• 28 septiembre 2022

Informe del Grupo Alemán de investigadores del contenido de las vacunas

Resumen de Hallazgos Preliminares

Por Grupo de Trabajo Alemán para el Análisis de las Vacunas COVID- 7 de junio de 2022

Este resumen es una presentación preliminar y en continua evolución de nuestras investigaciones y hallazgos sobre las llamadas vacunas COVID-19, así como de los efectos que hemos encontrado en el cuerpo humano y en la sangre en particular. El resumen está destinado al interés público y a fomentar un mayor debate científico.

El documento ha sido elaborado por el llamado Grupo de Trabajo para el Análisis de las Vacunas COVID (Working Group for COVID Vaccine Analysis, en adelante WGCVA), que se define como “un grupo de trabajo en red a nivel internacional, con un equipo central de más de 60 médicos, farmacéuticos, científicos, matemáticos, profesionales de la salud alternativa, abogados y periodistas.” El responsable legal de la publicación es el Dr. rer. nat.(*) Klaus Retzlaff, cuya dirección y demás aparece en el documento. El Grupo puede ser contactado en el siguiente email: agimpfstoffeaufklaerung@protonmail.com
[(*) Doctor rerum naturalium, abreviado Dr. rer. nat., es un título académico de doctorado que otorgan las universidades de algunos países europeos a los licenciados en matemáticas, física, química, biología, geología, informática, farmacia, otras ciencias naturales y áreas similares]

***

DECLARACIÓN DE APERTURA

Los programas de vacunación Covid-19 deben ser detenidos inmediatamente

El Grupo Alemán de Trabajo para el Análisis de las Vacunas COVID ha publicado sus hallazgos iniciales en un amplio informe:

1. En todas las muestras de vacunas COVID-19 se encontraron sustancias tóxicas, sin excepción.

2. Las muestras de sangre de todas las personas que habían sido vacunadas mostraron marcados cambios.

3. Cuanto mayor es la estabilidad de la envoltura de las nanopartículas lipídicas, más frecuentes son los efectos secundarios de la vacuna.

1. En todas las muestras de vacunas COVID-19, sin excepción, se encontraron componentes, utilizando varios métodos de medición, que

– son, en las cantidades encontradas, tóxicos según las directrices médicas,
– no habían sido declarados por los fabricantes como presentes en las vacunas
– son, en su mayoría, metálicos,
– son visibles bajo el microscopio de campo oscuro como estructuras distintivas y complejas estructuras de diferentes tamaños,
– sólo pueden explicarse parcialmente como resultado de procesos de cristalización o procesos de descomposición,
– no pueden explicarse como contaminación del proceso de fabricación.

2. La comparación de muestras de sangre de individuos no vacunados y vacunados mediante microscopía de campo oscuro mostró cambios notables en la sangre de cada persona que había sido vacunada con las vacunas COVID-19. Esto era evidente incluso si esas personas no habían mostrado en ese momento ninguna reacción visible a las vacunas. Se encontraron estructuras complejas similares a las de las vacunas en las muestras de sangre de los vacunados. Utilizando análisis de imágenes por inteligencia artificial (IA), se confirmó la diferencia entre la sangre de las personas vacunadas y las no vacunadas.

3. La estabilidad de la envoltura lipídica de las nanopartículas está estrechamente relacionada con la incidencia de los efectos secundarios y las lesiones de la vacuna. Cuanto más estable es esta envoltura, mayor es la cantidad de ARNm que penetra en las células, donde luego tiene lugar la producción de proteínas de espiga. Estos resultados se corresponden con los hallazgos de los patólogos que han realizado autopsias a personas que murieron a causa de una lesión vacunal. Las proteínas de espiga se detectaron en el tejido dañado. Los investigadores sospechan que la proteína de espiga es, en sí misma, tóxica.

El Grupo de Trabajo Alemán para el Análisis de la Vacuna COVID es un grupo de trabajo interdisciplinario que ha emprendido la tarea de analizar el contenido y los efectos de las nuevas vacunas COVID-19. El grupo está formado por científicos independientes, entre ellos médicos, físicos, químicos, microbiólogos, farmacólogos y profesionales de la salud alternativa, con el apoyo de abogados, psicólogos, analistas y periodistas. El Grupo de Trabajo para el Análisis de la Vacuna COVID utiliza modernas técnicas de medición médica y física, cuyos resultados se han confirmado y complementado: Microscopía Electrónica de Barrido (SEM), Espectroscopía de Energía Dispersiva de Rayos X (EDX), Espectroscopía de Masas (MS), Análisis de Plasma Acoplado Inductivamente (ICP), Microscopía de Campo Brillante (BFM), Microscopía de Campo Oscuro (DFM) y Diagnóstico por Imagen de Sangre Viva, así como el análisis de imágenes mediante Inteligencia Artificial.

El Grupo Alemán de Trabajo para el Análisis de Vacunas COVID continúa trabajando en estrecha colaboración con varios grupos internacionales que están llevando a cabo investigaciones similares y que han obtenido resultados consistentes con los nuestros. Los resultados de nuestro análisis de las vacunas pueden considerarse, por tanto, como validados de forma cruzada.
Hay preguntas que deben ser respondidas satisfactoriamente por los fabricantes de vacunas y, en Alemania, por el Instituto Paul Ehrlich (el organismo del Ministerio Federal de Sanidad alemán responsable de la regulación de las vacunas en ese país). Es necesario investigar los posibles vínculos causales entre las vacunas y las muertes.

Para evitar un peligro directo e inminente para la vida humana y la seguridad pública, pedimos que se suspendan inmediatamente los programas de vacunación contra el COVID-19.

***

RESUMEN DE RESULTADOS PRELIMINARES
Grupo de Trabajo para el Análisis de la Vacuna COVID19

Prólogo

Somos un grupo de trabajo internacionalmente interconectado, con un equipo central de más de 60 médicos, farmacéuticos, científicos, matemáticos, profesionales de la salud alternativa, abogados y periodistas. Hemos reunido nuestras habilidades y conocimientos técnicos para ayudar a arrojar luz sobre lo que creemos que es el mayor experimento farmacológico jamás realizado en la raza humana. Nunca antes, en la historia de la ciencia y la medicina, nadie se había atrevido a someter a toda una población, a una especie casi entera, a un experimento médico, por no decir genético. Si este tipo de experimento se hubiera propuesto para cualquier otra especie, lo más probable es que se hubiera rechazado con la explicación de que violaba el principio de la conservación de las especies.

El hecho de que este experimento continúe realizándose sin ninguna señal de que vaya a detenerse; el hecho de que se haya producido un número sin precedentes de reacciones adversas y lesiones a causa de estas supuestas vacunas; el hecho de que las estadísticas nacionales en todo el mundo demuestren un inconfundible exceso de mortalidad a raíz de los respectivos programas de vacunación; el hecho de que ninguna fiscalía haya intervenido todavía en este asunto, a pesar de que los efectos mortales de estos programas son ya evidentes; el hecho de que los críticos de los programas hayan sido difamados públicamente, condenados al ostracismo y arruinados económicamente… todo esto nos hace estremecer. Por eso, en contra de la práctica habitual en la ciencia, hemos decidido protegernos permaneciendo en el anonimato como autores de este informe.

Muchas de nuestras conclusiones son todavía preliminares. Las investigaciones deben y tienen que ser discutidas críticamente, digeridas y perfeccionadas. Queda mucho por analizar, pero lo que hemos encontrado -estamos convencidos- es tan importante que el público en general y la comunidad científica en particular deben ser informados al respecto. Es necesario que se conozcan mejor los peligros que las vacunas COVID-19 suponen para la salud y que se investigue cómo se pueden prevenir, o al menos mitigar, los peores efectos de estas vacunas.

