Dr. José Luis Sevillano: “Hemos detectado grafeno, no está en la etiqueta, y ellos niegan que las vacunas lleven grafeno. Paren la vacuna y vamos a buscar a los responsables porque esto es una intoxicación de masas”.

Escribió un capítulo del libro “El engaño más grande del mundo” y le llamamos para conocer su filosofía, que podría sintetizarse en esta frase: “la gente que está enfermando no solo está vacunada, está viviendo pegada a estructuras de antenas de telefonía”. Por lo que, para él; “Lo más urgente es ponerle freno a la vacunación y al despliegue de telefonía” Por si aún no lo han entendido, el doctor José Luis Sevillano, uno de los miembros de la Quinta Columna, asegura que las vacunas llevan óxido de grafeno, un producto tóxico. ¿Cómo lo han sabido? Pusieron a trabajar al químico Pablo Campra, que lo descubrió utilizando microscopios ópticos. Por otra parte, Sevillano siempre ha defendido que las personas que morían con la primera ola de las vacunas residían cerca de antenas de telefonía. Preocupado por lo que han descubierto, Sevillano afirma que “la próxima ola que venga será un desastre” y que “todo el mundo está colaborando en un asesinato de masas”.

Podría estar diciendo bobadas, podría estar equivocado, pero entonces, le preguntamos, ¿por qué su colegio de médicos le está dejando dormir tranquilo? “Porque saben que tengo razón” -responde sin pestañear -. “Desde que apareció el grafeno no me han vuelto a llamar. Si me llaman y le pongo el informe encima de una mesa, lo van a saber y van a quedar marcados y expuestos a que algún día tengan que ir a un tribunal por saberlo y no hacer nada”.

Interesante este hombre, uno más de los miles de médicos rurales que trabajan en Francia, pero probablemente el único que se atreve a decir y hacer lo que piensa. Sevillano era un desconocido y sigue siéndolo pues nadie le hace caso, lo ignoran, salvo en las redes, ese reino underground donde respiran los que no se creen el discurso oficial sobre la pandemia y las vacunas, los disidentes, ahí, Sevillano es una figura mundial.

VÍDEOENTREVISTA

CLAVES DE LA ENTREVISTA

Aquí, donde yo ejerzo la medicina rural, en Francia, hay menos derechos y libertades que en España. Aquí los médicos estamos obligados a vacunarnos si queremos ejercer la profesión.

Se ven efectos adversos de las vacunas, no es algo muy llamativo, pero yo estoy acostumbrado a vacunar de la gripe y nadie te hace una reacción, o casi nadie, y con esta vacuna se ven cosas raras. Si se ve en poblaciones rurales de 3000 habitantes, imagínate lo que se estará viendo en grandes ciudades. Se ven pericarditis, miocarditis, muertes súbitas…

DR. JOSÉ LUIS SEVILLANO
Dr José Luis Sevillano, miembro de la Quinta Columna

Esta vacuna deja los brazos magnéticos a mucha gente, lo que te hace pensar que esta vacuna no es algo normal. Y es lo que nos ha inducido a nosotros en La Quinta Columna a averiguar qué hay en las vacunas. En un mundo normal y con una vacuna normal tú no analizas una vacuna, das por hecho que la vacuna es buena. El problema que tenemos es que al haber brazos magnéticos a los que nadie ha dado una explicación, quiere decir que lo saben y no quieren que lo sepa la gente. Yo no me voy a dedicar a demostrar en un cadáver cuáles son los daños de la vacuna, primero voy a ver cuáles son los daños de la vacuna. Ese es el razonamiento que hemos llevado en La Quinta Columna para hacer esta investigación.

Hay testimonios de decenas de miles de personas magnetizadas, nos da igual que otras vacunas también, y nos da igual que haya gente no vacunada que tenga el magnetismo. Lo que sí sabemos es que en el punto donde se vacunan la gente tiene la señal de las ondas magnéticas. Esa pista nos dice que algo se está metiendo por esa vía y tenemos que saber lo que es. De ahí viene el haber intentado buscar qué había en una vacuna que pudiera dejar una zona magnetizada, que además desaparece con el tiempo y aparece en otras partes.

