¡¡¡No jodas Rufi!!!

A mí, salvo ofensa muy grave, se me hace difícil llamar “rufián” a alguien. “Persona sin honor, perversa, despreciable” que define la RAE, no es traje que le quede bien a ningún político. Pero este tuitero divertido, que defiende el mendicante nacionalismo pacotilla, desde una postura chulesca más propia del clásico “Bebé jefazo” de los retostonantes Dreams Works que de un aguerrido Pijoaparte del gran Marsé, me indigesta las entendederas. El argumento de “Ultimas tardes con Teresa”, la más perturbadora novela de Marsé, es el de “la apariencia de la realidad”. Teresa, como los jaleantes de este chistoso personajito de barbita rasputinilla, confunde a un pobre chaval, un simple obrero de barrio, con un obrero concienciado y politizado. Y ahí, en esa aparente realidad decadente y pedigüeña, se encuentra como pez en el agua este congresista pincho y periquito retador. Pero, que ni se equivoque ni nos equivoque este representante público con sus bravuconadas en sede parlamentaria, lleve esposas , cargue impresora o se haga el kiki del pelo con gomina premium del Mercadona. Nadie en su sano juicio, además de reírle sus muy meritorias gracietas payasadas tragicómicas, le compra ese discurso mal hilvanado de sastrecillo valiente dando puntadas sin hilo. (Bueno, a lo mejor un Tardá muy necesitado de afectos, sí. El único.) Este “bebé jefazo” de ERC nos ha dado una deleznable lección de cómo se puede extorsionar a todo un país con una capullería, tan fuera de contexto social como la del 6% de las plataformas en idioma catalán. A mí me encantan Pla, Rodoreda, Montalbán, los poetas March y Espriu . (Espriu sobre todo y todos) Los he leído en estupendas versiones castellanas ,que si bien me han dejado un poco fuera de la hermosa musicalidad de esa lengua no me han alejado de su disfrute y de su comprensión y, recomiendo fervientemente a quienes participen de esa innecesaria quimera sin seny del 6% de catalán videoplataformado como hecho extorsionador a unos presupuestos del estado, que se presumen por sí mismo ya dificultosos, lean “La pell de brau, La piel de toro”, en castellano o en catalán, y descubrirán la solemne bobería que este impostado arrogante trata de llevar a “cuestión de Estado”. Hay cosas más importantes. Muchísimo más importantes. Esas jactancias camorristas de chulito matón, pretendiendo utilizar de bandera una lengua maravillosa, afortunadamente bien consolidad y defendida sobran en el hemiciclo de todos. Ya Unamuno la enarboló con rigor, sin la bufa teatralidad pobretona que imprime con todo el derecho al discurso su señoría Rufi como si lo escuchara con ecos de tambor guerrero en su rayadura horterilla. Dijo hace muchos años nuestro Unamuno, al que por su inteligencia clara le sobraban los porcentajes y el extravío torticeramente grotesco: “Conozcamos, y reconozcamos, a Cataluña en su cultura y en su literatura tan llena de grandes autores, aún más, seamos capaces de entendernos en cualquiera de las dos lenguas.”

Leer Anterior

Mientras la COMUSAV MUNDIAL anuncia que “ya es un hecho que todos los tumores se curan”, COMUSAV AMÉRICA advierte que no se puede prometer una cura del cáncer y que, además, hacerlo “está tipificado en nuestro código penal”

Leer próximo

¿En qué frecuencia quieres vibrar? ¿En la del amor o en la del miedo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!