¡Oferta!

Lo sentimos este producto no tiene envíos para tu país

Dióxido de cloro DiClo 3000 PPM

(6 valoraciones de clientes)

9,5050,00

¡99.99% de pureza! Elaborado con electrólisis y agua destilada.
Más abajo encontrarás mucha más información útil para comprar dióxido de cloro.
Limpiar
SKU: N/D Categoría:

Descripción

Información, conservación, modo de empleo y composición del dióxido de cloro

Información sobre el producto:

  • Nombre del producto: DiClo.
  • Tipo de producto: CDS o solución saturada de dióxido de cloro.
  • ClO2: 3000 ppm. Agua destilada.
  • Utilidad principal: desinfección del agua.
  • Conservación ideal: mantener refrigerado por debajo de 11 ºC y alejado de los niños.
  • Caducidad: desechar tras 4-5 meses desde su recepción.

Conservación del dióxido de cloro:

  • NO abras inmediatamente el producto.
  • Cuando recibas el producto, guárdalo en el frigorífico durante unas horas (no más de 12) antes de usarlo. Lo ideal es que lo coloques en posición vertical, cerrado y fuera del alcance de los niños.
  • Una vez abierto, debes conservarlo siempre en el frigo o en cualquier lugar oscuro con una temperatura inferior a 11ºC.
  • No expongas el producto a la luz ultravioleta y aléjalo de las fuentes de calor.
  • Por favor, desecha el producto a los 4-5 meses desde su recepción.
  • El envase de cristal ámbar ayuda a preservar la pureza del producto. Las botellas de plástico desprenden a la larga impurezas.

Composición del dióxido de cloro:

  • Disolución acuosa de Dióxido de cloro de 2500 -3000 ppm, excipientes y disolvente csp 100%.
  • Un único compuesto: Dióxido de cloro.

Utilidades principales del dióxido de cloro o CDS:

  • Está autorizado fundamentalmente para la desinfección de agua potable, alimentación, en general, y para la higiene veterinaria; se usa para desinfectar jaulas, comederos y establos, además de agua para beber.
  • Se puede utilizar en viajes, en barcos, caravanas, hoteles… También permite la limpieza de cocinas y baños, como neveras y tablas de cortar. Otros usos habituales son carne, fruta, verdura y cepillos de dientes, botellas para beber y ropa sucia. Máxima efectividad con los gérmenes.
  • Se puede almacenar de manera segura el ClO2 disuelto en agua hasta concentraciones de un 1% ClO2 (10 g/L). El almacenamiento pasa por no exponerlo a la luz o al calor. 

Advertencias sobre este producto

  • Al comprar dióxido de cloro y previo uso, lee la información de la etiqueta del biocida con detenimiento.
  • No es una sustancia peligrosa, ateniéndonos a la normativa de la UE.
  • Puede provocar irritación ocular grave. Eye Irrit. 2: H319
  • Procura que el frasco permanezca cerrado para que el gas no se volatilice. Una vez abierto, y salvo cuando lo uses, mantenlo refrigerado. Si el gas del producto se evapora convendría ventilar la habitación donde se esté operando con él, ya que el dióxido de cloro pude ser tóxico por inhalación.
  • No hay que activarlo con nada.

¿Qué más debes saber a la hora de comprar dióxido de cloro?

A continuación podrás encontrar la siguiente información, muy útil para comprar dióxido de cloro:

¿Qué es el dióxido de cloro?

Según figura en el registro de la Chemical Abstracts Services (Chemical American Society), la fórmula química del dióxido de cloro es CLO2, una molécula formada por un átomo de cloro y dos átomos de oxígeno unidos por electrones. No hay que confundir esta molécula con el elemento Cl o Cloro y aún menos con el hipoclorito de sodio (NaClO – Lejía), y éste con el clorito de sodio (NaClO2). Tampoco hay que confundirlo con el MMS, son parecidos, pero no idénticos.

Su color es verde amarillento y huele como a cloro, sin embargo, insistimos, ni es cloro, ni se le parece, ni en su estructura química ni en su comportamiento.