Hemos comprobado que las vacunas COVID-19 contienen sistemáticamente, además de contaminantes, sustancias cuya finalidad no podemos determinar. Algunos de estos ingredientes descubiertos por nosotros ni siquiera han sido listados como ingredientes por los fabricantes de las vacunas. Utilizando una pequeña muestra de análisis de sangre viva de individuos vacunados y no vacunados, hemos determinado que la inteligencia artificial (IA) puede distinguir con un 100% de fiabilidad entre la sangre de los vacunados y los no vacunados. Esto indica que las vacunas COVID-19 pueden efectuar cambios a largo plazo en la composición de la sangre de la persona vacunada sin que ésta sea consciente de estos cambios.
Hemos encontrado formaciones cristalinas en la sangre de todas las personas vacunadas cuya sangre examinamos. Seguimos analizando estas formaciones. En todos los casos que hemos examinado, hemos observado una formación de rouleaux de los eritrocitos (los glóbulos rojos) y con frecuencia observamos una desintegración inusualmente rápida de los diferentes tipos de células en la sangre vacunada que examinamos. Estamos explorando la hipótesis de que la arteriosclerosis podría ser sólo uno de los muchos efectos a largo plazo a los que tendrán que enfrentarse los vacunados con las vacunas COVID-19. Si esta hipótesis se confirma, las consecuencias serían de gran alcance tanto en términos de salud como socioeconómicos. Las enfermedades autoinmunes, el debilitamiento del sistema inmunitario, las afecciones inflamatorias, la arteriosclerosis, etc., son enfermedades insidiosas que pueden provocar daños en los órganos, hipertensión arterial, infartos, enfermedades neurodegenerativas, cáncer y acortar la esperanza de vida. La falta de claridad del patrón de la enfermedad oculta la posibilidad de que las vacunas COVID-19 puedan desempeñar un papel causal en la enfermedad.

Como mínimo, cada uno de nuestros hallazgos debería dar lugar a la suspensión inmediata de los programas de vacunación contra la COVID-19 para excluir las vacunas de la sospecha razonable.

De hecho, a la vista de los riesgos que ya conocemos, los programas de vacunación contra el COVID-19 deberían haberse detenido hace tiempo.

Si aún queremos alcanzar este objetivo, nuestros hallazgos deberán obtener un alto nivel de cobertura por parte de los medios de comunicación


Introducción

El resumen de los resultados de nuestra investigación presenta y fundamenta nuestros hallazgos de una manera que pretende ser fácilmente comprensible. Los informes técnicos se encuentran en los apéndices. Hemos elegido este formato porque nuestro principal objetivo es concienciar al público en general del peligro de estas vacunas para la salud humana.
Debido a la situación política sin precedentes en la que nos encontramos desde marzo de 2020, el contenido de estos informes no ha sido sometido al habitual proceso de revisión por pares. Varios colegas altamente cualificados de nuestra red internacional han examinado críticamente nuestras presentaciones y han aportado sus comentarios, por lo que queremos darles las gracias.

Los análisis se llevaron a cabo en diferentes instituciones de varios países y utilizando una variedad de métodos diferentes.

El punto de partida fue la observación microscópica del contenido de las vacunas y de la sangre de las personas de prueba vacunadas y no vacunadas mediante diversos métodos fotomicroscópicos, como la microscopía de luz transmitida, la microscopía de contraste de fase y la microscopía de campo oscuro. Todos estos métodos mostraron objetos inadmisiblemente grandes según las normas de las buenas prácticas de fabricación (GMP) en varios lotes y de varios fabricantes en el rango de los dos dígitos de micrómetros. Normalmente se admiten tamaños no superiores a 0,22 μm.

Para la observación de los objetos en las vacunas y en la sangre bajo el microscopio de luz, la microscopía de campo oscuro1 es particularmente adecuada. Una imagen observada en el microscopio de campo oscuro, destaca por su altísimo contraste. Debido al método de iluminación en el microscopio de campo oscuro, los objetos aparecen sobre un fondo oscuro, por lo que todavía se pueden observar objetos que reflejan la luz y que son más pequeños que la resolución óptica. Por esta razón, las nanopartículas lipídicas más grandes pueden verse en el microscopio de campo oscuro como puntos brillantes, similares a las estrellas del cielo. Además, los objetos grandes y con resolución óptica aparecen con un contraste y una estructura significativamente mayores que en el microscopio de contraste de fase o de luz transmitida.

Para determinar lo que se ve en el contexto de la microscopía óptica, se han utilizado y se siguen utilizando métodos analíticos estándar de diversa índole.

Como medida de precaución, nos gustaría señalar que el análisis de las vacunas, sus lotes y las liberaciones (en Alemania) son responsabilidad del Instituto Paul Ehrlich (PEI), un organismo gubernamental que es la autoridad competente para esta tarea. A la vista de un número cada vez mayor de casos, es evidente que el PEI simplemente no cumple con su deber ni de forma adecuada ni con la transparencia necesaria. El público en general es muy poco consciente de que esto es así. Este abandono del deber por parte del organismo responsable, fue la razón por la que nosotros, como científicos independientes, decidimos unirnos para analizar las muestras de estas vacunas.

Nuestro resumen se revisa constantemente y se complementa con los resultados de estos análisis, pero no se limita al análisis de las vacunas.


[1] Este término se refiere al método físico de la técnica óptica, y no a las posibles interpretaciones problemáticas -porque científicamente no están validadas- de las observaciones de campo oscuro. La técnica de iluminación de campo oscuro tiene muchas aplicaciones en física y otros campos. Un ejemplo destacado es el experimento de Millikan, en el que la técnica de campo oscuro permite observar gotas de aceite en un condensador. Robert Andrews Millikan recibió el Premio Nobel de Física en 1923 por determinar la carga elemental de un electrón mediante este experimento.

Resumen general

1. Observaciones comparativas, mediante microscopía de campo oscuro, entre la sangre de sujetos que fueron vacunados con las vacunas COVID-19, y sujetos que no lo fueron: A lo largo de muchos años, se han realizado más de 10.000 análisis de sangre estructurados. En el contexto de las vacunas COVID-19, se examinaron 48 pacientes vacunados. Sin excepción, todos estos pacientes mostraron peculiaridades que no pudieron observarse en un solo caso en sujetos no vacunados. Además, la sangre de los sujetos vacunados muestra regularmente fenómenos que tienen similitudes con presentaciones clínicas patógenas, y a menudo altamente patógenas. Estas observaciones también han sido reconocidas por otros observadores o terapeutas que trabajan con microscopía de campo oscuro y fueron, de hecho, la razón principal para establecer este grupo de trabajo para investigar la cuestión: ¿Cuál es la verdad sobre las vacunas basadas en genes?

2. Partículas metálicas en las vacunas COVID-19: Investigación de contaminantes metálicos en vacunas COVID-19 basadas en vectores y ARNm – Resultados preliminares – (Los viales de vacunas COVID-19 de BioNTech/Pfizer, Moderna y Astra Zeneca) se investigan mediante microscopía electrónica de barrido (SEM) y la correspondiente espectroscopia de rayos X de dispersión de energía (EDX) para identificar posibles contaminantes. Se han encontrado partículas metálicas.

3. Resultados preliminares de los análisis estándar de las vacunas Covid: aumento del número de efectos laterales debido a la mayor estabilidad de los nanolípidos, efectos de cristalización debidos a la descomposición de los nanolípidos (por ejemplo, el colesterol), impurezas metálicas en el rango de las ppm, impurezas no especificadas debidas al calcio y al aluminio. Métodos: SEM- EDS, espectroscopia de masas (MS).

4. Antimonio en Moderna: El antimonio de origen natural es altamente tóxico; se detectó antimonio en la vacuna Moderna durante un análisis inorgánico de las vacunas. Se analizaron las vacunas Moderna y BioNTech/Pfizer, utilizando un analizador de plasma de acoplamiento inductivo (ICP), los resultados de los 41 elementos investigados, excepto el antimonio, están por debajo del respectivo límite de detección (DL), DL resulta de la cantidad de muestra, DL alto, debido a la baja cantidad de muestra.

5. Evaluación preliminar del antimonio. Varios asuntos: El antimonio es un elemento natural y altamente tóxico, pero su concentración en Moderna no debería ser tóxica. La valencia en Moderna es desconocida y el efecto antiprotozoario/antiparasitario, las funciones metabólicas importantes podrían verse perturbadas, el estibogluconato de sodio pentavalente administrado por vía parenteral (inyección), como es muy probable que ocurra en la valencia en Moderna, podría causar efectos secundarios como náuseas, vómitos, mialgia, dolor de cabeza, letargo y cambios en el ECG, con la administración prolongada neumonía, daños en el recuento sanguíneo y disfunción hepática, los daños graves se producen principalmente en el hígado y el corazón. Todos estos son eventos clínicos que deben ser observados después de la vacunación.

6. Documentación en vídeo: En el video de las vacunas, se utilizó un microscopio Zeiss Axiolab para examinar varios lotes de la vacuna Comirnaty de BioNTech/Pfizer. Al final del vídeo también se pueden ver algunas muestras de sangre de personas vacunadas, en las que se encontraron estructuras similares a las de las vacunas. A modo de comparación, se examinaron dos vacunas contra la gripe en otro vídeo. Las diferencias son claramente visibles. Los vídeos se pueden encontrar aquí: https://t.me/agimpfstoffe.

