Entrevistamos a Cristina Martin Jiménez, quien ha escrito 500 interesantes páginas para demostrar que “La Tercera Guerra Mundial ya está aquí”.

Cristina Martin Jiménez

Su libro, “La verdad de la pandemia” va por la edición número 11. Ahora, con “La Tercera Guerra Mundial ya está aquí” Cristina Martín Jiménez, CMJ, espera superar esos datos. El libro le ha costado un año de trabajo, más los 16 años que lleva metida en el ajo del Poder, en la complicada tarea de descubrir sus secretos y ambiciones, sus tretas y maquinaciones. CMJ se ha convertido en una de las grandes referencias mundiales a la hora de interpretar los movimientos del Dinero, es decir, de quienes lo controlan en la sombra. Para ella, los medios de comunicación son las armas principales en esta tercera guerra mundial. “No disparan balas y misiles sino mensajes”, asegura. Los medios controlados por ese Poder invisible niegan a la disidencia de la pandemia, o la ridiculizan, pero, dice CMJ, que no nos inviten a salir en sus medios es “señal de que somos más fuertes de lo que parece”.

VÍDEOENTREVISTA

CLAVES DE LA ENTREVISTA

Sobre la actualidad y sobre el contenido de esta joya de la literatura del Poder, “La Tercera Guerra Mundial ya está aquí”, CMJ nos deja en la charla mantenida jugosos comentarios, sentencias, titulares e interesantes análisis. Por ejemplo, asegura que en la realidad “parece que no pasa nada, pero pasa de todo y a la vez, y que hay que analizar los discursos de los grandes filántropos para entender qué pasa. Todo va cambiando – continúa -, los grandes fondos financieros han absorbido los discursos de la izquierda o de la derecha y los políticos, que son invitados a las reuniones del Club Bilderberg, se sienten elegidos, como dijo Albert Rivera”. Nuestra invitada considera que los políticos se convierten en lacayos de esos fondos financieros en vez de ser servidores del pueblo.

Inagotable, CMJ hace 11 años hablaba ya de la táctica de la pandemia, de la táctica del cambio climático provocado por el hombre y de la táctica de la creación de líderes artificiales que vemos que cada vez son más jóvenes. Es el caso de Greta Thumberg. Hace años ya dijo, también, que habría un gobierno mundial totalitario, e insiste ahora en la idea. “Tratan de debilitar las sociedades enfrentándonos a unos con otros: mujeres contra hombres, blancos contra negros, vacunados contra no vacunados. Nos entretienen con problemas que no nos van a solucionar la vida mientras ellos se enriquecen y crean ese gobierno mundial. Y otro tanto ocurre con esta falsa pandemia: cierran negocios y empobrecen a la ciudadanía, nos han prohibido salir de casa, acaban con la libertad de prensa… Están experimentando con nosotros para ver, por ejemplo, hasta que punto obedecemos y hasta cuál nos revelamos”, concluye.

Y prosigue: “Los negacionistas ponemos en peligro el discurso oficial lanzado desde todos los medios, un ataque también a nuestra libertad de expresión. Los medios de comunicación son las armas principales en esta tercera guerra mundial. Las balas y misiles son los mensajes que se lanzan desde los medios de comunicación. Los medios no han investigado nada y sus noticias son dogmáticas. Es una teocracia con sus sacerdotes, que serían los tertuliamos, los periodistas, los políticos, que serían mediadores entre el poder invisible y la ciudadanía. Y quienes criticamos o juzgamos somos herejes. Le ha pasado también a premios nobeles de medicina, y a catedráticos y médicos que se han opuesto a ser cómplices de esta matanza”.

CMJ piensa que es escandaloso que diversos políticos digan que hay que perseguir a los que no se vacunan por lo civil o por lo criminal. Además, detrás de tal aseveración no hay ciencia. Su responsabilidad sí que es criminal, sentencia, detallando que el terrorismo mediático no está tipificado como delito. No hay legislación. Pero sus daños son similares a otros realizados con bombas. El terrorismo mediático ha sido utilizado para modificar sociedades.

En su último libro escribe que hay una guerra psicológica y que se está utilizando también el bioterrorismo. Un virus no puede atacar de repente a los hombres porque necesita tiempo para acomodarse dentro de un ser humano y luego contagiar a otros. Por eso cree que se llevan veinte años preparando este ataque al ser humano. También apunta la posibilidad de que se haya creado en un laboratorio y haya escapado de ahí.