La molécula del CLO2, según su abreviatura química, fue descubierta en 1814 por el científico sir Humphrey Davy y, en el año 2012, fue perfeccionada en forma de gas mezclada con agua buscando nuevas aplicaciones, muchas de ellas terapéuticas. Por el camino, dos de sus grandes hitos los encontramos en el año 1944, cuando se realiza la primera prueba a gran escala en agua potable, y en 1955, cuando se expande su uso en las aguas de consumo humano de Estados Unidos. ¿Qué hace el CLO2 en el agua? Podemos decir que aumenta su calidad, es decir, oxida hierro, manganeso, fenoles… Y neutraliza olores.

¿Para qué se emplea el CLO2?

Se usa habitualmente como antiséptico en determinadas proporciones, potabiliza el agua que bebemos y los alimentos que comemos.

En la base de datos PubMed (National Library of Medicine), al introducir la descripción “dióxido de cloro”, aparecen 1.372 documentos hasta 2020, cifra que nos da una idea del interés que despierta entre los investigadores.

Al CLO2 se le buscan permanentemente otros usos, y como muestra basta consultar la base de datos de patentes PubChem (también se pueden encontrar en Google Patents). Entre otras, destacamos las siguientes: La patente para la desinfección de bolsas de sangre (1991); sobre el VIH (1993); para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), la enfermedad de Alzheimer y la Esclerosis Múltiple (2011); la patente para el coronavirus humano (2008) y las patentes para los tratamientos de inflamación interna (2017), intoxicación aguda (2017), y enfermedades infecciosas (2017). Destacamos estas, pero hay nada menos que alrededor de 8000 patentes registradas para el dióxido de cloro.

Por lo anterior:

Como planteábamos antes, la molécula del CLO2 se conoce desde hace más de 200 años y se comercializa desde hace 70 con, recalcamos, aplicaciones como tratamiento de agua para el consumo humano, potabilización del agua contaminada y en el procesamiento de desinfección de alimentos y verduras. El ClO2 generado por el clorito de sodio (NaClO2) fue aprobado por la Agencia de Protección Ambiental, EPA, en los Estados Unidos (2002) y por la Organización Mundial de la Salud, OMS (2002) para la utilización en agua apta para el consumo humano, pues no deja residuos tóxicos.

En agua el dióxido de cloro se muestra muy eficiente, no genera cloramina y otras sustancias que produce la cloración convencional. En conclusión, el ClO2 es uno de los biocidas más eficaces contra los patógenos: virus, hongos, bacterias, biopelículas (biofilm) y otras especies de microorganismos.

Más aplicaciones del CLO2

Como hemos mencionado, el ClO2 es un potente biocida que elimina bacterias, hongos y virus, es decir elimina todos esos elementos logrando ambientes libres, por ejemplo, de coronavirus.

Hay una empresa canaria que ha creado un nebulizador, un arco desinfectante de los que se utilizan para exploración corporal en los aeropuertos y estaciones de tren, de los que hay prácticamente ya en las entradas de todas las empresas, y que por tanto se aplica para la inspección y limpieza de las personas en las entradas de cualquier lugar en el que se instale: colegios, organismos públicos, lugares de ocio, estadios de deportes… El arco de esta empresa canaria, además de reconocimiento facial, termómetro y alfombra desinfectante, posee un sistema de nebulización con dióxido de cloro de alta pureza que permite desinfectar en segundos la ropa, bolsos, el calzado, etc., de las personas que quieran acceder a lugares públicos. Se trata de una máquina de desinfección que acabaría con los virus externos, pero no con los internos del cuerpo humano, no es un antiviral.

Otra empresa española ha creado un sistema de aerosol también, que ayuda a que el CLO2 se expanda por una habitación, una casa, un cine, un teatro, un comercio, el hall de un edificio, etc., entrando en contacto con todas las superficies en segundos. Sirve para eliminar los virus de los ambientes sin que afecte o perjudique tampoco a las personas.

