MÁS PODEMOS… ESCRIBIÓ EN SU DÍA PEPE NAVARRO

Hemos rescatado de las bodegas de internet, allá por la órbita de Instagram, un texto que Pepe Navarro, el genial comunicador, hiciera sobre Podemos, cuando Podemos era un huracán que azotaba las costuras de la política nacional. Viene al caso el rescate, como veréis.

 

Pepe Navarro

No se conoce en la historia, salvo en la literatura, humano que pudiendo acceder al poder haya renunciado a él. Ese es el destino, según encuestas, de Pablo Iglesias si en él anida madera de estadista. Anteponer el bien general, a su ambición personal, ese es su destino, su karma, su cruz más próxima. Él sabe que asumir el poder en caso de ganar unas elecciones es el suicidio personal y el homicidio patrio. Un país, por muy necesitado que esté, como lo está, de una regeneración democrática no puede abandonarse a la improvisación, a la urgencia de una aparente oportunidad que encierra trampa mortal, para él y todos.

Podemos no es un partido, ¿tal vez, el embrión de una futura organización? Podemos es Pablo Iglesias y un hartazgo generalizado. Un excelente comunicador que maneja el mensaje catódico como muy pocos de los profesionales que hoy se sientan frente a una cámara con la intención de conseguir la complicidad del público. Él la consigue, Iglesias verbaliza la frustración que padece el espectador y lo hace con la voz calma del que sabe que no tiene contrario enfrente, con la actitud serena del que está en el secreto de su audiencia, con el conocimiento que infunde respeto , con la gestualidad exacta y las muecas precisas, ni una más. Cualquiera diría que es un profundo estudioso y practicante del método. Antes que a Marx o Engels, Lenin o Mao, Proudhon o Bakunin, Chávez o Castro , Pablo Iglesias es un ferviente seguidor de Stanislavski, y eso lo convierte en un producto televisivo, no distinto al Cola-Cao, al Fairy o a Danone. Y como todo producto televisivo se consume por impulso.

El mercado anímico español está por los suelos, la población se siente abandonada, la clase política parece estar jugando su juego ausente de lo que está pasando en la calle, al ciudadano le duele el presente y la urgencia del hoy anula cualquier diseño de futuro. Y en eso llega Pablo Iglesias, como Actimel para la flora intestinal, Solan de Cabras para la sed o El Corte Inglés para la primavera , él lo hace para la indignación y la impotencia. Y ser , por tanto, un producto televisivo, conlleva un altísimo riesgo de desaparecer con la misma facilidad que se apareció: en cuanto el foco deje de iluminarle y la cámara no lo vea.

Y el foco se puede apagar no solo porque alguien le impida salir en la tele, también por cambiar de oferta. Si el mensaje de Solan de Cabras ha calado y masivamente se la escoge para calmar la sed, que no pretenda, aprovechando que la consigna original ha sido un éxito, vender, ahora, propiedades milagrosas en sus átomos; no solo nadie le creerá, además, perderá el crédito inicial. Pablo Iglesias vino a proponer un servicio ambulatorio, no hospitalario, que es lo que ahora pretende de forma apresurada diseñando un programa, que no va a ser muy distinto, inocentadas aparte, de otras ofertas existentes y que ya han sido rechazadas por el mercado, la ciudadanía.

Si desvía el foco del discurso por el que todos fijaron su mirada en él, el otro, el de la iluminación, se apagará y nadie lo verá. Y , pese, a la esperanza, según las encuestas, despertada, se desvanecerá como un espejismo y habremos sido testigos, una vez más, pobres de nosotros, del fenómeno de moda en los últimos tiempos, aunque mucho más doloroso que los precedentes, el de la burbuja, otra.

De Pablo Iglesia nadie espera un salvador de la patria, ni el guía que nos conduzca a la tierra prometida. De él se espera que ejecute aquello para lo que ha aparecido en nuestras calles, es el ángel solitario de los westerns, el forastero sin pasado que aparece en el pueblo , soluciona el problema y se va preso de un destino que le obliga a una huida permanente.

Y decimos ahora nosotros: ¿será vidente José Navarro Prieto?

Leer Anterior

EL BOINAS

Leer próximo

DR. JOAN MARTÍNEZ: “Frente a 3 millones de muertos por el COVID hay 9 millones de muertos por el hambre al año”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!