Un colectivo de trabajadores del SEPE exige a la ministra de Trabajo ofrecer un servicio público de calidad sin que afecte a la salud de la plantilla

Este colectivo del SEPE, que actúa al margen de los sindicatos y que reúne a 1.100 trabajadores, escribe una dura carta a la ministra de Trabajo, doña Yolanda Díaz Pérez, donde pide también la dimisión de su director general, Gerardo Gutiérrez Ardoy.

 

CARTA A Dª YOLANDA DÍAZ PÉREZ:

MEDIDAS A ADOPTAR POR EL PERSONAL DEL SEPE EN RELACIÓN A LA APERTURA FORZOSA SIN MEDIDAS DE SEGURIDAD.

Dado que las reivindicaciones que un importante número de trabajadores de esta plantilla remitimos a la Sra. Ministra de Trabajo y Economía Social y al Sr. Director General del SEPE, los empleados del organismo -funcionarios de carrera, funcionarios interinos, y personal laboral unidos- informamos a los mismos de las medidas a adoptar por parte del personal en respuesta a la reincorporación prevista:

Los trabajadores del SEPE queremos volver a nuestro puesto de trabajo y a la normalidad que ello implicaría, pero queremos hacerlo con las máximas medidas de seguridad posibles con el fin de garantizar tanto nuestra salud como la de las miles de personas que atendemos a diario, por lo que hemos pedido que esta reapertura se haga solo tras la adopción previa de todas las medidas de protección adecuadas. Actualmente, como ya hemos informado, consideramos que es un grave error dada la deficiente situación de ventilación, aparatos de aire acondicionado, y, en general, escasos medios de protección y seguridad de los empleados y los usuarios de este Servicio Público, pero dichas reivindicaciones han sido ignoradas sistemáticamente.

Hasta donde nosotros sabemos, apenas se han realizado contadas evaluaciones de la situación de Prevención de Riesgos Laborales acorde a la actual realidad de pandemia de SARS-CoV-2 en las distintas oficinas de prestaciones, no existe un protocolo a nivel nacional, y se pretende forzar a los trabajadores a acudir de manera presencial, exponiéndoles además a sufrir agresiones físicas o verbales por parte de los usuarios, como ya está sucediendo en aquellas en las que se trabaja a puerta cerrada y a través de las redes sociales, motivo por el cual ya existe una denuncia en los juzgados por parte del Sindicato CSIF, como consecuencia del importante clima de tensión que se ha generado tras las prestaciones prometidas y aún pendientes de tramitar o de modificar.

Los trabajadores del SEPE queremos volver a nuestro puesto de trabajo y a la normalidad que ello implicaría, pero queremos hacerlo con las máximas medidas de seguridad posibles, con el fin de garantizar tanto nuestra salud como la de las miles de personas que atendemos a diario, por lo que hemos pedido que esta reapertura se haga solo tras la adopción previa de todas las medidas de protección adecuadas. Actualmente, como ya hemos informado, consideramos que es un grave error dada la deficiente situación de ventilación, aparatos de aire acondicionado, y, en general, escasos medios de protección y seguridad de los empleados y los usuarios de este Servicio Público, pero dichas reivindicaciones han sido ignoradas sistemáticamente.

Hasta donde nosotros sabemos, apenas se han realizado contadas evaluaciones de la situación de Prevención de Riesgos Laborales acorde a la actual realidad de pandemia de SARS-CoV-2 en las distintas oficinas de prestaciones, no existe un protocolo a nivel nacional, y se pretende forzar a los trabajadores a acudir de manera presencial, exponiéndoles además a sufrir agresiones físicas o verbales por parte de los usuarios, como ya está sucediendo en aquellas en las que se trabaja a puerta cerrada y a través de las redes sociales, motivo por el cual ya existe una denuncia en los juzgados por parte del Sindicato CSIF, como consecuencia del importante clima de tensión que se ha generado tras las prestaciones prometidas y aún pendientes de tramitar o de modificar.