Otras aplicaciones

Otras aplicaciones del dióxido de cloro son las agrícolas, desinfección de tierras y equipos, en los sistemas de refrigeración, en las industrias veterinarias y en las piscifactorías, para tratamientos anti-moho, spas,  piscinas y baños públicos, para su higiene y desinfección, etc.

La aplicación menos conocida es la terapéutica que, aún no teniendo base científica, está expandiéndose hasta el punto que en torno a esta molécula se ha creado una organización en la que se han involucrado varios miles de profesionales sanitarios de la mayoría de los países del continente americano y también de España.

¿Cómo funciona la desinfección?

El dióxido de cloro desinfecta mediante la oxidación, de hecho ataca la estructura celular de la bacteria en el interior de la célula y evita la formación de proteínas. A los virus los elimina mediante la prevención de la formación de proteínas.

En cuanto a los microorganismos, los mata inclusive estando inactivos. El dióxido de cloro oxida la matriz de polisacáridos que conserva unido el biofilm. Mientras se produce tal oxidación, el dióxido de cloro es reducido a iones de cloruro que se fraccionan en trozos estables de biofilm, y cuando este comienza otra vez a crecer, surge un ambiente ácido y los iones de cloruro se convierten en ClO2 que se ocupa de la liquidación del biofilm restante.

Por otro lado, a ciertos parásitos, como Gardia Lambia y Cryptosporidium, que están en el agua y provocan algunas enfermedades, no es suficiente atacarlos con dióxido de cloro, hay que acompañarlo de ozono.

Estudios e investigaciones sobre el dióxido de cloro

De las investigaciones realizadas con humanos y, sobre todo, en animales, se puede concluir que por debajo de los límites de una determinada dosis no hay efectos negativos. Además, hay numerosos estudios realizados con el agua potable en Estados Unidos donde se ha aprobado su uso a niveles muy inferiores a esas determinadas dosis.

A día de hoy es aceptado por todos que la dosis máxima con efectos adversos es de 2,9 mg por kilo y día durante dos semanas, teniendo por media de peso corporal 70 kilos. Se está hablando de unos 203 mg/día. Por debajo de estos porcentajes hay ensayos, como el realizado por Lubbers et al (1982), que se hizo por encargo de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, que demuestran su no toxicidad. Para el último caso, la dosis máxima empleada con humanos fue de 0,34 mg/kilo.

En cuanto a los animales, tras consultar los estudios preclínicos de toxicidad del ClO2 se puede asegurar que no se encuentran efectos adversos si los animales se someten a concentraciones diversas y más bajas de este biocida.

Otros estudios relacionados con el dióxido de cloro

En el año 2007, Ogata administró 0,03 ppm de ClO2 gaseoso durante 21 días a 15 ratas. Luego, al microscópico, se observaría que sus pulmones eran “completamente normales”. Un año más tarde, también en estudio preclínico, Ogata administraría a las ratas 1 ppm de ClO2 gaseoso 5 horas al día, 5 días a la semana, durante 10 semanas. Resultado: “el nivel sin efectos adversos observados” (NOAEL) del dióxido de cloro gaseoso es de 1 ppm, un nivel que se cree que no es tóxico para los seres humanos y que supera la concentración reportada de 0,03 ppm para protegerse contra la infección del virus de la gripe”.

También en estudios realizados con ratas en 1955, los investigadores Haller y Northgraves concluyeron que la exposición en 2 años a 10 ppm de dióxido de cloro no produce efectos adversos. Ahora bien, sí se observó que aumentaba la mortalidad en las ratas expuestas a 100 ppm o partes por millón. Sin embargo, Fridliand & Kagan informaron en 1971 que las ratas a las que se administró 10 ppm de ClO2  durante 6 meses – una cantidad de tiempo menor -, no tuvieron efectos adversos para la salud, y que tras administrarles 100 ppm, en el grupo de control solo hubo un aumento de peso que no se observó en el grupo de tratamiento.