7. ¿Existe algún cambio en la sangre como consecuencia de las vacunas contra la COVID-19? Análisis comparativos basados en el análisis de imágenes mediante inteligencia artificial. Un primer intento de presentar la sangre de personas vacunadas y no vacunadas indica que hay cambios en la sangre. Así lo demuestra la inteligencia artificial (IA) entrenada con las imágenes de la sangre de los vacunados y los no vacunados. Aún se desconoce si esto seguirá siendo así, o durante cuánto tiempo después de la vacunación; a fecha de 1.5.2022, el tamaño de la muestra es aún demasiado pequeño para ello. Debido a que los cambios se han demostrado en todos los casos en esta pequeña muestra, y debido a la importancia potencial del hecho de que en ciertas circunstancias un órgano humano podría ser cambiado por la vacunación COVID-19, por lo tanto, hacemos un llamamiento a otros en la comunidad científica a comprobar los resultados antes de publicar resultados definitivos.


Observaciones comparativas de la sangre de los sujetos vacunados con las vacunas COVID-19 y los no vacunados

El análisis de sangre por microscopía de campo oscuro es un procedimiento probado y basado en la evidencia en el campo de la medicina complementaria y alternativa. Se utilizan microscopios de alta resolución con un condensador de aceite de campo oscuro especializado.
En la práctica: 12 años de experiencia en el análisis de sangre por microscopía de campo oscuro con más de 10.000 personas de todo el mundo, incluidas las personas que estaban cerca del atentado de Nueva York del 11 de septiembre de 2001, así como en una clínica de cáncer con personas de Australia, Estados Unidos, Canadá y Europa.

¿Cómo se realiza el análisis y qué ocurre durante el examen de la sangre con el microscopio de campo oscuro?
La microscopía de campo oscuro es un método cualitativo para el análisis de la sangre. Tiene su origen en las investigaciones del zoólogo y bacteriólogo Prof. Dr. Enderlein (1872-1968), que utilizó esta técnica intensamente para estudiar la sangre y sus componentes. En la actualidad, la microscopía de campo oscuro se utiliza en todo el mundo como método científico y basado en pruebas. La sangre viva se analiza de forma directa e inmediata. Se puede observar la calidad de las células sanguíneas en cuanto a formatamaño y elasticidad, y se puede examinar su distribución en el líquido extracelular. Además, se pueden detectar indicios de contaminación bacteriana y parasitaria. También se analiza el proceso de descomposición y degradación. Con esta técnica, la ingesta de fluidos y la nutrición también pueden representarse de forma indirecta.

El ciclo de vida de los componentes sanguíneos en el portaobjetos se observa, analiza y evalúa a lo largo del tiempo hasta su descomposición final.

Normas de aplicación general para la realización del examen de sangre en campo oscuro:
Las condiciones del examen deben realizarse siempre según las mismas normas. El paciente debe presentarse al examen en ayunas (abstinencia de alimentos durante al menos 8 horas). Antes de la exploración debe beberse un vaso de agua (200 ml). La sala de exploración debe estar libre de interrupciones, con poca radiación y absolutamente limpia desde el punto de vista higiénico, sin, por ejemplo, un teléfono móvil como posible fuente de interferencia. En primer lugar, se limpian las manos con agua corriente (sin jabón). A continuación, con un dispositivo de punción, se pincha cuidadosamente la yema del dedo para obtener una gota de sangre (sangre capilar), y se limpia la primera gota del dedo con un hisopo. Se aplican cuidadosamente dos gotas de sangre en el portaobjetos (la gota de sangre debe “saltar” sobre el portaobjetos) para evitar daños mecánicos en las células sanguíneas. Esto permite que la sangre se transfiera de forma óptima al portaobjetos. A continuación, se utiliza un cubreobjetos para cubrir con mucho cuidado la muestra de sangre desde una distancia baja del portaobjetos.

Análisis de la sangre:
El portaobjetos con la gota de sangre se analiza inmediatamente en el microscopio de campo oscuro. Con un aumento de 100x, es posible obtener una visión aproximada de lo siguiente

– Relación entre las células sanguíneas y el plasma sanguíneo

– Forma y número de las distintas células sanguíneas

– Movilidad y actividad de las células sanguíneas

Con 1.000 aumentos se puede evaluar el estado de la sangre A veces también se utilizan 400 aumentos.

Los resultados se documentan.


Al cabo de 1 y 2 horas y a intervalos posteriores, se observa la sangre en el portaobjetos:

– Forma de las células sanguíneas

– Actividad de las células sanguíneas

El procedimiento de control continúa hasta que los componentes de la sangre se hayan desintegrado por completo.

Se puede ver el movimiento de las células sanguíneas, así como la forma y la estabilidad de las membranas celulares (hasta el punto de degradación), así como la actividad y el tiempo de supervivencia (desde unas horas hasta 6 semanas) de las células sanguíneas y diversas características patológicas del líquido extracelular.

Durante muchos años, hemos observado un aumento de la carga de metales ligeros y pesados en la sangre de los pacientes de nuestras consultas. Esto puede comprobarse y confirmarse mediante pruebas de provocación de los laboratorios medioambientales y mediante mediciones espectrofotométricas.

La sangre de los sujetos sanos no vacunados se caracteriza por un ligero movimiento molecular browniano, por una clara distribución armoniosa de las células sanguíneas y por una clara matriz extracelular (Figura 1).

Figura 1: Sangre de un voluntario sano no vacunado. Se pueden ver (a) eritrocitos (glóbulos rojos) de forma relativamente uniforme, (b) dos neutrófilos y (c) un granulocito basófilo (glóbulos blancos).

La sangre de los pacientes vacunados (concretamente de los que han recibido las vacunas BioNTech/Pfizer o Moderna) destaca principalmente por las siguientes diferencias:

* Estructuras novedosas (Figuras 3, 4 y 5) que anteriormente sólo habíamos visto en las propias vacunas directamente (se analizaron vacunas selladas, al menos 3 lotes con más de 12 viales), por ejemplo, formas cristalinas rectangulares y cuadradas, espirales, etc., este tipo de estructuras nunca se habían encontrado en la sangre humana. Estas estructuras se encontraron con mayor frecuencia en la vacuna Comirnaty de BioNTech/Pfizer (tamaño de hasta 25 μm, el eritrocito tiene aproximadamente 7,5 μm de diámetro) (Figura 4, segunda fila a la izquierda).

* Hay una clara deformación de las membranas celulares de los eritrocitos, que por lo demás sólo encontramos en enfermos crónicos y personas con enfermedades degenerativas graves (Figura 4, 2ª fila izquierda).

* También se observan con frecuencia coágulos sanguíneos, estructuras laminares que pueden ocluir vasos pequeños (tamaño de hasta 40 μm). La viscosidad de la sangre (reducción de la capacidad de flujo de la sangre) en las personas vacunadas está significativamente elevado. Normalmente sólo vemos esta evidencia en personas con riesgo de ictus o trombosis (Figura 4, 2ª fila a la izquierda).

* La observación del proceso de descomposición (la sangre de personas sanas puede vivir activamente en el portaobjetos durante días) muestra una rápida progresión, la sangre a veces sólo vive unas horas.

* Sin embargo, los procesos de descomposición de los eritrocitos, los llamados fantasmas/sombras eritrocitarias, también pueden ser que normalmente sólo vemos en pacientes con procesos inflamatorios crónicos graves y en pacientes procesos inflamatorios severos y en pacientes con enfermedades crónicas (Figuras 2 a 5).

* Lo que llama la atención es que no hay que saber necesariamente si el paciente ha sido vacunado o no. Se puede reconocer por los cambios llamativos en la sangre del paciente.

A partir de nuestra experiencia con numerosos pacientes, nos gustaría informar de que existen disimilitudes claramente significativas en la sangre de personas vacunadas y no vacunadas. El microscopio no miente. Un trabajo limpio, una gran experiencia y unas condiciones o normas idénticas a la hora de tomar las muestras de sangre son los requisitos previos para que estas diferencias se detecten claramente.

Las imágenes de la sangre de las personas vacunadas son muy preocupantes, sobre todo porque no se sabe a dónde transfiere el cuerpo estas estructuras. Se sabe por la medicina ambiental que los metales pesados, por ejemplo, pueden entrar en el tejido conjuntivo y en el cerebro. En el caso de las vacunas y la tecnología que utilizan, nos vemos obligados a concluir que estas sustancias pueden extenderse por todo el organismo.

