Entrevistamos al doctor Manuel Aparicio, presidente de COMUSAV Mundial, organización de 7000 médicos que usan con éxito el dióxido de cloro contra el coronavirus

El doctor Manuel Aparicio tiene las ideas muy claras en nuestra charla. Para empezar nos da una receta “infalible” contra el COVID 19: “Ivermectina una vez al mes, y dióxido de cloro todos los días”. De la Ivermectina hemos hablado en MM en su día y ya advertimos que aunque inocua debe ser recetada por un médico para obtenerla en una farmacia. Al menos en España, donde se utiliza casi exclusivamente con animales. Además, el doctor Aparicio recalca que el dióxido de cloro o CDS es un superioridad. Para demostrarlo muestra su “trilogía”, tres estudios recientemente publicados en revistas científicas donde demuestra que la efectividad del dióxido de cloro en el tratamiento del COVID es del 99 por ciento. ¿Saben cuál es la efectividad real de las vacunas? Nos decían al principio, cuando se anunció su existencia, que iba a estar por encima del 95%, pero al final se ha quedado en un 1 por ciento. Eso plantea también nuestro invitado, un hombre que preside la COMUSAV Mundial, o lo que es igual, un plantel de 7000 médicos de 30 países que usan como arma para el COVID y otras enfermedades, principalmente el dióxido de cloro. Nunca se ha visto algo igual en la sanidad, médicos que se van uniendo en el mundo a través del uso de una molécula.

Muy interesante la entrevista mantenida con este doctor, un hombre con la cabeza bien amueblada y una inagotable capacidad de trabajo. Solo así, por otra parte, se puede estar al frente del desafío de una nueva medicina que ha irrumpido con fuerza en el escenario de la salud. Para bien de todos.

VÍDEOENTREVISTA

CLAVES DE LA ENTREVISTA

En COMUSAV hay casi 7000 médicos de 30 países, la mayoría de ellos en el continente americano, pero tenemos muchos países en Europa y tenemos países incorporados en Asía y Oceanía. Muchas organizaciones trabajan en conjunto con COMUSAV y buscan el mismo fin en esta pandemia. Los médicos de COMUSAV tratamos de prevenir el COVID y contrarrestar los efectos de las inoculaciones experimentales y todos estamos viendo la misma seguridad y eficacia. Más del 99 por ciento de los casos COVID sanan con dióxido de cloro y esto está replicado en todo el mundo, somos más de 7000 médicos. La evidencia científica ya está.

Yo tuve la oportunidad de publicar 3 artículos, de prevención, de tratamiento y de secuelas – lo llamamos la trilogía -, para que la gente compruebe que el dióxido de cloro es seguro y funciona perfectamente para tratar el COVID 19.

Dr. Manuel Aparicio Alonso

Publicamos en dos revistas indexadas tres artículos. El de prevención y el de secuelas los publicamos en un journal a principios de agosto. El de tratamiento fue más difícil de publicar porque habla de la efectividad del tratamiento del dióxido de cloro para el COVID 19. Este fue primero aceptado por la revista, revisado por pares y finalmente fue publicado recientemente, hace un par de semanas, después de un proceso de 6 meses. Este artículo cumple con todas las características de publicación: se revisó su literatura por pares y fue publicado en una revista indexada con un índice de impacto importante. Fuimos rechazados por al menos 10 revistas hasta que esta revista aceptó el de prevención y secuelas, y el de tratamientos conseguimos que fuera publicado en una revista de mayor impacto aún, en el Journal of Infectious Deseases & Therapy.

Yo estoy reuniendo esta información para compartirla con todos mis colegas y que vean que el dióxido de cloro funciona, que no es algo que nosotros estemos diciendo.

El dióxido de cloro tiene una efectividad de más del 99 por ciento para tratar el COVID y hay que tener en cuenta que el 61 por ciento de estos pacientes que incluimos en el estudio ya habían sido tratados previamente y no habían mejorado nada. Así que el dióxido de cloro, no importa la fase en la que esté, funciona con una efectividad increíblemente alta.

La revista tiene un comité que decide si ese artículo es aceptado para revisarlo, primero, luego es revisado por pares, es decir, dos personas de forma independiente analizan la información, piden las bases de datos, piden lo que requieran, verifican que los datos sean correctos y después compilan la información y dicen: es correcto. Entonces, pasa la revisión por pares y pasa la revisión para la edición en la revista.

Es un estudio retrospectivo porque no nos permiten hacer un estudio prospectivo, es decir, analizar la información a futuro. Analizamos toda la información de esos pacientes que tratamos, pero lo que queremos hacer y las autoridades no nos dejan es hacer un estudio prospectivo aleatorizado doble ciego para comprobar que esto que estamos diciendo es comprobable a futuro.

