Mascotas digitales

ENTREPOCOS

Eduardo Toral

La prensa, la radio y la televisión son mascotas complacientes que se desviven por una caricia del dueño.  Sin relato propio y sin vergüenza se entregan a los mimos y a las propinitas. Están muy bien domesticados los medios. La familia, la organización más importante a la que se enorgullece de pertenecer el hombre, ha contraído matrimonio formalmente con esos engendros sumisos y canallas. Toda familia tradicional, que se precie, adora los “electrodomésticos” que le facilitan relacionarse cotidianamente con sus seres más queridos: la televisión, el ordenador y la radio.  Es una relación de consumo de doble vía. Una relación simbiótica que se perpetra sobre la dependencia erótica entre el  consumo y el entretenimiento.  El consumismo es estimulado por la publicidad y satisface la pasión compradora de los componentes familiares y al tiempo les proporciona seguridad en sí mismos, otorgándoles la posibilidad de repetir los actos de elección. Poco más se puede pedir. 

“A las familias les encanta comprar y detestan que les vendan”, y en esta clave reside la buena o mala relación con cada medio. Compramos compulsivamente aquello que nos repiten subliminalmente, sin inocencia ni piedad, y sin embargo despreciamos todo lo que los comerciales nos ofrecen directamente como paradigma de la felicidad. Odiamos aquello que nos sirven envuelto en ese halo de disponibilidad inmediata con el que los anuncios tratan de engañar nuestros instintos. Por eso cada día es más necesario saber de plantas salvajes, de pájaros, de animalitos del bosque, de peces de río y mar, de heterodoxos y de estrellas. Es nuestra única medicina para mantener fresca y sana, al abrigo del corazón, la sombra de la libertad. Mi abuela tenía razón: “No te puedes fiar de una voz que te cuenta que el mejor matapiojos es el Pliff y solo un minuto después te cuenta que el mejor es el Plaff”.  La prensa, la radio y la televisión son mascotas muy maleducadas.

Leer Anterior

Muere el pintor Juan Genovés

Leer próximo

Manuel Mateos Pedrero: “Mi lucha contra el cáncer”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!