Documentación visual

Figura 2: Las dos imágenes muestran objetos anómalos en la sangre de un sujeto masculino de 52 años vacunado con Comirnaty. El sujeto se quejaba de una gran fatiga y agotamiento.
La imagen muestra un objeto similar en Comirnaty no adulterado de BioNTech/Pfizer (de diferentes lotes). Este tipo de objetos no son en absoluto únicos y han sido observados repetidamente por numerosos observadores independientes en diferentes muestras de sangre y en muestras de vacunas, por lo que es extremadamente improbable que sean consecuencia de una contaminación posterior. Ni que decir tiene que, debido a su tamaño, estos objetos de gran tamaño pueden provocar interrupciones en la circulación de la sangre en los vasos.
Figura 3: Comparación de cristales en la sangre y en la vacuna; a la izquierda, se encuentran formaciones cristalinas en la sangre de los sujetos de prueba vacunados con Comirnaty (BioNTech/Pfizer), las imágenes de la derecha muestran que este tipo de cristales también se encuentran en las vacunas Comirnaty. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la cantidad de una dosis de vacuna sería insuficiente para causar la alta incidencia en la sangre que se puede observar de forma regular. Por lo tanto, es razonable suponer que la vacuna también afecta a las funciones de los órganos, por ejemplo, la función del hígado, lo que daría lugar a la presencia de estas estructuras.
Figura 4: Estas 4 imágenes ilustran la variedad de fenómenos y objetos inusuales encontrados en la sangre de los sujetos vacunados con Comirnaty (BioNTech/Pfizer).
Figura 5: Los objetos que no pertenecen a la sangre también aparecen en la sangre de las personas de prueba que fueron vacunadas con Astra Zeneca. Las imágenes de la izquierda y del centro muestran la sangre a 1.000 aumentos, la imagen de la derecha a 100 aumentos.
Figura 6: Objetos anómalos en la vacuna vectorial Janssen de Johnson & Johnson. Cabe señalar que no se encontraron objetos de este tipo en todas las muestras.
Figura 7: La vacuna Comirnaty de BioNTech/Pfizer presenta una diversidad y un gran número de objetos inusuales. El gran número de plaquetas y formas cristalinas difícilmente puede interpretarse como impurezas. Aparecen regularmente y en gran número en todas las muestras.
Figura 8: Es probable que estos objetos en Comirnaty (BioNTech/Pfizer) sean impurezas, cuyo origen debe aclararse. El tamaño supera los 50 μm en algunos casos.
Figura 9: Esta imagen del tejido del pulmón de una persona vacunada revela una partícula birrefringente. Este tipo de partículas se consideran extrañas al cuerpo humano. Obsérvese la sorprendente similitud con el objeto de la figura 8, abajo a la izquierda. [Fuente: Cortesía de Arne Burkhardt y sus colegas, 2022].

Partículas metálicas en vacunas COVID-19

Mediante modernas técnicas de observación y procedimientos de análisis físico, como

– Microscopía electrónica de barrido (SEM)

– Espectroscopia de energía dispersiva de rayos X (EDX)

las dosis de la vacuna COVID-19 de

– AstraZeneca

– BioNTech/Pfizer

– Moderna

– Johnson & Johnson

– Lubecavax

– Influspit Tera

fueron investigados.

Se detectaron inesperadamente los siguientes elementos predominantemente metálicos en las dosis de AstraZeneca, BioNTech/Pfizer y Moderna:

– Metales alcalinos: cesio (Cs), potasio (K),

– Metales alcalinotérreos: calcio (Ca), bario (Ba),

– Metales de transición: cobalto (Co), hierro (Fe), cromo (Cr), titanio (Ti)

– Metales de tierras raras: cerio (Ce), gadolinio (Gd),

– Grupo minero/metal: aluminio (Al)

– Grupo del carbono: silicio (Si) (en parte, material de apoyo)

– Grupo del oxígeno: azufre (S)

Los antecedentes de nuestras investigaciones

A finales del verano de 2021, se encontraron contaminantes metálicos en viales de la vacuna Moderna en Japón. Como resultado, las autoridades japonesas suspendieron el uso de tres lotes de Moderna que contenían 1,63 millones de dosis [1]. En relación con esto, cabe destacar la muerte de dos hombres de entre 30 y 40 años que fallecieron a los pocos días de recibir la vacuna Moderna COVID-19 de los lotes en cuestión, que contenían contaminantes [2].

Además, unas semanas más tarde, se encontró materia blanca flotante en dos viales no utilizados de la vacuna COVID-19 de Pfizer [3]. Recientemente, Moderna tuvo que retirar 764.900 dosis de su vacuna COVID-19 en Europa después de que se encontrara contaminación en un vial [4]. A raíz de los diversos hallazgos de contaminación extraña en Japón, se examinaron varios viales de vacunas COVID-19 basadas en ARNm (BioNTech/Pfizer y Moderna) y AstraZeneca mediante microscopía electrónica de barrido (SEM) y se irradiaron con una cantidad de energía adecuada para detectar o descartar una posible contaminación mediante espectroscopia de rayos X dispersiva (EDX). El MEB proporciona imágenes detalladas de alta resolución de una muestra de interés utilizando un haz focalizado de electrones de alta energía y genera electrones secundarios de baja energía. La intensidad de estos electrones secundarios viene determinada principalmente por la topología de la superficie de la muestra. Además, se generan rayos X por la interacción de la muestra con el haz de electrones primarios.

Estos pueden utilizarse mediante espectroscopia de rayos X de dispersión de energía (EDX) para obtener información específica de los elementos.

Entre las partículas metálicas detectadas se encuentran el cobalto (Co), el hierro (Fe), el cromo (Cr), el titanio (Ti)), los metales de tierras raras como, por ejemplo, el cerio (Ce) y el gadolinio (Gd), el bario (Ba), el cesio (Cs), el aluminio (Al), pero también silicio (Si), azufre (S), potasio (K) y calcio (Ca). El tamaño de las partículas variaba entre 1 μm y 100 μm. No obstante, es necesario realizar más confirmaciones y mediciones, que están previstas para un futuro próximo. También se dispone de un informe más detallado de estos resultados preliminares, que se puede descargar [5].

SEM y EDX – un ejemplo de muchos …

La figura (izquierda) muestra una imagen obtenida con un microscopio electrónico secundario (SEM) de un contaminante encontrado en una muestra de AstraZeneca (Vaxzevria: lote 210101) junto con un espectro de puntos EDX (derecha) registrado en el lugar señalado en azul. El espectro de puntos EDX muestra la presencia de plata (Ag), así como trazas de azufre (S), cobalto (Co), cerio (Ce) y gadolinio (Gd) en esta contaminación. Las demás exploraciones puntuales registradas ofrecen resultados similares. El material circundante es la parte orgánica de la vacuna vectorial

Interpretación desde el punto de vista médico

En forma estable, el cesio (Cs) tiene poca importancia toxicológica. El cesio absorbido se comporta de forma similar al potasio (K), por lo que puede existir un riesgo para el equilibrio entre el potasio en la célula y en la sangre. La deficiencia de potasio puede provocar arritmias cardíacas y trastornos del desarrollo. El radiocesio tiene efectos cancerígenos. Pero también en este caso, como en el de los demás elementos encontrados, no está claro qué isótopos de los elementos en cuestión están realmente presentes.

El potasio (K) es un mineral vital. Facilita la transmisión de señales eléctricas entre las células mediante la activación de enzimas específicas. El potasio desempeña un papel decisivo en la regulación del valor del pH y también interviene en la regulación de la presión arterial. La carencia de potasio puede agravar la hipertensión arterial. La intoxicación por potasio puede poner en peligro la vida; los síntomas incluyen debilidad muscular, parálisis y arritmias cardíacas. No se sabe si el propósito de aumentar el pH es proporcionar a la vacuna un mejor acceso a la célula en el lugar de destino.

El calcio (Ca) es un mineral muy importante. De hecho, este mineral es el más importante del cuerpo humano en términos cuantitativos. El calcio mantiene los huesos y los dientes fuertes y es un factor esencial en la coagulación de la sangre. Todas las células del cuerpo necesitan calcio. El calcio estabiliza las paredes celulares, es esencial para la transmisión de señales en la célula y para la transmisión de señales en el sistema nervioso (por ejemplo, oír, ver, tocar) y también es necesario para el funcionamiento de los músculos. A largo plazo, una concentración elevada de calcio puede provocar cálculos urinarios, deterioro de la función renal, riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer de próstata. Los síntomas típicos son el aumento de la excreción de agua, náuseas, estreñimiento, vómitos, a veces pancreatitis, arritmias cardíacas, apatía, debilidad muscular, somnolencia extrema, psicosis y, en casos extremos, coma.

