Vuelve la nueva voz de la narrativa femenina, María Reig, tras su éxito con “Papel y Tinta”

María Reig se ha convertido en un haz de inspiración. Es una soñadora con un sueño menos, pues en 2019 publicó su primera novela de ficción histórica, Papel y Tinta, y ya lleva once ediciones. ¿Lo más sorprendente? Lo hizo con tan solo 26 años. Se ha convertido, dicen, en la nueva voz de la narrativa femenina, y es que hoy, 27 de agosto, publica su segunda novela, Una promesa de Juventud. 

La autora conoce de cerca el esfuerzo y el trabajo duro, ya que llegar a publicar tan joven no es un camino fácil. Escribió a muchas editoriales que nunca le contestaron. Pensó entonces cómo podría publicarlo por sus propios medios, pero sin ningún recurso era consciente de que Papel y Tinta no traspasaría la pantalla. Se lanzó a probar con el crowdfunding y logró recopilar 125 mecenas que le proporcionaron algo más de 4.500€ en solo 40 días. Le salió tan bien que, además de poder cumplir un sueño: ver cómo miles de personas se llevan su novela bajo el brazo, también se ha llevado una lección de generosidad que jamás olvidará.

MM.- ¿Eres feminista? ¿Qué es para ti el feminismo?

MR.- Sí, me considero feminista. Para mí, el feminismo es la lucha por la igualdad real de oportunidades, derechos y libertades, en todas las esferas de la vida, con independencia del género.

MM.- ¿Cómo financiaste el lanzamiento de Papel y Tinta?

MR.- El lanzamiento final fue de la mano de la editorial Suma de Letras, pero, antes de que llegara esta oportunidad, estaba a punto de publicar la novela en Amazon. Sabía que tenía que acompañar su salida a la venta con un plan de comunicación y marketing para que los lectores supieran de la existencia de la novela, para que no se perdiera en el océano de la red. Aunque muchas de las acciones eran gratis o sin grandes costes, otras precisaban de una inversión inicial. Para ello, desarrollé una campaña de crowdfunding o micromecenazgo en Verkami.

El crowdfunding consiste en obtener financiación a través de las aportaciones de particulares – que se convierten en mecenas – a cambio de recompensas. En la plataforma que yo escogí te permiten alojar tu proyecto en su página web durante cuarenta días. Si no logras alcanzar tu objetivo en ese tiempo, no recibes nada, pues se interpreta como una falta de confianza del potencial inversor en tu planteamiento. Yo sabía que era una oportunidad de obtener visibilidad, de que la gente comenzara a conocer la novela, así que vinculé la campaña con la ficción, con Madrid y el mundo del periodismo. Hice precampaña con un vídeo en el que contaba la sinopsis de Papel y Tinta y para qué necesitaba financiación. La sorpresa llegó cuando solo 25 horas después de la activación del proyecto, conseguimos recaudar todo el objetivo inicial.

La buena acogida propició el boca a boca y terminó llegando a oídos del equipo de Suma de Letras, que me pidió el manuscrito para valorarlo. Una vez lo leyeron, me reuní con ellos y me ofrecieron publicar. En ese momento, alineada siempre con la editorial, comuniqué a los más de 130 mecenas que se habían sumado al proyecto el cambio de planes y les ofrecí recuperar su dinero. Actualicé el presupuesto para que, en caso de quedarse en el barco, conocieran, con todo detalle, para qué seguía necesitando apoyo (página web, acciones para crear mi marca de escritora en redes, servicios editoriales previamente contratados…etc.). Todos decidieron quedarse y me dieron una enorme lección de generosidad que jamás olvidaré.

MM.- ¿Probaste suerte con varias editoriales o no te planteaste esta opción?

MR.- Sí. De hecho, fue mi primera opción, pero no hubo éxito. Por eso me planteé lanzarlo por mi cuenta, ir dando pasos.

MM.- ¿El argumento tiene un porqué? ¿De dónde surge?

MR.- La historia de Elisa parte de una pregunta que me hice tras leer la biografía de mi tatarabuelo, que fue autor de libretos de zarzuela, poeta y periodista a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Me fascinaba el mundo que había podido conocer, a lo que había dedicado su vida, las personas con las que se había cruzado… Sin embargo, me planteé: ¿hubiera tenido yo las mismas opciones que él de haber vivido en su tiempo? De antemano, sabía que no. Pero comencé a investigar. Y, poco a poco, se fue perfilando en mi mente el personaje de Elisa, una joven que desea convertirse en redactora en el Madrid de principios del siglo XX.

MM.- ¿Hay algo de ti misma en el personaje de Elisa Montero?

MR.- Elisa representa mi pasión por la escritura. A través de ella cuento lo que siento yo misma al escribir. Pero, más allá de esa conexión, somos muy diferentes. Desde el primer momento, lo decidí así. Para mí, es más divertido crear a personas que actúan y piensan de modo distinto. Es un reto muy enriquecedor.

MM.- Teniendo en cuenta que Papel y tinta es una novela de ficción histórica, ¿fue complicado el proceso de documentación? ¿Cuánto tiempo pasó hasta que pensaste que el libro estaba perfecto?

