, es nuestra más universal característica trascendental. Y juro que no es una metáfora espacial sino una realidad absoluta. El ácido lirismo de todo lo profundamente nuestro “nos llena de orgullo y satisfacción” y su aroma es siempre idéntico: a sopa con garbanzos con una rebosante carga de alicina. Somos un país pobre, de aliolis para fiesta y tostada con aceite para arrancar el poco prometedor día a día. Abundamos en la sal que potencia condimentos tan sabrosos como comprometedores para las buenas relaciones sociales.  Transpiramos ese tufo a miseria de nuestros mayores que hubieran preferido la piña, el cardamomo o el limón para curarse de esa costra invisible que nos envuelve. Los médicos coinciden en afirmar que el bendito ajo y el santificado aceite combaten el colesterol, favorecen el sistema inmunitario, reducen la presión sanguínea, son antiinflamatorios y alivian los resfriados. Cuando Bram Stoker creó el personaje de Drácula seguro que se inspiró en España y que su príncipe de Valaquia sería algún terrateniente andaluz. Si lo hubiera escrito en esta época habría llenado las entradas y las salidas del congreso de diputados con elegantes ristras de las Pedroñeras y estaríamos, gracias a sus reconocidas virtudes, más a salvo de esa trascendencia de lo aceitosamente resbaladizo: la política.

Leer Anterior

Alberto Núñez Feijoo: “El Xacoveo será el revulsivo económico del año 2021”

Leer próximo

El acceso a la Casa de Campo, a la zona del Zielo desde la avenida del Talgo y la sauna y duchas del Goyeneche, objetivos de los Foros Locales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!