Nos da la sensación que se mete en otros inyectables. Enfermeros y algunos médicos nos han mandado insulina y también aparece ahí. ¿No irá en el agua de los inyectables y ni siquiera lo saben los fabricantes? Es posible. La guerra está en decirle al mundo: por aquí está entrando esto. Porque casi nadie sabe que se está inyectando esto a todo el planeta y lleva algo que no debería llevar. De ahí viene que estamos peleándonos para que la gente lo sepa. Con el informe preliminar se denunció en 110 tribunales. A ver si con este, no voy a decir que abran la vía judicial, que debería estar abierta, sino que la conciencia les remuerda. Apelamos al sentimiento de humanitarismo en jueces y demás. No a su profesionalismo, les da igual todo.

No tenemos muy seguro que tan poca cantidad consiga generar campos magnéticos detectables desde fuera. No conocemos muy bien las propiedades de este material. Es un súper conductor y un amplificador de energía. Chupa la energía de la temperatura, de las ondas, de las corrientes eléctricas y luego la lanza. A los mejor con poca cantidad se pueden generar todos estos campos que detectamos, está para estudiar. Lo que sí sabemos es que en los estudios de toxicidad del grafeno se van  reproduciendo todos los daños biológicos que nosotros vemos en la gente vacunada y la gente enferma de COVID. Además, sabíamos que esto va también en la vacuna de la gripe porque la hemos analizado, la de 2019 y 2020; podemos decir que lo que está causando la enfermedad es esto, seguro. Además, el hecho de que sea radiomodulable te da la capacidad de generar olas y nosotros, antes de descubrir el grafeno ya sabíamos que podía producir olas y que las olas coincidían con cambios electroambientales. Lo sabíamos desde hace un año. Así fuimos desarrollando la teoría ambiental de la COVID. Lo único que nos faltaba era el grafeno.

Una doctora paraguaya me buscó porque sabía que yo había hablado de antenas y ondas en la COVID y cuando vio que a un paciente suyo se le había quedado pegado un imán, que ellos utilizan en estos pacientes, que se le quedaba pegado en el punto de inoculación, a partir de ahí me puse a investigar. Ella me contactó, me dijo: tu eres el único que habla de ondas en la COVID y estoy viendo que en las vacunas se le quedan pegadas a la gente en el brazo el imán que utilizo para otras cosas. De ahí salió todo lo demás. Luego dimos con el doctor Campra y gracias a que aceptó, porque ninguno había aceptado, hicimos el primer análisis, que es muy bueno, es definitivo. Al microscopio ya se veían las partículas de grafeno y ya estaban identificadas por  catálogo. ¿Qué nos faltaba?: confirmarlo con una espectroscopia, que es lo que ha hecho Campra, que ha tardado 3 meses porque no ha tenido más que obstáculos.

En una vacuna no debe de haber nada de eso. Nada que se vea al microscopio. La vacuna es una suspensión de moléculas y las moléculas no se ven en el microscopio óptico que sí ve partículas. Esas partículas, además de grafeno, causan toxicidad seguro. Los trombos, por ejemplo, y tumores, problemas en la conducción del corazón. La gente con mucha actividad física está cayendo con arritmias, se están viendo en los deportistas, todo esto te lo causa el grafeno metido en esas vías. El grafeno tiene la capacidad de pegarse a los sitios que generan mayores campos electromagnéticos naturales, como puede ser el corazón y la cabeza. Se pega al tejido muscular del corazón y termina haciendo la miocarditis, y las arritmias, porque va buscando el tejido de conducción intracardíaco. Muchos tendrán síntomas antes de dejarlos fritos. Y esos son los que estudian los especialistas en electro fisiología del corazón. Pero esos no te van a decir por qué viene, simplemente te la van a tratar, te electro cauterizan, te hacen cosas para cortarla. Pero no te dicen por qué la tienes. Los niños mueren de forma congénita están diciendo en la prensa, de muerte súbita…

Con el primer estudio es suficiente para detener la vacuna. El segundo lo hemos hecho porque nos lo han exigido los colectivos de la verdad para mover esto de forma oficial. Tuvimos que añadir las pruebas de espectroscopía. Luego se pueden ampliar porque hay más cosas en las vacunas que son peligrosas o que pueden serlo, parece ser que es un gen, ni siquiera es un solvente acuoso, lo que diluye el contenido, en fin, cosas que no es normal que vayan en una vacuna. Imágenes que están por definir, que no es solo grafeno. Y todo esto está pendiente de estudio, pero no nos vamos a detener a sacar todo lo que está en la vacuna para luego denunciar la vacuna. Tenemos pruebas suficientes de que eso es tóxico.