Por otra parte, Akamatsu et al expusieron a las ratas en 2012 al dióxido de cloro, en una concentración de 0,05 – 0,1 ppm, las 24 horas del día y los 7 días de la semana, durante 6 meses, concluyendo que no era tóxica.

Más estudios relacionados con el dióxido de cloro

En cuanto a la toxicidad del dióxido de cloro a corto plazo, la EPA norteamericana  informa en 2004 que fue analizada en estudios realizados en seres humanos por Lubbers et al (1981, 1982, 1984a y Lubbers & Bianchine 1984c). “En el primer estudio, un grupo de 10 hombres adultos sanos bebió 1.000 mL (divididos en dos porciones de 500 mL, separadas por 4 horas) de una solución de 0 o 24 mg/L de dióxido de cloro (0,34 mg/kg, con un peso corporal de referencia de 70 kg). Mientras que en el segundo estudio (Lubbers et al 1984a), grupos de 10 hombres adultos recibieron 500 ml de agua destilada que contenía 0 o 5 mg/L de ClO2 (0,04 mg /kg día suponiendo un peso corporal de referencia de 70 kg) durante 12 semanas” (COMUSAV).

Conclusión: no hubo cambios en la salud general, frecuencia del pulso y respiratoria, presión arterial, temperatura corporal, los niveles de glucosa, nitrógeno ureico y fósforo, la fosfatasa alcalina, la aspartato, la alanina aminotransferasa, la triyodotironina sérica (T3) y la tiroxina (T4). Tampoco en los rangos hematológicos.

Obtención del dióxido de cloro

Cuando se quiera fabricar el gas dióxido de cloro hay que mezclar clorito de sodio (NaClO2) y un activador, el más común es el ácido clorhídrico (HCL), o se hace utilizando el proceso de electrólisis, sin utilizar ningún activador ácido. 

El proceso de fabricación de nuestro dióxido de cloro, DiClo, es el siguiente: La materia prima es el clorito de sodio en polvo al 80%, preparado para la desinfección del agua de consumo humano pues carece de base de nitrato sódico (0%), tiene carbonato sódico (5-8%) y clorato sódico en (0-1%), según consta en la ficha técnica de nuestro proveedor. El clorito es disuelto al 25% con agua destilada, grado farmacéutico. No se utiliza ácido clorhídrico para la reacción de fabricación del dióxido de cloro, se hace a través de un generador electrolítico que no necesita ningún ácido. El resultado es un dióxido del 99,99% de pureza, por lo que no se produce de forma química evitando así impurezas.

Si atendemos a la página 93 del “Manual de bioseguridad en el laboratorio”; documento oficial de la OMS (2005), se dice lo siguiente del ClO2: “El dióxido de cloro (ClO2) es un poderoso germicida, desinfectante y oxidante de acción rápida que suele tener actividad en concentraciones inferiores a las necesarias en el caso del cloro blanqueador. La forma gaseosa es inestable y se descompone en gas cloro (Cl2) y gas oxígeno (O2), produciendo calor. Sin embargo, el ClO2 es soluble en agua y estable en solución acuosa.

Se puede obtener de dos maneras:

  1. Por generación in situ, mezclando dos componentes diferentes, el ácido clorhídrico (HCl) y el clorito de sodio (NaClO2), o
  2. Ordenando la forma estabilizada, que se activa en el laboratorio cuando es necesario”.

En resumen, el ClO2, generado con clorito de sodio (NaClO2); está aprobado por la EPA y la OMS para su uso en agua apta para el consumo humano

La importancia del agua

En la Facultad de Química de la UNACH (México) se analizaron 29 muestras de CDS recogidos entre quienes las ofrecen en el mercado; encontrando en todas ellas productos contaminantes, como el cloro molecular o residual. A la hora de elaborar el CDS parece fundamental utilizar el agua apropiada para evitar la contaminación; porque si el agua no tiene alta calidad, en el momento que el pH es menor de 6,8, el CDS deja de ser estable. La calidad del agua es esencial. Hay quien, en el proceso de fabricación, la utiliza tridestilada, desionizada. Así se consigue mayor pureza.

