• 4 agosto 2020

“Tenían 5 años cuando Lucas y Theo Hernández vinieron a vivir conmigo”

José María Martín lleva toda la vida vinculado a Aravaca, donde tiene, además, una peluquería y Natura Center, un herbolario. Todos lo conocemos por su amabilidad y sus consejos medicinales, pero pocos son los que conocen los siguientes aspectos de su biografía…

P.- José María, eres el padrastro de dos jugadores de fútbol de la élite mundial: Theo y Lucas Hernández. Theo, hoy en el Milán, estuvo en el Real Madrid y en la Real Sociedad, y Lucas, hoy en el Bayern de Múnich, estuvo en el Atlético de Madrid y fue campeón del mundo con la selección francesa. ¿Cómo y cuándo empieza tu relación con ellos? ¿Eran niños aún?
JMM.- Su madre vino aquí, a Aravaca, a pedirme trabajo cuando Theo y Lucas tenían 5 años. Se había separado del marido, que era también jugador de fútbol, un tal Jean Francois Hernández, que militó en el Rayo Vallecano y en el Atlético de Madrid, y quien la abandonó para casarse con la gallega Sonia Moldes. Para quien no la recuerde, Moldes fue famosa por su relación con Alexandro Lecquio. El caso es que Juan Francois no le pasaba la pensión estipulada por los tribunales para alimentar a sus hijos y tuvo que buscarse la vida trabajando, por eso vino a verme. En la charla inicial que mantuvimos ella me gustó, y le dí trabajo.

P.- ¿Cuándo iniciaron una relación sentimental?
JMM.- Fue poco tiempo después, y tras iniciarla me fui a vivir a su casa, con sus hijos. Vivían en un chalet en Boadilla, una vivienda que tenían completamente abandonada porque no tenían un euro. Me acuerdo que el primer día que llegué cambié 26 bombillas que estaban fundidas. Allí estuvimos viviendo con nuestros 4 hijos, los dos suyos y dos míos, hasta que se hicieron mayores. Yo los he criado. Ahora seguimos siendo pareja, pero estamos solos, todos los hijos han volado. Los míos viven ahora en Aravaca y los suyos, pues en Múnich y Milán.

P.- ¿Qué tipo de actividades hacías con Lucas y Theo?
JMM.- Puedo decir que he cuidado más a sus hijos que a los míos, y que espero que mis dos hijos nunca me lo echen en cara. A los suyos, como a los míos, les he dado de comer, les he llevado al colegio, a los entrenamientos… Ellos aún no lo han contado cuando les entrevistan, pero lo harán, porque es la verdad.

P.- ¿Lucas y Theo venían por aquí, por el herbolario?
JMM.- Tengo aquí un cuadro que puse en la pared con las fotos del personal e incluí en él a Lucas y a Theo, los puse como jefes de Deportes y de Marketing. Fíjate hasta que punto los tenía yo implicados en mi vida. Aquí han venido y me han dicho: “Déjame 400 euros que los necesito para…”. Y, por supuesto, se los dí. Un día me pidieron 5.000 euros para comprar un coche y se los dejé. Con esto no quiero decir que ahora que ganan 400.000 euros al mes me tengan que devolver el dinero, no lo voy a aceptar, pero… Cuando voy a cenar con ellos pago yo, no quiero que me inviten.

P.- ¿Dónde está su padre?
JMM.- Ni idea, ha desaparecido. Reapareció unos meses en estos años y mantuvo algún contacto con sus hijos, pero volvió a esfumarse. No sabemos qué ha pasado con él.

P.- ¿Y si reaparece? ¿Le molestaría que sus hijos volvieran a mantener relación con él?
JMM.- Sí, claro, porque yo los he criado, los he llevado al colegio, a los entrenamientos, a los partidos, me sacrificado haciendo con ellos sus deberes…

Al parecer, la madre de Theo y Lucas ha realizado alguna entrevista para la revista Paris Match, pero no ha mencionado ni agradecido la entrega de José María Martín, quien espera lo haga en un libro que está escribiendo con un periodista francés. Sus hijos adoptivos tampoco le han mencionado en sus entrevistas, pero él tiene la esperanza de que pronto se lo agradecerán.

Marta Robles

Leer Anterior

¿Cuándo se iniciará la construcción del nuevo Instituto de Enseñanza?

Leer próximo

Carlos Iglesias va por su cuarta película

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!