El bario (Ba) es tóxico para los seres humanos y los animales en forma soluble. Altera el equilibrio del potasio. En altas concentraciones, el bario bloquea los canales pasivos de potasio en la membrana celular. Esto provoca, por ejemplo, una alteración de la función de las células musculares y una deficiencia de potasio en la sangre, ya que el potasio permanece en las células en mayores cantidades. El bario también se utiliza en odontología. Esta aplicación no está exenta de problemas, a no ser que el bario que se une a los cementos dentales tenga una elevada constante de adhesión y entre en la sangre como un compuesto libremente soluble.

El cobalto (Co) es un metal pesado. El cobalto tiene una acción beneficiosa en combinación con la vitamina B12 en el cuerpo humano y es esencial para la vida. Sin embargo, en caso de sobredosis, pueden producirse síntomas como náuseas, trastornos visuales, problemas cardíacos y daños en la glándula tiroides.

El hierro (Fe) cumple una función importante en el transporte de oxígeno en los glóbulos rojos. Dependiendo de la dosis, el hierro puede ser tóxico para el tracto gastrointestinal, el sistema cardiovascular y el sistema nervioso central. En la intoxicación aguda por hierro se producen síntomas como vómitos, diarrea, coma y hemorragias en el tracto gastrointestinal, y más tarde (hasta 24 h) fiebre, trastornos de la coagulación de la sangre y daños hepáticos y renales. La sobrecarga de hierro puede causar daños a largo plazo al depositarse el hierro en los órganos y, por tanto, suponer un riesgo de enfermedades hepáticas (cirrosis, cáncer), insuficiencia cardíaca, diabetes mellitus o artrosis, hemocromatosis secundaria.

El cromo (Cr) no es tóxico en combinación. El cromo libre y en suspensión puede provocar síntomas agudos de intoxicación, como anemia, deficiencia de plaquetas, muerte de tejidos, especialmente en los riñones, inflamación gastrointestinal. La exposición crónica al cromo desencadena enfermedades como asma alérgica, bronquitis, inflamación de la piel, conjuntivitis e inflamación del hígado.

El titanio (Ti): Las aleaciones de titanio se utilizan en instrumentos quirúrgicos y en implantes, como prótesis óseas y articulares, implantes dentales, tratamientos maxilares y faciales, dispositivos cardiovasculares, etc. El dióxido de titanio se utiliza como agente blanqueador en cosméticos, complementos alimenticios y nutricionales, medicamentos, etc. En la actualidad, se está reevaluando su seguridad y se ha relacionado cada vez más con la genotoxicidad [2].

El cerio (Ce) El cerio es de baja toxicidad. El contacto directo puede provocar picores, sensibilidad al calor y lesiones cutáneas.

El gadolinio (Gd) se utiliza como agente de contraste en las imágenes por resonancia magnética. Entretanto, cada vez hay más pruebas de la presencia de residuos del metal gadolinio en el cerebro. La recomendación oficial es utilizar los medios de contraste con gadolinio sólo en los exámenes inevitables por ahora, también porque ahora se han asociado enfermedades renales agudas a crónicas con los medios de contraste con gadolinio. Los riesgos a largo plazo de la administración de medios de contraste con gadolinio son todavía desconocidos. El gadolinio libre es altamente tóxico, y el gadolinio libre se acumula en el hueso. Es posible que el gadolinio facilite el cruce de la barrera hematoencefálica.

El aluminio (Al) es el metal más común de la corteza terrestre y un material importante para una gran variedad de aplicaciones, como material de embalaje, aditivos alimentarios, cosméticos y medicamentos. A veces incluso se añade aluminio al agua potable. En los seres humanos, se sospecha que el aluminio contribuye a la enfermedad de Alzheimer [6]. En las vacunas, se cree que el aluminio se utiliza como adyuvante [7].

El silicio (Si) es el segundo elemento más abundante en masa en la biosfera después del oxígeno. El silicio es un componente básico del tejido conectivo, la piel, los tendones y ligamentos, los huesos y los cartílagos. El silicio es importante para la flexibilidad y la elasticidad de los vasos, por ejemplo, en el sistema cardiovascular. También es importante para el sistema inmunitario, por ejemplo, para la producción de linfocitos y “células carroñeras” en la lucha contra los microorganismos. Un exceso de silicio puede provocar la disolución de las células sanguíneas y causar anemia. La ingesta prolongada de cantidades excesivas de silicio puede provocar cálculos urinarios. El silicio en forma de complemento alimenticio no debe ser tomada durante el embarazo. El silicio absorbido del aire en concentraciones más elevadas puede provocar la enfermedad pulmonar silicosis. El silicio presente en las muestras procede probablemente del material de soporte.

El azufre (S) es un componente importante de varios bloques de construcción de proteínas (aminoácidos). El azufre interviene en la formación y reparación de células y tejidos, así como en el fortalecimiento del sistema inmunitario, y es importante para la producción de hormonas y enzimas. El azufre puro no es tóxico. Sin embargo, algunos compuestos de azufre en dosis más altas son tóxicos y tienen, por ejemplo, efectos inhibidores sobre las enzimas o promueven la carcinogénesis. Los compuestos de azufre tóxicos conocidos son, por ejemplo, el sulfuro de hidrógeno, el dióxido de azufre, el ácido sulfúrico y el disulfuro de carbono. La intoxicación aguda provoca estados de agitación, inconsciencia y parálisis respiratoria. En la intoxicación crónica se producen trastornos del sueño, irritabilidad, alteraciones visuales, pérdida de peso y daños renales. Aún no se ha determinado en qué combinación se encuentra el azufre en las vacunas y si son perjudiciales o tóxicas.


(2) https://www.bfr.bund.de/cm/343/neubewertung-von-titandioxid-bfr-zieht-aehnliche-schluesse-wie-die- europaeische-behoerde-fuer-lebensmittelsicherheit.pdf

Referencias

[1] https://www.reuters.com/business/healthcare-pharmaceuticals/japan-finds-stainless-steel-particles- suspended-doses-moderna-vaccine-2021-09-01/

[2] https://www.forbes.com/sites/graisondangor/2021/08/28/two-men-in-japan-die-after-covid-19-shots- from-supply-suspected-of-contamination/?sh=2a03771075e4

[3] https://www.japantimes.co.jp/news/2021/09/15/national/contaminants-pfizer-tokyo-osaka/

[4] https://www.reuters.com/business/healthcare-pharmaceuticals/moderna-recalls-thousands-covid-vaccine- doses-2022-04-08/

[5] https://2020news.de/moeglicherweise-toedliche-mrna-impfstoffchargen-enthalten-metallische- verunreinigungen/

[6] https://www.br.de/wissen/gesundheit/aluminium-gefaehrlich-gesundheit-alzheimer-100.html

[7] https://www.pei.de/SharedDocs/FAQs/DE/impfen-impfstoffe/enthalten-impfstoffe-aluminium.html

Se adjunta el artículo completo: “Investigación de las contaminaciones metálicas encontradas en las vacunas COVID-19-“basadas en vectores y ARNm”


Homogeneidad e inhomogeneidad en el espectro de las longitudes de las cadenas de PEG-lípidos y la frecuencia de daños en las vacunas de ARNm

El ARNm necesita una envoltura protectora para entrar en las células. Esta envoltura protectora está formada por nanolípidos. Los nanolípidos están estabilizados por capas de polietilenglicol (PEG). El PEG está formado por cadenas de diferentes longitudes. La estructura de una partícula de nanolípidos que protege el ARNm se muestra de forma esquemática en la siguiente figura 1.

Figura 1: Estructura esquemática de una partícula arquetípica de nanolípidos con ARNm en su interior. Esta envoltura protege el ARNm de la descomposición y la degradación a través de los propios mecanismos de defensa del organismo y garantiza que el ARNm pueda introducirse en la célula del cuerpo para reprogramar la función celular con el fin de producir las proteínas de la espiga. Puede provocar alergias. A pesar de su uso generalizado, aún no se ha realizado un estudio de toxicidad de las supuestas nanopartículas liposomales catiónicas. Los rizos ondulados exteriores indican las cadenas, fuente de la imagen: doi:10.3390/vaccines9010065.
Figura 2: Esquema del montaje para determinar los espectros de masas mediante el análisis MALDI (Desorción/Ionización Láser Asistida por Matriz) y TOF (Tiempo de Vuelo). Fuente de la imagen: https://de.wikipedia.org/wiki/Matrix-unterst%C3%BCtzte_Laser-Desorption/Ionisation.

