Dra. Fabiana Guastavino: “No solo es que cada vez hay más gente que toma CDS sino que cada vez más médicos, más políticos, más personajes de estos que dicen que no se debería usar son los que lo toman”

La doctora Fabiana Guastavino lo tiene claro. Ella se adhirió al juramento Hipocrático para curar a la gente, no para dejarla morir, y si ahora, en medio de la triste pandemia que nos asola, tiene un arma que le está demostrando sus posibilidades terapéuticas – llámese dióxido de cloro o llámese de otra manera -, la va a usar, siempre con el consentimiento informado del paciente. Ella, como muchos otros médicos de la COMUSAV, se están jugando su prestigio y su trabajo, ella en Argentina, pero si la gente sigue defendiéndola en las calles, cosa que está pasando,  a ella y a sus compañeros médicos, no le importa seguir arriesgando su carrera. Además, la doctora confiesa que hay cada vez más políticos, también, y más médicos que toman dióxido de cloro para atajar el coronavirus. 

“Nosotros hicimos un juramento hipocrático y no es para permitir que la gente muera”

“Muchos tienen enfermedades concomitantes y no todos los pacientes lo tienen que tomar de la misma manera. Queremos que haya un control”

“Nos hemos organizado con coordinadores en cada provincia, que tienen un grupo de médicos y un grupo de farmacéuticos para asegurarnos la calidad del producto, más un grupo de distribuidores y muchos pacientes”

….

….

MM.- Dra Fabiana Guastavino, ¿Cómo van las cosas del dióxido de cloro por Argentina? ¿Se puede usar, no se puede usar, te meten en la cárcel por usarlo o por divulgarlo? ¿Cómo está el ambiente?

FG.- En muchos municipios se ha pedido la aprobación de los ensayos clínicos del dióxido de cloro, se ha pedido el uso compasivo, se ha pedido que el ministro de Salud de la nación se expida al respecto, que diga si se ha invertido en diferentes investigaciones con el dióxido de cloro y otras sustancias también. Para el tratamiento del Covid se ha pedido que se expida en cuanto a la toxicidad – el ANMAT, el órgano regulador sanitario, dice que es una sustancia tóxica y que no se puede usar -, y se ha pedido que nos muestren esos estudios científicos que dicen que no recomiendan su uso, que es una sustancia que está prohibida. Pero no lo hacen. No hemos obtenido respuesta.

El ministro de Salud de la nación sí se expidió diciendo que la respuesta la tenía el ANMAT.

MM.- ¿Qué hay que hacer para que se aprueben los ensayos clínicos?

FG.- El tema es que para que el CDS sea aprobado en nuestro país se necesitan los ensayos clínicos y desde diferentes municipios se han pedido que sean aprobados los ensayos clínicos y el uso compasivo del dióxido de cloro. Pero la cuestión es que los ensayos clínicos se hacen a través de un comité de ética que nosotros tenemos en diferentes centros hospitalarios públicos o privados y estos comités han recibido diferentes protocolos para el uso del dióxido de cloro porque se han presentado en diferentes lugares por diferentes médicos e investigadores. Pero aunque en algunos lugares les decían que les parecían muy buenos esos protocolos, que los iban a aplicar, que íbamos a hacer el estudio, una, dos, o tres semanas después terminan diciéndonos que no lo van a llevar a cabo porque la ANMAT lo prohíbe.

MM.- ¿Estos comités de ética, los hay en cualquier centro hospitalario?

FG.- No en todos. En algunos privados y públicos sí, pero no en todos.

MM.- ¿Y ellos son los que tienen la capacidad de decidir que esos estudios prosperen?

FG.- Una de las cosas que dice el ministro de Salud de la nación es que cada comité tiene autonomía, pero parece que esa autonomía no es tal.

MM.- Lo que me cuentan a mí de Argentina es que cada vez toma más gente en las calles dióxido de cloro, se hace con más desparpajo, con menos miedo. Y sin embargo en las instituciones hay un bloqueo.

FG.- No solo es que cada vez hay más gente que toma sino que cada vez más médicos, más políticos, más personajes de estos que dicen que no se debería usar son los que lo toman.

MM.- ¿Pero eso cómo lo sabes?

FG.- Tenemos conocimiento al respecto. Sí, sí, lo sabemos.

MM.- Al final, supongo que tienen que pedirle a alguien el dióxido de cloro. Alguien se lo administra y ese alguien está en contacto con vosotros. Pero ¿por qué no hacéis que se les vea la cara? Porque estamos hablando de mucha gente que está muriendo por una pandemia atroz que podría no tener esa repercusión…

FG.- Nosotros queremos hacer las cosas bien, no pedimos otra cosa, queremos hacer las cosas prolijamente. Por eso hemos armado protocolos que son de muy buena calidad para que se puedan llevar adelante los ensayos. Nosotros seguimos atendiendo a los pacientes. Hay muchos que lo consumen sin control porque lo compran y lo consumen y nosotros lo que queremos es que, primero, se lo administre gente que les diga de qué manera deben tomarlo, porque muchos tienen enfermedades concomitantes y no todos los pacientes lo tienen que tomar de la misma manera. Queremos que haya un control. Los pacientes, que saben que muchos médicos estamos trabajando con el dióxido amparados por el Tratado de Helsinki, tras conseguir el producto y empezarlo a consumir, piden asistencia para ser guiados. En Argentina nos hemos organizado con coordinadores en cada provincia que tienen un grupo de médicos y un grupo de farmacéuticos para asegurarnos la calidad del producto, más un grupo de distribuidores y muchos pacientes.