Vamos a poner las denuncias en los mismos tribunales, sino en otros, y a todas las instituciones públicas, colectivos, laboratorios, universidades, y a nivel particular la gente lo irá presentando a sus médicos de cabecera, donde puedan presentarlo: ayuntamientos, centros de vacunación, medios de comunicación. La mayoría de la gente no sabe que es tóxica la vacuna.

Reiner Fullmich tiene conocimiento del informe preliminar, pero nosotros no tenemos ninguna fe en la justicia, queremos concienciar a la gente abajo. Damos por echo que la gente que trabaja en instituciones no va a hacer nada. Viven del sistema y el sistema desde muy arriba ordena esto. Lo están haciendo a nivel mundial, con lo cual, más miedo tiene la gente de oponerse a ello. Puede todo el mundo ser vacunado, revacunado, y al cabo de 15 años tienes que la población se ha reducido en dos tercios, como decía Jacques Picart en el año 72 en un programa de televisión, y la gente diría que se ha muerto de forma natural porque la prensa colabora. Está haciendo una campaña de normalización de los infartos de miocardio, de los problemas de arritmia en niños y jóvenes, como algo congénito, la prensa colabora. Nadie quiere oponerse a esto, te opones al mayor monstruo que hay hoy día. Está por encima de los estados. Los bancos están en su poder, la prensa…

La culpa no es de las farmacéuticas, la culpa es del que paga a la farmacéutica, paga al British Medical Journal y paga a todos los estados para que hagan esto.

Hay alguna patente por ahí que muestra que está en los sueros fisiológicos también. Todo lo que dependa de instituciones públicas o privadas de alto nivel está en manos de ellos y van a hacer todo lo  posible para que nadie se de cuenta de que esto es tóxico. Primero, de que no te enteres que te lo están haciendo. La etapa del brazo magnético que todo el mundo ha visto. A Susana Griso se le pegó el tenedor y sigue insistiendo con que se vacune la gente. Primera etapa: esto no existe. Todo el mundo lo ve, pero no existe. Segunda etapa: que han descubierto grafeno.  Ataca a estos tíos, que no hablen, no digan nada, que se callen. Todo el mundo ve en el microscopio lo que hay en las vacunas. Siguiente etapa, cállate, a ver si se para. Empieza a intoxicar, meten gente que no parece ni creíble. Informe definitivo. Al ataque otra vez, a impedir que saquemos el informe, nos cortan en Twitter, hacen lo posible para que la gente no lo sepa. En algunas instituciones nos están diciendo que como el informe no está en ninguna revista no le dan validez. Estamos esperando que alguna revista que pagan ellos te de cabida para tener validez. Y eso que es un envenenamiento de la población lo que están haciendo. Y siguen y seguirán vacunando hasta que consigan los objetivos. Por eso nuestro objetivo es que paren de vacunar.

El problema no es la identificación (habla de la teoría del bluetooth), el problema es la toxicidad. A lo mejor lo que identifica no es lo que intoxica, puede ser otra estructura: nanochip, microchip y más que ni siquiera tiene toxicidad. Lo importante es que el grafeno sí es tóxico. Y aunque no lo fuera, ellos no lo reconocen en su composición. Han salido hasta expertos en grafeno diciendo que es imposible, que el grafeno es negro, para que nadie piense que se haya podido meter eso en una vacuna. Todo el mundo está colaborando en un asesinato de masas.

Cuando esto se detectó en Francia no había antenas 5G y sin embargo la gente caía cerca de antenas y seguimos manteniendo la hipótesis o teoría de que la gente que está enfermando es que no solo está vacunada, es que está viviendo pegada a este tipo de estructuras y es la energía que emiten estas ondas la que favorece los infartos mientras que otros están vacunados y no les pasa nada de momento. Es decir, cuando ellos quieren hacer una ola de enfermos y muertos con este material, lo hacen.          La próxima ola que venga será un desastre. Esta vez no serán abuelitos, serán todo tipo de personas.