Mediante la espectroscopia de masas por tiempo de vuelo (TOF-MS), es posible detectar el PEG y medir su longitud de cadena (véase la figura 2). Para ello, los fragmentos de la muestra se separan mediante un rayo láser, se ionizan y se desvían hacia un espejo eléctrico. Los fragmentos de diferente masa se desplazan por caminos correspondientemente más largos o más cortos y se detectan por separado en el tiempo. Las moléculas de PEG con diferentes longitudes de cadena forman entonces una distribución en el espectro MALDI. En la figura 3 puede verse un ejemplo de espectro.

Figura 3: Espectro de masas original de una muestra del lote ET1831 (BioNTech/Pfizer). Esta muestra muestra un espectro estrecho de las cadenas de PEG.

Estos espectros se registraron para diferentes lotes. Se encontraron diferentes patrones de distribución de las masas de PEG, lo que también puede interpretarse como una indicación de las diferencias en la calidad de los lotes.

A partir de las observaciones, cabe suponer que la calidad del PEG influye a largo plazo en el funcionamiento de la vacuna. En consecuencia, los lotes con un espectro de masa muy amplio y cadenas más largas protegerían el ARNm con menor eficacia. Los nanolípidos son más inestables y pueden desintegrarse pronto y antes de penetrar en la célula, liberando así el ARNm fuera de la misma. La autohidrólisis y los procesos enzimáticos pueden entonces destruir el ARNm y neutralizar finalmente su función genética.

En este tipo de lotes, pueden observarse en el campo oscuro numerosas partículas de cristales de lípidos en forma de sólidos diminutos, cuya aparición en los vasos sanguíneos puede provocar obstrucciones y los consiguientes daños de diversa índole, (Figura 4).

En la figura 5 se muestra un ejemplo de un patrón de distribución de masas de PEG amplio. Este espectro muestra una distribución plana y con cadenas más largas.

La idea de que los revestimientos de PEG ampliamente distribuidos se asocian a una vacuna de peor calidad se ilustra en la figura 6. En ella se observa que, a expensas de la mayor longitud de las cadenas de PEG, aparecen huecos en el recubrimiento superficial, lo que conlleva una reducción de la estabilidad.

La comparación de los lotes con espectros de masas de diferente homogeneidad en relación con el número de complicaciones de vacunación detectadas revela una clara correlación, Figura 7.

Figura 4: Partículas de cristales de lípidos a 1.000 aumentos en la vacuna Comirnaty de BioNTech/Pfizer. Algunos de los cristales tienen el tamaño de los glóbulos rojos (Ø 7-8 μm], los llamados eritrocitos e incluso mayores.
Figura 5: Espectro de masas original de una muestra del lote ET1831 (BioNTech/Pfizer). Esta muestra muestra una distribución relativamente plana y de cadena larga de PEG en el espectro de masas.
Figura 6: Estructura esquemática de una partícula nanolipídica defectuosa con ARNm en su interior. Esta envoltura no puede proteger con seguridad al ARNm de la descomposición. El ARNm es capaz de escapar y posteriormente se destruye rápidamente debido a su inestabilidad antes de que haya penetrado en el interior de la célula del cuerpo para modificar la función celular e inducir la producción de las proteínas de espiga que se sospecha que son tóxicas, Fuente de la imagen: doi:10.3390/vaccines9010065 y modificada por nuestro autor.
Figura 7: A partir de los espectros de masas de muestras de diferentes lotes de la vacuna Comirnaty (BioNTech/Pfizer), se compararon las longitudes máximas de las cadenas con el número de complicaciones de vacunación notificadas. Se observa una clara correlación. Los puntos azules están asociados a los números de lote de BioNTech/Pfizer analizados. La correlación entre las complicaciones de la vacuna y la calidad del PEG de los lotes indica que son precisamente los lotes de vacunas técnicamente complejos de producir y en los que las nanopartículas no se desintegran los que pueden causar la complicación de la vacuna (definición según la EMA).
Cuanto más estable sea la vacuna de ARNm, más podrá inducir a las células del cuerpo a producir proteínas de punta, y cuanto más pueda hacerlo la vacuna, mayor será el riesgo de que la persona vacunada sufra una lesión vacunal.

¿Antimonio en la vacuna Moderna?

Los siguientes análisis y hallazgos deben ser verificados por otros grupos, ya que sólo se disponía de una pequeña cantidad de material de muestra.

Los hallazgos son significativos porque el antimonio es un elemento tóxico y es necesario aclarar cuál es su función en la vacuna COVID-19 de Moderna o si es un contaminante indeseable.

Se examinaron tres muestras de viales abiertos de Moderna con residuos de 1-3 g de líquido cada una y 8 viales abiertos de BioNTech/Pfizer con residuos muy pequeños. Para poder proporcionar suficiente material de muestra para la investigación, las cantidades de sustancias se combinaron por separado.

Para el examen se utilizó un plasma acoplado inductivamente (ICP). En el ICP, los átomos de un elemento se excitan para emitir radiación. Esta radiación se detecta y el contenido del elemento respectivo puede medirse en comparación con las soluciones estándar.

Como en la medición ICP sólo se pueden detectar elementos disueltos (disolución de partículas, plaquetas, filamentos, etc.), se añadió ácido nítrico (HNO3) a las muestras y se calentó (digestión).

El procedimiento exacto y las tablas de resultados se encuentran en el apéndice.

Llamativamente, el antimonio está por encima del límite de detección, lo que indica una concentración significativa.

¿Por qué el antimonio es una sustancia dominante en la vacuna Moderna?

El límite de detección (LOD) resulta de la cantidad de muestra.

Además, había que tener en cuenta las condiciones específicas: por un lado, la intensidad de la señal del elemento respectivo en el ICP y, por otro, cuál es la contaminación general del laboratorio con diversas sustancias, por ejemplo, el agua bidestilada; el equipo de laboratorio; el ICP.

El límite de detección para el silicio tuvo que fijarse en un nivel alto porque el laboratorio maneja con frecuencia sustancias que contienen silicio como componente principal y, por tanto, existe el riesgo de contaminación.

Evaluación preliminar del antimonio

El antimonio (Sb) es un elemento natural y se define como un metal altamente tóxico. El antimonio pentavalente se considera el menos tóxico. La forma más peligrosa es el hidruro de antimonio gaseoso (stiban, SbH3).

Los compuestos organometálicos de antimonio tienen un efecto antiprotozoario/antiparasitario y se utilizan, por ejemplo, para tratar la enfermedad parasitaria tropical de la leishmaniasis. Para ello se utiliza el antimonio pentavalente (estibo[V]-gluconato de sodio), por un lado, por su mayor eficacia en comparación con el antimonio trivalente y, por otro, por la mayor toxicidad de los compuestos de antimonio trivalentes utilizados anteriormente. El antimonio también se encuentra como adyuvante antiprotozoario en las vacunas tal y como las conocíamos hasta ahora.

En Moderna, nuestros análisis encontraron un nivel elevado de antimonio en comparación con otros elementos metálicos. La dosis no era tóxica en los resultados actualmente disponibles. Todavía no está claro en qué valencia está presente el antimonio en la vacuna Moderna analizada. Hasta ahora no se ha publicado información oficial sobre la presencia de antimonio en la vacuna en general.

El antimonio bloquea los grupos SH en las enzimas de forma no competitiva, lo que explica, entre otras cosas, el efecto antiprotozoario (también antiviral). Sin embargo, estos grupos sulfhidrilos también se encuentran en las enzimas para la formación de proteínas o pueden formar parte de centros activos como las coenzimas y, por tanto, ser perturbados de forma decisiva en su importante función metabólica por el antimonio. Esta alteración también puede afectar a la médula ósea con su función clave como productora de células sanguíneas, incluidos los glóbulos rojos (portadores de oxígeno), pero también los glóbulos blancos (células de defensa). Hasta ahora, se ha descrito un efecto tóxico del óxido de antimonio en el linaje de los eritrocitos.

El antimonio puede utilizarse como óxido de antimonio en forma de nanopartículas. Sin embargo, la información oficial sobre la estructura de las nanopartículas en Moderna apunta a una estructura liposomal del recubrimiento de ARNm. No hay referencias al antimonio.

