¿Menú de  locomoción?

La moción de censura es una extravagancia política que baja a tierra las desgracias de quienes gobernando descabelladamente se han enrocado en la púrpura del poder y no han sabido esquivar con la bondad de sus proyectos  la  naturaleza justiciera del encargo de gobernar.  Pasó con Rajoy ,que era un gallego sin mariscos y sin grelos, y pasará con este guiso  picante con carnes de segunda y pescados de ojo seco que  se cuece en varias de nuestras autonomías. Somos los sorprendidos comensales de una ola inevitable de  sofisticada alta cocina que nuestro humilde paladar no acaba de sacarle provecho y que es indigesto para nuestro sensible  estómago desacostumbrado a los excesos, sean o no políticamente correctos. Y sin embargo, pagaremos la cuenta  calladamente porque el negocio  está en  esa necesidad de mesa y mantel con la que nos han torturado la mente haciendo necesaria cada día la familiar liturgia solemne de sentarnos a la mesa educadamente con o sin apetito. Esta semana toca un menú de sapos y culebras muy especiado, muy elaborado y servido tan frío como la venganza de un  condenado a muerte. ¡Peor  aun  sería  sufrir una grave intoxicación  o degustar la aventura de una inanición!  De momento nos conformaremos con una mala digestión y nuestras ventosidades serán la banda sonora de esta contienda que solo sufren estoicamente los más vocacionales camareros.

Leer Anterior

El día 20M, manifestación mundial de la libertad

Leer próximo

Los malos efectos que están teniendo las vacunas del coronavirus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un Comentario

  • La conjura de los necios e inoperantes.
    Me lo llevo!!!

error: Content is protected !!