Las elites financieras se hacen la guerra entre ellas para ver quien consigue el trono del mundo, plantea CMJ también en la charla. Y nos la hacen, la guerra, a nosotros para debilitarnos. En los años 60 se hizo un estudio, concluyendo que la guerra debe ser permanente con la ciudadanía para que las masas no se rebelen.

Cuando se ha declarado la pandemia mundial no ha habido disidentes entre la elite. A todos les ha salido muy bien la jugada económica pues todos participan en fondos que a su vez participan en las grandes farmacéuticas”, matiza la escritora, quien además pone el acento en que no se entiende que no se haya investigado lo que ocurrió en los hospitales ni en las residencias con las personas de mayor edad, “ a las que han matado con los protocolos enviados desde la OMS, y que tampoco se molesten en investigar el informe del señor Campra que descubre que hay elementos extraños en las vacunas que ponen en peligro la salud de las personas. Los gobernantes miran hacia otro lado porque sirven a la dictadura pandémica”, pero, advierte: “Tarde o temprano todo esto llegará a los tribunales”.

Según ella, este periodo va a quedar registrado como una historia muy negra para gobernantes, periodistas, médicos y enfermeros que han estado involucrados de forma consciente o inconsciente, ya sea practicando el terrorismo mediático o en silencio. “Y esto se va a contar durante muchos años”, señala.

También se refiere a China y EE.UU., que luchan por el trono del mundo y a los que nadie va a detener, aunque pone de relieve que mientras en la primera y segunda guerra mundial intervenían como actores algunas naciones, en la tercera hay otro gran actor que son los emporios financieros, a los que le da igual que gane China o Estados Unidos porque ellos son aliados de ambos. Ellos van a mirar solo por sus negocios personales. “Estos fondos financieros tienen a sus propios ejércitos”, dice, y también: “Estamos en mitad de la guerra mundial con distintos campos de batalla y obviamente no sé como va a terminar”.

Otro aspecto interesante de su exposición es que tienen a los países atrapados por las deudas. En más de una ocasión – continúa -, se ha pedido que se cambie territorio del país por la deuda. Ellos, las elites, quieren fronteras libres y un solo gobierno formado por los más ricos del mundo.

Yo hablo de una Tercera Guerra Mundial cultural, económica y la última fase sería la de las armas”. De hecho, recalca que todos los países se están armando, incrementan sus presupuestos en Defensa. También se están peleando por la conquista del espacio. China construye su propia estación espacial. Hay una guerra ahí.

Por otra parte, “los jueces están deseando que les lleguen denuncias para imponer justicia. ¿Que qué se puede hacer? Que los periodistas hagan periodismo, que los abogados hagan su trabajo, y los jueces, que los médicos y enfermeros infiltrados en el sistema sanitario hagan también su trabajo”.

Por último, CMJ quiso recordar a algunas de sus amigas, que tienen la conciencia dormida porque viven cómodamente y que podían ayudar a las personas. “No sé cuantos somos los disidentes, pero somos más de lo que parece – plantea -. Nos quitan del medio para que no nos escuchen. Que no nos saquen en los medios de comunicación es una señal de que somos más fuertes de lo que parece.

Leer Anterior

Daniel Velázquez (pediatra): “Los niños autistas podrían ser niños normales manteniendo el tratamiento con CDS y otras terapias alternativas”

Leer próximo

HASTA EL RABO TODO ES TORO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios

  • Interesantísima entrevista, gracias.
    Aquí en Chile somos unos corderos rumbo al matadero…, obedientes, sumisos y ciegos. Con decir que un ex ministro de salud, jaime mañalich, ha dicho en tv que aquí se inyectaron placebos y experimentos para probar la efectividad de el material inoculado… y nadie ha dicho nada! Fuimos, somos y seremos vendidos para ser ratas de laboratorio. La situación política es un desastre, el zurderío avanza en su proyecto totalitario y es muy probable que terminemos arruinados, hambrientos y sometidos. La ignorancia reina, gobierna y campea. Nos iremos a la mierda y ni nos daremos cuenta.

  • Q interesante publicación, q gran verdad👏👏👏

error: Content is protected !!