Según la información oficial, la composición de Moderna con respecto a las nanopartículas lipídicas es la siguiente

* Polietilenglicol (PEG) 2000 dimiristoilglicerol (DMG)

* 1,2-distearoil-sn-glicero-3-fosfocolina

* Colesterol

* SM-102 (propiedad de Moderna)

El uso de nanopartículas se basa en el principio de proporcionar vehículos de entrega para compuestos inmunosupresores. La razón de ello es que el efecto de las sustancias activas del ARNm depende, entre otras cosas, de su capacidad para desencadenar respuestas inmunitarias no deseadas, que pueden debilitar el efecto y desencadenar efectos no deseados en el organismo. Para ello, se utiliza el principio de inmunosupresión indirecta a través de las nanopartículas, modificando el ARNm mediante el intercambio de uracilo por N1-metil-pseudouridina y haciéndolo así menos inmunogénico [1]. Las nanopartículas pueden producirse como liposomas (esferas de bicapa lipídica) y también como nanopartículas de óxido metálico, incluidas las de óxido de antimonio.
Si tenemos en cuenta nuestros análisis en los que se detecta antimonio, cabe suponer que es menos probable que se pretenda un efecto antiprotozoario en este caso; además, se indica la presencia de un nanomaterial lipídico como envoltura del ARNm. Por lo tanto, entre los hallazgos actualmente disponibles, se mantiene la suposición de que el antimonio sirve de efecto animosupresor [2].
No es posible determinar la valencia del antimonio en Moderna. Como lo hemos descrito más arriba, las diferencias de toxicidad están en función de la valencia química: el óxido de antimonio, tal y como puede aplicarse como nanomaterial, está presente en forma pentavalente.

Ahora bien, la toxicología e inmunología de las nanopartículas aún no se ha investigado de forma concluyente; las nanopartículas de óxido de antimonio son potencialmente tóxicas para la serie hematopoyética de los glóbulos rojos. Aunque, por otra parte, se han realizado experimentos en condiciones de laboratorio con series celulares inmortalizadas artificialmente (series celulares inmortalizadas) de origen hematopoyético (células madre de la médula ósea), en los que se ha demostrado la no toxicidad, en nuestra opinión el estado actual de los conocimientos dista mucho de ser suficiente para excluir los efectos tóxicos decisivos de las nanopartículas de óxido de antimonio in vivo (en el organismo en condiciones naturales).

Independientemente del uso obvio del antimonio en Moderna, hay muchas preguntas sin respuesta sobre el manejo de las nanopartículas y también del ARNm per se; a pesar de ello, la aplicación de las vacunas en un experimento de campo se está llevando a cabo mil millones de veces en humanos.

En cuanto a las consecuencias potencialmente tóxicas, hay que señalar que se deben considerar como efectos secundarios del estibogluconato sódico pentavalente administrado directamente en el torrente sanguíneo, ya que lo más probable es que se produzca en la valencia en Moderna: náuseas, vómitos, mialgias, dolor de cabeza, letargo y cambios en el ECG; con la administración prolongada, hay que señalar neumonía, daños en el recuento sanguíneo y disfunción hepática. Cuando se producen, los daños más graves afectan principalmente al hígado y al corazón.Todos estos son acontecimientos clínicos observados después de la vacunación.

El número de casos no notificados de personas que recibieron las vacunas Moderna directamente en el torrente sanguíneo es probablemente elevado, ya que las autoridades (por ejemplo, la OMS) decidieron hace años que la aspiración antes de la aplicación de la vacuna ya no era necesaria. Esta valoración incomprensible y errónea ha sido revocada recientemente por el Stiko/RKI y se vuelve a recomendar la aspiración. El antimonio en el tejido muscular está asociado a la degradación de las fibras musculares, especialmente en las uniones de músculos a los nervios. Los cambios patológicos en las neuronas de la médula espinal causados por el antimonio se describen en la literatura [3].

Todavía no está claro dónde se depositan en el cuerpo los componentes o productos de desintegración de las vacunas y los picos producidos. Los estudios indican que las nanopartículas de óxido de antimonio tienen un efecto tóxico sobre los precursores de los glóbulos rojos [4]. Estos resultados muestran hasta qué punto la investigación toxicológica e inmunológica está aún en pañales. Se necesitan urgentemente más estudios antes de poder hacer una evaluación definitiva.Desgraciadamente, no se ha esperado a estos estudios aún pendientes y las nanopartículas ya se utilizan en las vacunas Covid.

Se sabe que:

1. la absorción de las nanopartículas lipídicas (LNP) por la célula es tóxica; si se absorben demasiadas LNP, la toxicidad de los lípidos catiónicos es tan fuerte que conduce a la muerte celular programada (apoptosis).

2. Las células supervivientes afectadas producen proteínas de punta y pueden ser destruidas por el sistema de complemento de anticuerpos o por los linfocitos asesinos.

Como este proceso también se produce en todas las células inmunitarias, las células T, B y otras células inmunitarias disminuyen, lo que da lugar a una inmunosupresión. Se trata, pues, de un efecto indirecto de las PRL.

Las ratas experimentales mostraron, por ejemplo, citosis plasmática en los ganglios linfáticos [5]. Las células plasmáticas penetran en los nódulos linfáticos y el bazo si hay muy pocas células inmunitarias.

Figura 1: La figura muestra una sección a través del tejido del bazo de un paciente que murió en estrecha relación temporal con una vacunación de COVID-19. El tejido presenta agujeros (a), que pueden explicarse por la desaparición de las células, y amiloidosis (b). La amiloidosis es el término utilizado para describir los depósitos de proteínas que son difíciles de descomponer. La amiloidosis puede estar causada por un reordenamiento de las proteínas de la espiga [6].

Referencias

[1] Karikó K, Buckstein M, Ni H, Weissman D. Suppression of RNA recognition by Toll-like receptors: the impact of nucleoside modification and the evolutionary origin of RNA. Immunity. 2005 Aug;23(2):165-75. doi: 10.1016/j.immuni.2005.06.008. PMID: 16111635.

[2] Ngobili, T. A., & Daniele, M. A. (2016). Nanoparticles and direct immunosuppression. Experimental biology and medicine (Maywood, N.J.), 241(10), 1064–1073. https://doi.org/10.1177/1535370216650053

[3] Sundar, S., & Chakravarty, J. (2010). Antimony toxicity. International journal of environmental research and public health, 7(12), 4267–4277. https://doi.org/10.3390/ijerph7124267

[4] Bregoli L, Chiarini F, Gambarelli A, Sighinolfi G, Gatti AM, Santi P, Martelli AM, Cocco L (2009) Toxicity of antimony trioxide nanoparticles on human hematopoietic progenitor cells and comparison to cell lines. Toxicology 262:121–129

[5] https://www.ema.europa.eu/en/documents/assessment-report/comirnaty-epar-public-assessment- report_en.pdf

[6] Powerpoint Presentation: „Autopsy and histopathology studies on adverse events and deaths due to COVID-19 vaccinations“, brindada en Reutlingen, cortesía del Professor Arne Burkhardt y colegas, 2022


¿Existe una modificación en la sangre como consecuencia de la vacunación con COVID-19? – Un intento de estudio comparativo basado en el análisis de imágenes mediante inteligencia artificial.

En los últimos años, los algoritmos capaces de aprender de forma autónoma a partir de los datos han pasado a formar parte de la experiencia informática de nuestra sociedad. Aplicaciones como la conducción autónoma, el razonamiento, el resumen de textos, el reconocimiento de voz, el análisis de imágenes y la traducción de idiomas se han puesto a disposición del público en general.

Para clasificar las imágenes se ha utilizado un sistema de análisis de imágenes de probada eficacia (Google AutoML Vision). Este tipo de determinaciones también son muy precisas para clasificar imágenes de diferentes tipos de nubes, por ejemplo. Al sistema se le presentan unas cuantas imágenes de cada imagen de una nube con su respectiva clasificación y se le entrena para encontrar puntos comunes entre estas fotos. El sistema aprende los puntos comunes y las diferencias y “entiende” qué parte debe aprender. Si posteriormente intenta clasificar una nueva imagen que el sistema nunca ha visto antes, la probabilidad de una predicción correcta es muy alta (más del 95%).

El mismo tipo de clasificación se ha utilizado en este análisis para predecir si una imagen de sangre es de una persona vacunada o no. Se utilizaron como entrada imágenes de muestras de sangre recogidas por profesionales, que se tomaron con la cámara del microscopio. A cada imagen se le dio la clasificación “vacunado” o “no vacunado” y se pasó al sistema para su entrenamiento.

Figura 1: Galería de imágenes, sangre de personas de prueba vacunadas y no vacunadas. En la sangre de las personas vacunadas se encuentran regularmente objetos anormales. ¿Son estos objetos los que activan la clasificación?

