OBLIGACION HUMANITARIA.

Este es el estremecedor relato de una madre y esposa pidiendo que dejen tratar a su marido y padre de sus hijos con ozonoterapia. La COVID -19 le mantiene en una cama de la UCI en el hospital de la Plana.

La Declaración Universal de Derechos Humanos de 10 de diciembre de 1948, establece en su artículo 1 ” Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”

Unas de las profesiones más vinculada con el deber de comportarse fraternalmente es la profesión médica. Hace más de 2500 años que Hipócrates escribió cuales debían ser las obligaciones de los que ejercieran la profesión médica, comprometiéndose solemnemente a consagrar su vida al servicio de la Humanidad, destacando entre tras “ Hacer de la salud y de la vida de vuestros enfermos la primera de vuestras preocupaciones. Tener absoluto respeto por la vida humana desde el instante de la concepción. No utilizar, ni aún bajo amenazas, los conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad”.

Dichos principios se recogen en la Declaración de Ginebra de 1948, en los siguientes términos;

“VELAR ante todo por la salud y el bienestar de mis pacientes;

RESPETAR la autonomía y la dignidad de mis pacientes;

VELAR con el máximo respeto por la vida humana;

EJERCER mi profesión con conciencia y dignidad, conforme a la buena práctica médica;

COMPARTIR mis conocimientos médicos en beneficio del paciente y del avance de la salud.

MANTENER el mayor respeto por la vida humana desde sus comienzos, aun bajo amenazas, y no utilizar los conocimientos médicos en contra de las leyes de la humanidad.

El Código Internacional de ética médica Adoptado por la 3ª Asamblea General de la AMM Londres, Inglaterra, octubre 1949, establece como deberes de los médicos hacia los enfermos ;

ªEL MEDICO DEBE recordar siempre la obligación de preservar la vida humana.

EL MEDICO DEBE observar los principios de la “Declaración de Ginebra”, aprobada por la Asociación Médica Mundial.”

Ante tan abrumadora normativa, principios y obligaciones, determinadas conductas médicas que se están produciendo en pleno siglo XXI parece que no tienen encuadre, ni amparo, ni justificación alguna, sino más bien todo lo contrario, contravienen las obligaciones éticas y médicas reconocidas internacionalmente y en mayor medida las leyes de la humanidad y del derecho natural.

Estas conductas consistentes en la denegación obstinada y sistemática de la aplicación de medios, tratamientos o protocolos libremente elegidos por el paciente con base a su derecho a la autonomía y a la obligación del profesional médico de respetar sus decisiones y de usar todos los recursos disponibles para la salvaguarda de su vida, integridad física, mental y salud;

.- “EL MEDICO DEBE a sus pacientes todos los recursos de su ciencia y toda su lealtad. Cuando un examen o tratamiento sobrepase su capacidad, el médico debe llamar a otro médico calificado en la materia.” Código Internacional de ética médica d 1949.

.- Cuando en la atención de un paciente las intervenciones probadas no existen u otras intervenciones conocidas han resultado ineficaces, el médico, después de pedir consejo de experto, con el consentimiento informado del paciente o de un representante legal autorizado, puede permitirse usar intervenciones no comprobadas, si, a su juicio, ello da alguna esperanza de salvar la vida, restituir la salud o aliviar el sufrimiento” art 37 de la Declaración de Helsinki adoptada por la 18ª Asamblea Médica Mundial, de1964.

.- El médico tiene el deber de intentar la curación o la mejoría del paciente, siempre que sea posible. Cuando ya no lo es, permanece la obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir su bienestar , aun cuando de ello pueda derivarse un acortamiento de la vida.” art 36 del Código internacional de deontología médica.

.-La investigación con seres humanos debe realizarse cuando el avance científico no sea posible por otros medios alternativos de eficacia comparable o en aquellas fases de la investigación en las que sea imprescindible.” art 59 del Código internacional de deontología médica.

Por último cabe destacarLa DECLARACIÓN DE LA AMM SOBRE LA RELACIÓN ENTRE EL DERECHO Y LA ETICA adoptada en la 164ª Sesión del Consejo de la AMM, Divonne-les-Bains, Francia, mayo de 2003, según la cual ” Los valores éticos y los principios legales, por lo general, están estrechamente relacionados, pero es usual que las obligaciones éticas excedan los deberes éticos. En algunos casos, la legislación ordena una conducta contraria a la ética. El hecho de que un médico haya cumplido con la ley, no significa necesariamente que el médico haya tenido una conducta ética. Cuando la legislación y la ética médica se encuentran en conflicto, los médicos deben tratar de hacer cambiar la legislación. Si se produce este conflicto, las responsabilidades éticas prevalecen sobre las obligaciones legales.”

Conforme a lo expuesto, negarse a facilitar a un paciente por si mismo o a través de otro profesional cualificado o experto, intervenciones que puedan aliviar o salvar su vida, sin perjuicio de contravenir las disposiciones anteriores, distan mucho de enmarcarse en la obligación de comportarse fraternalmente los unos con los otros. Constituirían mala praxis médica, y el incumplimiento del juramento hipocrático, por desobedecer el deber de dar a sus pacientes todos los recursos para preservar la vida humana, quebrantándose el compromiso solemne de consagrar su vida al servicio de la Humanidad.

Leer Anterior

PRIMACIA DEL SER HUMANO SOBRE LA SOCIEDAD Y LA CIENCIA

Leer próximo

EL HOSPITAL UNIVERSITARIO DE LA PLANA SE NIEGA A APLICAR UNA TÉCNICA QUE PODRÍA SALVAR LA VIDA A UN PACIENTE CON CORONAVIRUS QUE ESTÁ INTUBADO EN LA UCI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios

  • Los médicos de la Seguridad Social Española no son médicos, son funcionarios del estado. Lo cual genera un grave problema sanitario y social. Pero en España, hablar de acabar con el monopolio sobre la sanidad ejercido por el estado, es un tabú político. Así nos va.

  • Estas malas prácticas se dan cuando una profesión de ser vocacional, en la medicina muy importante, pasa a ser una simple forma de ganarse bien la vida con una profesión de alto prestigio social.

error: Content is protected !!