Según nuestra forma de ver esto, la enfermedad de la primera ola es lo que ellos han vendido como enfermedad COVID. Ancianos muy ancianos, la media era de 70-80 años y gente muy enferma. Precisamente la población que se vacuna de la gripe. Entonces a los niños se consideraba que no corrían ningún peligro. ¿Y ahora por qué sí?

Todo el mundo sabe que cuando venga la siguiente ola todo el mundo querrá vacunar a los niños, por eso deben dar ahora imagen de gente seria. ¿Cómo váis a vacunar a niños? Cuidado, pero en cuanto abráis el grifo  diréis: los niños los primeros. Son muy listos, conocen la reacción de la gente, saben que los niños no han salido tocados en las otras olas y no les pueden convencer de vacunarse. Están intentando ganar credibilidad porque en la siguiente ola todos los niños van a ser vacunados y además obligados, como todos. La próxima ola va a generar la obligatoriedad de la vacuna universal. Todos sus planes quedan al descubierto al aparecer un tóxico en la vacuna

Le cuesta a mucha gente creer que los nazis mataran a 6 millones de judíos, hay revisionistas que lo niegan, pero ha habido muertos en esos campos de trabajo. Esto es lo mismo. Costará creerlo, pero los hornos están ahí, los muertos están ahí, y las vacunas llevan un tóxico. Llevan mintiendo desde el principio. No permitían hacer autopsias y pasaron 4 meses antes de descubrir que esto hacía embolias pulmonares. Y eso pasó en una pandemia universal. Se descubrió en Italia, por ley, intervino un juzgado. Y desde entonces se trata con heparina a los enfermos de COVID. Hay mala intención desde el principio. Todo es desde el principio un gran engaño, un crimen. Es muy doloroso reconocer que vienen a por ti. Y lo entendemos porque los demás también tenemos miedo. Pero ¿qué hacemos? ¿Seguimos para delante y nos seguimos intoxicando todos? O nos paramos y decimos: ¿Esto qué es?.

Hay una campaña de prensa para normalizar las muertes y daños de la vacuna. Tienen toda una campaña preparada para que cuando veas a la gente caer pienses que es normal. Todos los periódicos al mismo tiempo publican que ir al fútbol favorece los episodios coronarios. Están normalizando la muerte y la enfermedad que causa la vacuna.

Están poniendo la tercera dosis y la de la gripe juntas. Y cuantas más dosis lleves de eso más riesgo tienen de caer. Esos que llevan cuatro dosis en el cuerpo tienen pocas posibilidades de salir vivo.  El tiempo nos lo dirá. Nos podemos equivocar, pero es probable que esta vacunación, la tercera y la de la gripe, se lleve por delante a muchísima gente.

Mi participación en el libro “El engaño más grande del mundo” es antes del descubrimiento de las vacunas. El colofón de ese libro es precisamente el descubrimiento del grafeno. O sea, no es ya un engaño, es un asesinato de masas. El mayor de la humanidad. Nunca se habían atrevido a intoxicar a la población de forma masiva y ahora lo están haciendo.

Por lo que nos van diciendo los compañeros sabemos que tanto el CDS como la ivermectina funcionan, pero no tengo pruebas para asegurarlo. De hecho, lo que necesitamos es saber la composición exacta de la vacuna para saber cómo neutralizar sus efectos, y no la conocemos. Sabemos que hay grafeno, seguro, creemos que los daños que causa el grafeno van ligados por un incremento en el balance óxido reducción biológico, del medio interno, pero ¿y lo otro que va ahí? Porque no sabemos qué va ahí.