En este conjunto se incluyeron 12 fotos de personas vacunadas y 14 de personas no vacunadas. Dos fotos de cada categoría no se sometieron a la IA para que el modelo las clasificara. El primer paso es una fase de entrenamiento, que genera un modelo como salida que puede ser evaluado y utilizado para analizar imágenes posteriores.

Tras la fase de entrenamiento, se seleccionan dos imágenes, una de cada categoría, para realizar una predicción. Estas imágenes se excluyen del entrenamiento y no se han analizado antes.

Cada modelo incluye un valor predictivo positivo (Precisión) y una sensibilidad (Recall), que se refieren a las imágenes de sangre que fueron clasificadas como falsamente vacunadas o falsamente no vacunadas. Los resultados de falsos vacunados son aquellos en los que la imagen de la sangre de una persona no vacunada se clasifica como vacunada. Los falsos no vacunados son aquellos en los que la imagen de la sangre de una persona vacunada se clasifica como no vacunada. En el modelo entrenado aquí, no se observan resultados en la categoría de falsos vacunados o falsos no vacunados.

Un enfoque más sencillo es la llamada “Matriz de confusión”, que también muestra los mismos resultados de clasificación, ya que la predicción (“Etiqueta predicha”) coincide exactamente con la clasificación (“Etiqueta verdadera”).

Figura 2: Resultados tras el entrenamiento de la IA, más concretamente, de una red neuronal artificial. La matriz de 4 campos cuantifica la frecuencia relativa de las clases de error: verdadero-no vacunado, falso-no vacunado, verdadero-vacunado, falso-vacunado. Actualmente, esta IA entrenada clasifica con una precisión del 100%, basándose en una población muy pequeña.

A continuación mostramos ejemplos de predicción cuantitativa tanto de los no vacunados (Figuras 3 y 4) como de los vacunados (Figuras 5 y 6). Los valores son siempre cercanos a 1, es decir, la IA clasifica las imágenes de ejemplo con un alto grado de probabilidad como sangre de sujetos vacunados y sangre de sujetos no vacunados.

Figura 3: La IA clasifica correctamente la sangre de un sujeto no vacunado.
Figura 4: Aquí también se clasifica correctamente la sangre de un sujeto no vacunado. En el ejemplo se observa que se clasifican correctamente imágenes muy diferentes, es decir, creadas en condiciones de imagen distintas
Figura 5: La sangre de los sujetos vacunados contiene regularmente objetos inusuales que no pertenecen a la sangre, pero también el fenómeno de los rouleaux. Esto podría ser la explicación de los excelentes resultados de clasificación.
Figura 6: Debería ser evidente que este tipo de objetos son capaces de obstruir los vasos capilares.

La evidencia de alteraciones en la sangre -independientemente del método de análisis de sangre- como resultado de las vacunas COVID-19 está aumentando a un ritmo alarmante y se refleja cada vez más en las estadísticas pertinentes.

Como se puede ver en la clasificación de vacunados y no vacunados, se puede hacer una predicción precisa con una probabilidad de más del 98%. Aunque se trata de un estudio con un tamaño de muestra pequeño, sugiere que se justifica una investigación más amplia. En particular, dado que este tipo de investigación no se realizó durante las fases experimentales y que la sangre es un buen predictor de la enfermedad futura, se necesita urgentemente un análisis de sangre a gran escala para distinguir entre individuos vacunados y no vacunados.

Como se puede ver en la clasificación de vacunados y no vacunados, se puede hacer una predicción precisa con una probabilidad de más del 98%. Aunque se trata de un estudio con un tamaño de muestra pequeño, sugiere que se justifica una investigación más amplia. En particular, dado que este tipo de investigación no se realizó durante las fases experimentales y que la sangre es un buen predictor de la enfermedad futura, se necesita urgentemente un análisis de sangre a gran escala para distinguir entre individuos vacunados y no vacunados.


INFORME DEL INGENIERO JAVIER ESPAÑA

Proteínas con radicales metálicos, para que se utilizan

La Metaloproteina es una proteína + metal. Es un término genérico para una proteína que contiene un ion metálico como cofactor (compuesto químico no proteico que puede actuar como catalizador). Las funciones de las metaloproteínas son muy variadas en las células, actuando como enzimas, proteínas de transporte y almacenamiento, y en la transducción de señales. Un 30 % de todas las proteínas requieren metales para llevar a cabo sus funciones. El metal suele estar coordinado por átomos de nitrógenooxígeno o azufre pertenecientes a los aminoácidos de la cadena polipeptídica y/o un compuesto macrocíclico incorporado en la proteína. La presencia de los iones metálicos en las metaloenzimas les permite llevar a cabo funciones tales como reacciones redox que no pueden ser fácilmente realizadas por el conjunto limitado de grupos funcionales que se encuentran en los aminoácidos.

Ejemplos:

  • Magnesio, (glucosa 6-fosfatasa)
  • Vanadio (vanadina hemoglobina), hierro (hemoglobina),
  • Niquel (ureasa hidrogenasa,
  • Cobre (plastocianina impicada en el transporte de electrones),
  • Zinc (Carboxipeotidasa metabolizante y madurador de las proteínas),
  • Molibdeno (cataliza la reducción del NO3 a NO2 e intervienen en el metabolismo de las células eucariotas y procariotas),
  • Selenio (glutatión peroxidasa que tiene como función proteger la hemoglobina de la rotura oxidativa),
  • Titanio (inerte en el organismo, no se han detectado reacciones alérgicas del sistema de defensa humano)
  • Antimonio (causa estrés oxidante y comparte propiedades toxicológicas con el arsénico, es absorbido por las células eucariotas y procariotas, no se le conoce ventaja para ningún mecanismo de interacción celular, es importante conocer el análisis cuantitativo para asegurar que no es tóxico)
  • Cobalto (necesario para el organismo humano dado que es un componente esencial para la vitamina B 12 , su carencia va ligada a personas con malnutrición),
  • Cromo (está implicado en el transporte de la glucosa en la sangre y en la transducción de señales por ejemplo en la desfosforilización de los residuos de las proteínas),
  • Cerio (se está trabajando con las nanopartículas de óxido de cerio para eliminar el carcinoma hepatocelular de hígado más frecuente por sus propiedades antioxidantes y antiimflamatorias),
  • Godolínio (actualmente se usa como medio de contraste en las resonancias magnéticas, pero dentro del estado de la técnica ya se está investigando como vector para actuar solo en aquellas células que estén identificadas como patógenas),
  • Cesio (mejora el rendimiento de las células)
  • Potasio (es el principal catión intercelular imprescindible para la vida)
  • Bario (actualmente utilizado para realizar contrastes en radiografías, está implicado en el mecanismo de secreción de insulina de las células beta pancreáticas),
  • Silício (forma parte consustancial en las células que conforman cartílagos y huesos, así como en el tejido conjuntivo)

Palabras clave

El microscopio de campo oscuro (en inglésDark field microscope or dark ground microscope) es un microscopio que utiliza un haz enfocado de luz muy intensa en forma de un cono hueco concentrado sobre la muestra. El objeto iluminado dispersa la luz y se hace así visible contra el fondo oscuro que tiene detrás, como las partículas de polvo iluminadas por un rayo de sol que se cuela en una habitación cerrada.

En este microscopio solo se pueden ver los contornos de los sólidos, por lo cual es difícil de identificarlo en uno u otro sentido un metal, aunque este sistema se utiliza especialmente en muestras biológicas transparentes.

Microscopio de barrido

Su resolución llega a los 300.000 aumentos y si se podrían identificar diferentes metales siempre que tuviéramos catalogada dicha superficie previamente

Espectrómetro de masas

Tiene la capacidad de medir y separar iones de de masa molecular similar, de tal manera que teniendo una muestra de referencia, establece la diferencia entre la masa de esta y la de la muestra a analizar. La resolución es más cualitativo que cuantitativa

La proteína espiga

Es capaz de reconocer al receptor celular de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) y a través de él ingresar a las células que lo posean. Sin embargo, este proceso no es tan sencillo puesto que requiere a su vez de una proteasa celular que favorezca el clivaje de la proteína espiga y la fusión de las membranas celular y viral. Esta proteasa transmembrana celular se denomina TMPRSS2.1. Res

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leer Anterior

UN EQUIPO DE 60 INVESTIGADORES ALEMANES REVELA QUE DENTRO DE LAS VACUNAS DE LA COVID-19 HAY CESIO, BARIO, CROMO, TITANIO, COBALTO, ALUMINIO, HIERRO…

Leer próximo

Homenaje a Juan Domingo Shakovskoy por su valor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un Comentario