En relación a lo anterior EXPONEMOS:

  • El SEPE, tiene al grueso de su personal, de los subgrupos C1/GP3 y C2/GP4, reconociendo prestaciones, apelando a la responsabilidad de los mismos, cuando dicho reconocimiento está reservado a los técnicos del subgrupo A2/GP2 o superiores. Dicha situación vulnera la ley al no ajustarse a la descripción de las funciones establecidas en la Relación de Puestos de Trabajo, como así lo han venido estableciendo los tribunales a lo largo de los últimos años en diversas sentencias sin que, en ningún momento, el organismo haya buscado soluciones para solventar dicha problemática.
  • Igualmente, y también apelando a nuestra responsabilidad, hemos trabajado jornadas maratonianas, de hasta 12 o incluso 14 horas, durante festivos y fines de semana, en muchas ocasiones sin compensación alguna, aportando nuestros medios y equipos personales, desde nuestros domicilios, redundando en grave deterioro de nuestra salud y vida familiar (todo ello reconocido por usted en múltiples comparecencias).

Ya se han notificado infartos debido a la situación de estrés constante durante varios meses. Mientras unos han caído enfermos, otros han soportado esta situación a cientos de kilómetros de sus familias, debido a la nula movilidad que ofrece el organismo.

  • La problemática del SEPE es tan amplia que nos gustaría solicitar una reunión con la ministra Dª. Yolanda Díaz Pérez para hacerle llegar de primera mano todas estas cuestiones y trabajar en la búsqueda conjunta de soluciones que se reflejen en ofrecer un servicio público de calidad, como se merecen los ciudadanos, sin que afecte a la salud de la plantilla.

Los trabajadores pertenecientes al colectivo Movimiento SEPE, ante el manifiesto desprecio de la Administración, pese a ser esta la que tiene la responsabilidad de velar por la protección de la salud, además de, como empleador, habilitar los medios para la protección de sus trabajadores, y sintiéndonos profundamente defraudados con nuestro Director General, D. Gerardo Gutiérrez Ardoy, solicitamos su cese al no haber puesto los medios que consideramos básicos para no temer por nuestra integridad y seguridad laboral. Si usted no contemplara esta opción, apelamos a la responsabilidad de D. Gerardo Gutiérrez Ardoy para que presente su dimisión por la manifiesta incapacidad para gestionar el organismo en estos momentos.

Para finalizar, le informamos de las siguientes medidas que, desde el colectivo Movimiento SEPE, vamos a impulsar:

  • Cumplimiento estricto de nuestra jornada laboral. Ni una hora de más.
  • Cumplimiento de las funciones correspondientes a cada puesto según lo establecido en la RPT.
  • En caso de que cualquier trabajador sufra agresiones, o sea contagiado de Covid-19 tras desempeñar su trabajo en un puesto sin las condiciones de seguridad adecuadas, nos reservamos el derecho de emprender o apoyar como colectivo cualquier acción civil o penal con el fin de depurar las posibles responsabilidades.

Entendemos que son tiempos difíciles y que muchos ciudadanos dependen de nuestra labor, es por ello por lo que hemos estado realizando dichas funciones más allá de nuestro deber como empleados públicos. Pero, tras haber hecho el esfuerzo de sacar adelante más de cinco millones de prestaciones (lo que supone un aumento medio de la carga de trabajo en un 531% ) debe entender que la falta de consideración que están mostrando con nosotros ha puesto un límite del que difícilmente se puede volver atrás.

El colectivo MOVIMIENTO SEPE.

Leer Anterior

Carlos Iturgaiz: “El dinero del IMV en Euskadi debe dedicarse a pensionistas, viudas y autónomos”

Leer próximo

Turno de oficio o Justicia gratuita. Ángeles López: “Por un recurso de casación al Tribunal Supremo el Estado paga 300€, menos que por una demanda de divorcio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!