Con las concentraciones adecuadas, el ClO2 no forma productos halogenado y sus subproductos ClO2 residuales suelen estar dentro de los límites recomendados por la OMS (2000, 2002) y la EPA (2000, 2004). Este producto no se hidroliza fácilmente, permanece en el agua en forma de gas disuelto. El Dióxido de cloro también  permanece en los ratios de pH de las aguas naturales (EPA 2000, OMS 2002).

Podemos decir que la pureza del dióxido de cloro conseguido en DiClo, como hemos visto en el apartado anterior, alcanza el 99,99%. Se fabrica en laboratorio y con electrólisis.

¿Dónde puedes comprar dióxido de cloro?

Es posible que existan otras formas, pero la más común es comprar dióxido de cloro por internet en páginas webs de diferentes empresas. El problema es que no todas son fiables al 100% y tampoco cuentan con CDS de calidad. Nosotros, en Madrid Market, podemos garantizar un precio competitivo y todo lo anterior. Por ello, puedes incorporar este y cualquier otro producto de nuestra tienda online al carrito para después comprarlo con total tranquilidad.

¿Quieres conocer la auténtica verdad sobre el dióxido de cloro o CDS?

Si con todo lo anterior no terminas de lanzarte a comprar dióxido de cloro, seguro que es porque todavía necesitas más información acerca de él. “La verdad del dióxido de cloro: el enemigo número 1 del coronavirus” es un libro escrito por Santiago Ángel García en el que se pueden leer las entrevistas realizadas a médicos que aseguran haber tratado a miles de pacientes de coronavirus con CDS en diferentes países del mundo, la mayoría con éxito.

Esta, la terapéutica, es una nueva perspectiva aún sin peso científico. Aunque ya hay numerosos investigadores, médicos y químicos que están tratando de conseguir realizar ensayos con humanos para su salud y cuidado personal. De hecho, ya se han realizado algunas pruebas clínicas que demuestran la efectividad del CDS frente a enfermedades como la ELA.

Si te interesa el libro, puedes conseguirlo en la editorial El Ángel, tanto en formato ebook como en papel. Si te decantas por la segunda opción, desde la editorial se encargan del envío del libro a tu domicilio. Aunque, si prefieres dar un paseo, también puedes encontrar el libro en diferentes librerías.

¿Tienes más dudas antes de comprar dióxido de cloro?

No te preocupes, es normal que te surjan dudas antes de comprar dióxido de cloro por Internet. Te adelantamos que lo más recomendable es que se las plantees a un especialista. No obstante, puedes contactar con nosotros también y trataremos de ayudarte en la medida de lo posible.

Información adicional

Cantidad

1 L, 125 ml, 250 ml, 500 ml

6 valoraciones en Dióxido de cloro DiClo 3000 PPM

  1. Gonzalo

    Muy buen producto. Muy fácil de tomar. Casi seguro que volveré a comprarlo.
    El envío bastante rápido además.

  2. Lucía Martínez

    Muy contenta con la calidad y el cuidado del producto en todos los sentidos. Además, al venir activado, solo hay que diluirlo en agua sin necesidad de hacer la mezcla.

  3. Elena

    Compré este producto hace un par de semanas por recomendación de una amiga y de momento me está viniendo de maravilla

  4. Pepe Nieto

    Todo me fue bien, el pedido legó bien y rápido, el prodcuto es bueno. Son fiables

  5. Pedro

    Es mucho mejor que el MMS. Yo lo tomaba, pero de vez en cuando tenía molestias, Ya tomo solo este CDS, entra fácil, sienta bien. Los de MM dicen que es dióxido de cloro puro y así lo estoy disfrutando

  6. Miguel

    La verdad es que estoy encantado con este dióxido de cloro. Ya conocía Madrid Market antes por muchas publicaciones sobre este asunto y, en cuanto lo pusieron en venta, ahí estaba yo y de momento me viene de maravilla.

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!