Esos estudios requieren autorización de las entidades regulatorias, de comités de ética y de bioética, que son dependientes del gobierno y no nos dejan hacerlo. En México lo hemos solicitado en más de 15 ocasiones y no nos han autorizado. En Bolivia actualmente se está haciendo este estudio clínico controlado aleatorizado doble ciego que nos va a dar un alto nivel de evidencia, pero tarda muchísimo en realizarse.

Es frustrante ver que otros colegas, ciertos equipos de trabajo prestigiados, han logrado publicar éxitos en sus tratamientos fuera de lo que las entidades sanitarias establecen. Por ejemplo, con suplementos vitamínicos como la D y la C, el zinc, la quercetina, la hidroxilocloroquina, la citromicina y otros grupos que han comprobado la efectividad de la ivermectina, y todo esto ha sido perseguido y ridiculizado por las entidades regulatorias. ¿Por qué? Todas estas sustancias son extremadamente económicas y están a la mano de todo el mundo. Y eso es exactamente lo que la FDA y la OMS no quieren que suceda. Ellos insisten en que la solución a esta pandemia es la inoculación experimental y hemos visto que allí donde hay una inoculación masiva hay brotes tremendos del COVID, que la mortalidad ha aumentado en países donde más vacunación hay y están promoviendo una tercera y una cuarta dosis, lo cual es absurdo. Hay que seguir los intereses del dinero y los políticos para entender por qué no quieren promocionar estas sustancias baratas y disponibles para todo el mundo y que tienen una eficacia del 99 por ciento.

Es frustante como médico ver que tienes y has comprobado que una sustancia previene y trata el COVID con una efectividad cercana al cien por cien, más los que inician el tratamiento de forma temprana que no se van a morir. Es muy similar a lo que sucede con la ivermectina, a lo que sucede con los protocolos del doctor Zer Zelenko, con los protocolos FLCCC, que es un frente que promueve la prevención y no el tratamiento, una vez que el paciente está hospitalizado. Siento y comparto la frustración de todo este grupo de médicos que han hecho un esfuerzo, al igual que nosotros, por demostrar que funciona lo que estamos haciendo para salvar a los pacientes. Ya se hubiera terminado la pandemia. Llevamos ya casi un año desde que empezaron a inocular experimentalmente a las personas y no hemos visto ninguna diferencia. Y dígame: ¿qué diferencia han visto? Ya no usan mascarillas, ya pueden convivir abrazándose, como se hacía antes de abrazar esta locura de plandemia? Ha pasado casi un año desde que empezó la locura de las inoculaciones y nada ha cambiado, y nada va a cambiar hasta que no abra los ojos la mayoría de la gente y se queje de lo que está sucediendo a nivel mundial.

Ahora las variantes están siendo traídas por los inoculados, ya se ha comprobado que los inoculados tienen una carga de proteínas spike tremenda, que tienen inclusive mayor carga viral que los pacientes no inoculados, la realidad es que los inoculados es lo que esta haciendo que esta pandemia se extienda mucho más y las autoridades lo ven exactamente al revés: todo es culpa ahora de los no inoculados asintomáticos que estamos trasmitiendo una enfermedad que no padecemos. Y los inoculados, que ya se ha comprobado en muchos estudios, primero que no hay ninguna efectividad de las involuciones en las nuevas variantes, que salieron exactamente de donde hicieron inoculaciones masivas, la sudafricana, brasileña, la que ustedes quieran; van en la delta y van a llegar a la epsilon del alfabeto griego. Ellos dicen que la mortalidad ha disminuido gracias a las inoculaciones, pero no es cierto, los virus, si es que es un virus el causante de esta pandemia, van perdiendo su potencial de mortalidad, es decir, van siendo menos agresivos, menos letales conforme avanza el tiempo por las modificaciones genéticas que tienen. Entonces, no quiere decir que las inoculaciones hayan disminuido la mortalidad, es la evolución natural de un virus y hay exactamente la misma mortalidad ahora en inoculados y no inoculados. En lo que sí hay diferencia es en el número de muertos directamente asociados a las vacunas y a las complicaciones severas que hay reportadas en cientos de artículos de las inoculaciones experimentales, llámense Guillain-Barré, miocarditis, encefalitis, trombosis, hepatitis… Hay cientos de artículos ya documentados de efectos secundarios de las vacuas, eso es lo que ha cambiado.