Lo más urgente es ponerle freno a la vacunación y al despliegue de telefonía

Ningún informe de ellos ha contradicho el nuestro. Las vacunas no han sido testadas por los estados, nos basamos en lo que dicen las farmacéuticas

Les hemos hecho llegar a las autoridades sanitarias españolas el informe preliminar y el último dicen que lo van a estudiar, pero cuando lo consideren oportuno. No tienen prisa. Sabemos que ellos colaboran en esto porque sino no hubieran permitido que alguien dijera que no se hicieran autopsias, o que hayan declarado que la gripe desapareció el año pasado, o que se esté dando un pasaporte sanitario con una vacuna que permite el contagio o que se acepte que un virus lleve sin mutar todo el 2020, es un virus estable, y que en el 2021 empiece a mutar cuando empiezan con las vacunas. Y los colegios médicos callados. Y las universidades calladas. Ahora demuestras que es tóxica y callado todo el mundo.

Mis compañeros médicos me rehúyen porque saben que tengo razón. Hasta el colegio de médicos me elude. Saben que si me llaman se exponen a saber todo esto que no quieren saber, y que quede oficializado que lo saben. Desde que apareció el grafeno no me han vuelto a llamar. Si me llaman y se lo pongo encima de una mesa, lo van a saber y van a quedar marcados y expuestos a que  algún día tengan que ir a un tribunal  por saberlo y no hacer nada. Por eso me ignoran, lo que quiere decir que tengo razón en casi todo.

Hay mucha gente que está en los hospitales y están viendo quienes caen, los mismos ambulacieros lo saben, a mí me lo dicen. Pero silencio, que te quedas sin trabajo.

Ya lo veis, todo el mundo obedeciendo porque sino te quedas sin trabajo y tu carrera profesional que te ha costado muchos años ponerla en cuestión… No tienes más que seguir órdenes y así conservas tu carrera, no destruyes tu vida  ni tu familia, y ellos lo saben. Por eso dan esas órdenes y la gente las sigue.  La mayoría no sabe que le están haciendo daño, por eso tenemos que informarles.

El hecho de que haya grafeno, sea la cantidad que sea, y que sea negado por ellos, y sabiendo que el grafeno es tóxico suficiente prueba que la gente rehúya la vacuna y pida explicaciones a las autoridades. El problema no es decir si hay menos grafeno a lo mejor no hace daño, el problema es que hay grafeno, que ellos lo ha negado y que nosotros sabemos que el grafeno es tóxico. Para saber las cantidades de grafeno que son capaces de causar toxicidad en el organismo hacen falta  estudios que no vamos a esperar tampoco. Hemos detectado grafeno, no está en la etiqueta, ellos niegan que lleve grafeno. Paren la vacuna y vamos a buscar a los responsables porque esto es una intoxicación de masas.

Nota. Disculpas por el sonido del vídeo.

Leer Anterior

Dra. Matilde Iturralde: “Al comienzo de la pandemia se ensayaron muchísimos medicamentos que no sabemos hasta qué punto no han sido parte de la causa de los fallecimientos”

Leer próximo

Andreas Kalcker: “El sintron es un raticida y la gente lo toma, y la nitro es dinamita y la gente la utiliza para cardiopatías. El que argumenta que el dióxido de cloro es un desinfectante es un estúpido o un ignorante”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 Comentarios

  • […] su juego, se tendría que llamar “la enfermedad del Nuevo Orden Mundial” ya que se trata de un síndrome de irradiación aguda causada por un tóxico que se llama óxido de grafeno reducido y que ha sido inyectado en los […]

  • Non c’è solo ossido di grafene ma anche parassiti ,per quello ,usando l’ivermectina, tanti sono stati curati. Grazie per il suo coraggio, il suo impegno per aiutare la popolazione a risvegliarsi da questo inferno. Io abito in Italia e grazie alla quinta columna e a voi medici coraggiosi sono venuta a conoscenza della presenza di grafene nei vaccini. Vi ringrazio di cuore. Dio vi protegga sempre

  • Bravo doctor por vuestra valentía y bravo a la Quinta Columna!
    Tenemos que exigir análisis de los viales de todas marcas en el mundo y sabemos que hay placebos también.
    Pero más nos injectan más tenemos la mala suerte de emfermarnos y muchos de morir es una ruleta rusa y de mas quieren injectar los hijos y nietos no tenemos que aceptar ser experiencias y gañancia de la mafia farma.

  • Gostei do artigo e dou apoio. No hablo espanol mas entendo. Bem explicado.

error: Content is protected !!