MM.- ¿Pero esto es alegal, ilegal…? Porque se supone que el dióxido de cloro está al margen de la ley… ¿Cómo podemos calificarlo?

FG.- Mientras no exista una herramienta válida para curar, nosotros, amparados en el Tratado de Helsinki, teniendo esta herramienta, la vamos a usar. Nosotros hicimos un juramento hipocrático y no es para permitir que la gente muera. Y sabemos que en Bolivia lo han aprobado y tenemos mucho contacto con los presidentes y coordinadores de los otros países de la COMUSAV o Médicos por la Verdad, gente que en realidad está trabajando hace mucho tiempo con esto. Y los que venimos trabajando con muchísimos pacientes vemos que la evolución es favorable.

MM.- ¿Los datos que tenéis de su aplicación son buenos?

FG.- Sí en los pacientes que lo usan como prevención o en las primeras etapas de la evolución de la enfermedad, porque una vez que un paciente ingresa en un centro hospitalario no hay acceso. Ahí no podemos usar ningún protocolo, no podemos emplear el dióxido de cloro a pesar de que la familia lo pide y la familia se presenta en diferentes centros con el consentimiento informado, y han ido también con un abogado, con un escribano, con amparo, pero en los centros hospitalarios no tenemos esa posibilidad, sabiendo que en otros centros, en otros países, lo están usando en etapas evolucionadas de la enfermedad con buena respuesta.

MM.- Pero solamente en los hospitales bolivianos, que yo sepa.

FG.- En la clínica del doctor Aparicio lo han podido usar. Ahora es únicamente en domicilio.

MM.- Eso es lo que le he entendido yo a él, que es únicamente en domicilio.

FG.- Incluso siendo tratamiento oral como endovenoso. Por médicos cualificados para esto, que los hay y muchos. Acá en Argentina hay médicos con muchísima experiencia. Son médicos que no se pueden mostrar porque no es conveniente. Hay una campaña mediática contra el CDS acá en Argentina muy fuerte.

MM.- En Argentina y en todos los lados.

FG.- Sí, una campaña de desinformación, de querer confundirlo con el hipoclorito de sodio.

MM.- Es siempre la misma historia. Habrá que seguir presionando para que la gente tome conciencia de que este producto se tiene que investigar. Es un producto que está dando unas señales importantísimas y hay que investigar para conocer sus límites.

FG.- Tenemos muchos políticos comprometidos que cuentan que lo usan y que se están comprometiendo con la situación, que están muy angustiados por esto. Ellos están haciendo presentaciones, están pidiendo que se investigue, que se permitan los ensayos clínicos. Y cada vez son más. Estamos peleando contra molinos de viento, como digo yo.

MM.- Pero entre unos y otros se van dando señales de que las cosas se pueden ir modificando y que el hecho mismo de que exista una COMUSAV es un paso adelante muy importante. Que se unan tantos médicos, que se unan tantas voluntades para defender al dióxido… En MM hemos escrito que nunca un medicamento, un producto sanitario, ha suscitado tantas adhesiones e improperios.

FG.- El paciente que tuvo la posibilidad de usarlo y que estaba con Covid positivo y venia con mucha sintomatología y pudo ver que su evolución fue favorable y rápida, ese paciente es nuestra mejor campaña de difusión.

MM.- Claro, el vecino se lo va contando al vecino y… Es una bola imparable.

FG.- Claro. En realidad son ellos los que están haciendo la fuerza que nosotros estamos necesitando. No son los médicos, por más que estos estemos asistiendo. En realidad son los vecinos, son los ciudadanos, los que lo han consumido. Son los que tuvieron un familiar que rápidamente sanó con el dióxido de cloro. Esos son los que nos estimulan a seguir adelante. Porque a veces las campañas mediáticas en contra son tan fuertes y las acusaciones que recibimos son tantas que a nosotros nos estimula muchísimo que ellos sean los que todo el tiempo nos estén dando su apoyo, diciendo: estamos rezando por ustedes, los estamos acompañando, no bajen los brazos, y para un médico nada hay más gratificante que eso, no hay dinero que lo pague.

MM.- El otro día entrevistaba a un empresario español que ha creado una pegatina enorme que se ve de lejos y se pone en los coches, para defender al CDS. En fin, que hay campañas y modos y maneras que hace la gente común, los usuarios, que pueden ayudar muchísimo.

FG.- También han hecho muchos jingles en los diferentes medios y por ahí, y ponen pegatinas, eso acá también.

MM.- La imaginación al poder.

FGF.- Esperemos que en el futuro nos vemos de nuevo y podamos decir que en algún centro se aprobaron los ensayos clínicos.

Leer Anterior

Decenas de periodistas de todo el mundo asistieron a una rueda de prensa de la COMUSAV que presentó los éxitos del CDS frente al coronavirus

Leer próximo

La reparadora hora de otoño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios

  • Hola quisiera me pasen un teléfono o dirección de la dra Fabiana estoy tomando csd y necesito ma asesoramiento

error: Content is protected !!