El dióxido de cloro cura. Si se trata de una infección viral, bacteriana, por hongos, por ciertos parásitos, el dióxido de cloro, está también verificado y documentado en artículos científicos, elimina todas estas formas, es un potentísimo biocida, oxida la cápside de estos organismos y los elimina por completo.

En padecimientos reumatológicos, por ejemplo, como actúa con antiinflamatorio e inmunomodulador, lo cual está demostrado en documentos científicos desde antes de la pandemia, disminuye los síntomas de la enfermedad. Tampoco es que cure por ejemplo una artritis reumatoide, que tomes dióxido de cloro unos días y ya no la tengas. Eso no sucede sino que controla los síntomas y hace que de forma natural tu cuerpo responda ante este agente agresivo, un problema auto inmune finalmente.

El dióxido de cloro es efectivo sobre todo en enfermedades por cualquier microorganismo, en problemas auto inmunes, artritis reumatoide, psoriasis…, y es un coadyuvante extraordinario para múltiples patologías. No es una barita mágica que lo cura todo, eso no existe. Es una sustancia que actúa como antiinflamatorio, inmunomodulador y que disminuye esa carga ácida del cuerpo que hace que tengamos un ph no tan ácido sino más tendente a neutro o alcalino y como se sabe desde 1931, Otto Warburg, el premio Nobel de la medicina fue nombrado como tal por demostrar que en un organismos donde hay ausencia de acidez y adecuada oxigenación no podía haber cáncer ni infecciones y eso es lo que hace el dióxido de cloro. Hay que modificar muchas cosas, alimentación, etc., pero es un excelente coadyuvante.

Si es una infección viral, para curar bastará un par de semanas para erradicar este microbio, cualquiera que sea, pero para enfermedades autoinmunes hay que tomarlo durante mucho tiempo. Hay muchas personas que llevan años tomándolo y tienen esos ciclos para tomarlo y descansar, para que el cuerpo no se sature y se pueda recargar de antioxidantes en el tiempo que no se toma.

El organismo es de cada quien, por eso somos individuos, cada quien tiene su cuerpo y lo maneja como quiere. Cada quien tiene derecho a ingerir lo que quiere, a inyectarse lo que quiere, nadie puede ser obligado a tomar algún tratamiento que no acepta o de inocularse una sustancia con la que no está de acuerdo, menos cuando no ha sido demostrado científicamente que tiene un beneficio marcado sobre el riesgo de aplicación.

La intención de todo médico es ayudar a sus pacientes, mejorar su calidad de vida, mejorar su estado de salud. Estoy convencido que todos los médicos piensan de esta manera, entonces cuando los médicos que no están de acuerdo con el dióxido, del que dicen que es una sustancia tóxica, ¿en qué se basan para decir eso? ¿Cómo pueden afirmar eso cuando miles y miles de médicos a nivel mundial lo estamos utilizando con los mismos resultados?. Tienen que tener un poco de objetividad aquellos colegas que siguen lo que dice la FDA y la OMS como si fuera una religión o una ley absoluta que no se puede modificar. No es cierto. La FDA dijo muchísimos meses que la ivermectia era un alimento para animales y que no debía utilizarse en humanos porque causaba insuficiencia hepática y hace poco cambiaron sus estatutos diciendo que era una alternativa para el COVID. Pero hace muchísimos meses se pudieron haber salvado millones de vidas con la ivermectina y la FDA no lo vio así. Por eso estamos peleando para que las entidades regulatorias que hacen estos comentarios sobre el dióxido de cloro lo demuestren con un estudio científico porque no hay un solo estudio científico que demuestre, a las dosis que estamos utilizando, es tóxico para los seres humanos.

Ninguno tenemos la respuesta absoluta en esta pandemia, pero la firme intención de todos los médicos debe ser el ayudar a disminuir el número de muertes y regresar a un mundo mucho más normal que el que estamos viviendo actualmente. Yo entiendo que muchos médicos estén haciendo investigación de inoculación al momento, pero la realidad es que tienen que aceptar que las inoculaciones no están resolviendo esta pandemia porque no están teniendo el resultado esperado. Cuando se iniciaron las inoculaciones reportaron una eficacia que se basaba en el riesgo relativo de contagio y decían que todas las vacunas estaban arriba del 95 por ciento. Pero cuando valoramos ese riesgo real, la eficacia está alrededor del 1 por ciento. Hay un abismo la diferencia entre lo que se publicó como eficacia a lo que hoy estamos viendo como eficacia real. Todos los médicos deberíamos colaborar en erradicar esta pandemia diciendo: esto es lo que más funciona y la prueba es la evidencia científica, siendo todos lo más objetivos posibles.