MR.- Yo creo que todo proceso de documentación es un desafío. Pero es una experiencia maravillosa que te abre los ojos en muchísimos sentidos. En la ficción histórica no puedes dar nada por sentado, así que los retos se multiplican en cada paso. ¡Y ahí está la emoción! Con Papel y Tinta partí con muy poca información adquirida de la época, así que fue todo un descubrimiento. Tuve que consultar libros, manuales, fotografías, filmaciones, revistas, exposiciones, periódicos… Pasé mucho tiempo en la hemeroteca revisando las noticias de las cabeceras históricas (El Liberal, El Imparcial, El Sol, ABC…) para ser capaz de recrear la actualidad del momento.

En total, dediqué unos seis meses a documentarme exclusivamente y, después, un año y medio a escribir el primer borrador. Pero, durante esa fase, continué consultando fuentes – sobre todo los periódicos – de forma constante. Hasta que el libro adquirió su forma definitiva pasó otro año de correcciones y revisiones.

MM.- ¿Qué sentiste al ver por primera vez tu novela en las librerías?

MR.- Si te soy sincera, no termino de creérmelo. Es como si lo viera desde fuera, como si no se tratara del documento de Word con el que trabajé durante todo ese tiempo. Cuando, de pronto, soy consciente… es una sensación increíble, muy muy emocionante. ¡Un sueño hecho realidad!

MM.- ¿Tuviste miedo al fracaso? Aunque… ¿qué es el fracaso?

MR.- El miedo al fracaso suele acompañar siempre. Para mí, es no cumplir mis expectativas. Pero he aprendido a tener las justas y, por lo menos, no dejar que me bloqueen y disfrutar de cada palabra que escribo, de cada escena que pienso mil veces, de cada texto que leo para investigar. Ha sido mi manera de enfocarlo desde que comencé a escribir Papel y Tinta. Llevo escribiendo historias desde los doce años y lo único que siempre ha sido una certeza es lo muchísimo que me apasiona. Lo demás no puedo querer controlarlo… porque es imposible. Solo puedes influir en ello trabajando duro y con ganas. Y creo que eso solo es posible, a largo plazo, si te gusta lo que haces.

MM.- Has cumplido uno de tus sueños: publicar una novela, o dos, ya que Una promesa de juventud sale hoy, 27 de agosto, a la venta en librerías. ¿Otro de tus sueños es dedicarte profesionalmente a escribir toda tu vida?

MR.- ¡Ojalá! Es mi GRAN sueño. Pero, como te decía antes, solo puedo influir en ello trabajando duro y esforzándome cada día. Si al final lo consigo o no, ya es otra historia. Aunque (entre tú y yo)… ¡ojalá lo logre!

MM.- ¿Qué vamos a encontrar en tu nueva novela, Una promesa de juventud?

MR.– Una promesa de juventud nos lleva, en primer lugar, a Oxford. Es 1977 y Caroline Eccleston, una estudiante de doctorado, está investigando los internados internacionales suizos que estaban en funcionamiento antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Es un contexto genuino pues, aunque en territorio neutral, estas instituciones mezclan alumnado de todos los países – beligerantes o no-. En medio de sus pesquisas, Caroline descubre que uno de estos colegios cerró sus puertas de forma misteriosa en el curso 1939-1940. Su búsqueda la llevará hasta Zúrich, donde se esconden las respuestas.

MM.- ¿Imaginabas publicar un libro de éxito con tan solo 26 años? ¿Cuántas ediciones lleva Papel y Tinta?

MR.- La verdad es que no. Ni siquiera imaginaba publicar. Creía que si lo conseguía algún día, sería más adelante. ¡Ya once ediciones! Estoy muy muy contenta. Es un regalo.

MM.- ¿Podremos leer en un futuro alguna obra tuya que no pertenezca al género de la novela histórica?

MR.- Me gusta tantísimo la Historia que, a día de hoy, me costaría escribir una novela de otro género. Pero la vida es larga y yo creo en el dicho de “nunca digas nunca”, así que… ¿quién sabe?

MM.- ¿El éxito viene solo, es suerte, es lucha, es ambición…? ¿Qué es?

MR.- Para mí el éxito es conseguir un objetivo habiendo disfrutado del camino. Creo que es un concepto con tantas definiciones como seres humanos hay en el mundo. E, incluso, conforme va pasando el tiempo, una misma persona puede entenderlo de forma distinta. Ante todo, a mí me gusta pensar que el éxito sin un poquito de esfuerzo, trabajo y ambición – que no es mala si se ejercita con perspectiva- no es posible. Creo que la suerte acelera el éxito en muchas ocasiones, pero no considero que sea el motor. Si aprietas el acelerador pero no sabes conducir ni adónde vas… no vas a llegar a tu destino…

Leer Anterior

INFINITOS E INFINITAS

Leer próximo

Capítulo 1. Dióxido de cloro: ¿Ángel o demonio? ¿Estafa o descubrimiento médico?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!