Como es posible que estén hablando de un virus hemorrágico, se llama virus de Marburg, y ya dicen que hay una vacuna. Por el amor de Dos, analicen bien esta información, vean lo que les están poniendo enfrente. ¿Cómo es posible que salga un virus nuevo y ya existe una solución? Eso no es normal. ¿Por qué no hay solución para el VIH? ¿Por qué ahora tenemos un SARSCOV 2 como causante de esta pandemia e inmediatamente tenemos 20 vacunas a nivel mundial ya preautorizadas, porque ninguna está autorizada? Lean, investiguen y vean lo que realmente hay en el fondo de todo esto.

Creo que hay un plan. Ya está demostrado que esta “plandemia” fue creada. El virus no está aislado de una persona que haya padecido el COVID y haya fallecido y se haya aislado el virus de manera real, hay muchísimas entidades que lo han tratado de aislar y no lo han logrado, No estoy diciendo que no exista el SARSCOV 2 o el COVID 19, existe y todos los días lo vemos. Lo que no sabemos es la etiología real. Hay muchas teorías, pero nada está demostrado hasta el momento. Por eso creo que desde hace muchos años está siendo planificado y ejecutado actualmente.

La ivermectina es extraordinaria como preventiva y en conjunto con el dióxido de cloro da una respuesta prácticamente infalible, es tomar de forma preventiva ivermectina una vez al mes y dióxido de cloro todos los días.

* Trilogía del doctor Aparicio

Trilogía (1)

Leer Anterior

Dra. Nadia Popel: “Cuanto más crece la vacunación en Baleares más crece la mortalidad y las asistencias a urgencias y hospitalizaciones, según datos del Instituto de Salud Carlos III”

Leer próximo

Dra. Viviane Brunet: “Tedros, el terrorista, amenaza con un virus nuevo que se llama Marburg para el que no hay tratamiento ni vacuna”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 Comentarios

  • Gracias dr. Aparicio por tan valiosa información y le admiro porque dice la verdad

  • Muy agradecido por la información.
    Si es posible, ¿Podria darme el nombre de alguno de los médicos que siguen esta recomendación, para visitarme y controlar el tratamiento? Si es posible, en Barcelona.
    Saludos

  • Mi admiración al Dr. Aparicio por su dedicación y valentía, y ojalá que más médicos se unan a COMUSAV, en verdad, la población necesitamos médicos honestos y leales a su profesión y a su juramento de salvar vidas!

  • Gracias Dr. Aparicio por su testimonio. Solo opino distinto de usted en que “todos los médicos quieren lo mejor para el paciente”, eso no ha sido así. La Mayoría de Médicos (y personal sanitario) solo quieren su seguridad económica y su estatus. De no ser porque les quieren poner también las vacunas no denunciaban la verdad que ya se venían diciendo por otros medios, son cómplices también por “Ejecutar el Plan”. Lo bueno es que algunos médicos como usted si son dignos de profesión, y otros que están reconociendo y cambiando de opinión para ponerse del lado de la verdad.

  • Soy la sra Estela Herrera de Perú soy su segudora le agradezco por la informaciones que nos hace llegar a nivel mundial y aprovecho para preguntale si el CDs puede estar sin refrigeración y cuanto tiempo porque quiero trasladarlo a un lugar donde no hay refrigeradora hojala pueda responderme le agradezco de antemano su respuesta

  • Felicidades doctor Aparició yo soy testigo de la efectividad del Dióxido de Cloro, ojalá y mas gente lo sepa para curarse hay que compartir para que llegue a muchos más este video

  • Quiero agradecer todo el gran e importante trabajo de todas las almas con el amor verdadero a su vocación de salvar vidas y a ese juramento. Gracias desde Chile yo tomo dióxido de cloro ya 2 años y estamos excelente mi familia y yo y nada de kakunas.

  • Excelente médicos de honor por la verdad

  • Me estoy administrando dióxido de cloro desde 9 meses ininterrumpido, protocolo de mantenimiento, y protocolo enema..
    Tengo 66 año de vida y no tomó ningun fármaco.
    Realmente tengo muy buenos buena salud.

  • Es increíble saber que colegas de la salud siguen con incredulidad acerca de la efectividad del dióxido cloro, Dios nos da la oportunidad de tenerlo a la mano para salvar vidas, gracias al Dr Aparicio por su tiempo y dedicación y gracias a todo el grupo de médicos que están en esta lucha. La verdad siempre va ha prevalecer .

  • Felicitaciones al Gran médico Manuel Aparicio un gran ser humano, valiente y dedicado

error: Content is protected !!