DR. JUAN CARLOS PEREZ OLMEDO: “La medicina tiene mucho de farsa y la industria farmacéutica es la que controla y dirige el pensamiento de la mayoría de los médicos”

Cuando conversamos con el doctor Juan Carlos Pérez Olmedo, hace dos días, la realidad era la que sigue: el farmacéutico Juan Francisco Martí estaba al borde la muerte por coronavirus en la UCI del hospital de la Plana, en Castellón, España, los médicos de este hospital se negaban a que recibiera las sesiones de ozonoterapia que la esposa del enfermo requería y un juez dictaba sentencia negándoles tal posibilidad. Hoy, dos días después, Juanfran, así le llaman en casa, ha recibido las dos primeras sesiones de ozono, “está estable y su tolerancia es excelente” y aún se desconocen los resultados de las últimas analíticas. Mientras tanto, los especialistas en ozonoterapia, el equipo del doctor Juan Carlos Pérez Olmedo, están a punto de realizar la tercera sesión. Hacen una cada 8 horas. Si Juanfran respondiera bien al tratamiento, en unos días estará tomándose una cerveza con el doctor Pérez Olmedo, como le pasó con otro paciente, un constructor zamorano. Se la tomaron en Pontevedra, que es donde ejerce de ozono terapeuta el doctor. Y todo gracias a que un nuevo juez, adoptando medida cautelarísima, ha decidido que por encima de todo priman las medidas compasivas.

Olvídense pues de la segunda pregunta de la presente charla, hoy día las cosas, afortunadamente, han cambiado para Juanfran, pero no la olviden, ese es el ambiente que se respiraba en torno a un hombre que aún se debate entre la vida y la muerte. Y reflexionemos: ¿A quién pertenece nuestro cuerpo llegado el caso fatídico de no tener más salida que la muerte? ¿A un hospital, a un juez, a la familia del moribundo? Por otro lado: ¿Qué es eso de la ozonoterapia? Quién mejor para contárnoslo que el médico que vela por la salud de Juanfran, el doctor Juan Carlos Pérez Olmedo:

ENTREVISTA EN VÍDEO

CLAVES DE LA ENTREVISTA

Estuve administrando durante 4 días en la UCI del hospital de Torrejón, en Madrid, a un enfermo que estaba muy grave, llevaba mes y medio ingresado, intubado y con fallo renal, y estaba con hemodiálisis permanente. Tenía COVID y había tenido una recidiva. El tratamiento duró 4 días. Cada 8 horas, por vía nasogástrica e intravenosa, insuflé ozono intravenosos directo con excelente tolerancia, sin alterar ningún otro tratamiento, ayudando nada más. Hace unos días vino mi paciente de Torrejón a Pontevedra y nos tomamos una cerveza. Esa es la historia del señor Lorenzo.

El farmacéutico Juan Francisco Martí está en la UCI del hospital de la Plana, en Castllón, España.

Lo de Castellón de la Plana ha sido lamentable. En principio había una actitud positiva en el sentido de realizar el tratamiento. Tuvimos una reunión con la jefatura de servicio de la UCI y el director del hospital y la actitud de aquel era absolutamente negativa. Fue muy desagradable. No dejó que le ensañara datos y publicaciones al respecto. Se negaron a que practicáramos la ozonoterapia porque decía que no estaban en las guías de la COVID. Yo le pregunté si había administrado alguna vez Lopinavir y Ritonavir y me dijo que sí. Le pregunté si eso estaba en las guías y se quedó callado queriendo dar por zanjada la reunión. Le expliqué que era un tratamiento con una excelente tolerancia y que si no funcionara no alteraría para nada la evolución del paciente en el sentido negativo, y que tiene argumentos razonables para que el tratamiento modifique favorablemente la evolución de la enfermedad. En otros países y otros compañeros han hecho lo mismo que yo en UCIs y han visto que esos pacientes han evolucionado fantásticamente.

Hay publicaciones que están indexadas en el PubMed, la de Ibiza, del doctor Alberto Hernández, por ejemplo, y recientemente se aprobó por la Agencia Española del Medicamento un ensayo clínico promovido por Hernández, del hospital de Ibiza, para enfermos COVID, y para que fuera aprobado se tuvo que documentar fehacientemente, se aportaron documentos científicos de China, de Irán,….

Yo formo parte de un ensayo clínico con ozono intravenoso directo con enfermos COVID en el hospital de las Emergencias de Santiago de Chile.

El ozono es una molécula inestable que se tiene que generar in situ, en el sitio donde se realiza el tratamiento, porque una vez que se tiene desaparece. Tienes que llevar un generador que alimentamos con oxígeno y de ahí sale una mezcla de oxígeno y ozono, el 97% viene siendo oxígeno y el resto es ozono que es lo que se administra a los pacientes. Debo añadir que un número importante de hospitales españoles tiene generadores de ozono y están realizando tratamientos de ozonoterpia, sobre todo en las unidades del dolor y en traumatología.

Acabo de recibir un correo donde la clínica de Navarra está interesada en el tratamiento con ozonoterapia, tanto la pública como la privada.

Esta pandemia que estamos sufriendo no solo depende de la vacuna, depende de encontrar tratamientos que tranquilicen a los pacientes que sufren la enfermedad del COVID 19, pacientes que puedan decir: “He pillado el COVID, pero sé que tengo un tratamiento que me puede ayudar”.

La ozonoterapia no tiene ningún efecto secundario, es fácil de administrar, tiene un mecanismo de acción de amplio espectro. Aumenta el transporte del oxígeno a los tejidos y a los órganos, cuando el oxígeno llega a las células todo funciona muchísimo mejor, el sistema inmune funciona mejor y el sistema antioxidante y el sistema inflamatorio. Es decir, que todos esos mecanismos que tiene la ozonoterapia de ser oxigenante, ser inmunomodulador, de activar los sistemas enzimáticos antioxidantes endógenos, de regular la cascada inflamatoria antiinflamatoria y por encima ser un germicida muy potente in vitro puede ayudar muchísimo en el tratamiento de muchas enfermedades, sobre todo en las infecciosas. Tratamos cáncer, aparato locomotor…,pero las enfermedades infecciosas tienen todos los argumentos para que el ozono pueda funcionar perfectamente y ayudar como terapia complementaria y sin efectos secundarios.

El problema es que el ozono es una molécula inestable que no se puede envasar, como el oxígeno, en una botella. El ozono desaparece nada más formarse y no se puede vender. A la industria farmacéutica le encantaría poder controlar la molécula ozona, pero no puede porque no se puede patentar. Y de ahí deriva todo.

La ozonoterapia es un tratamiento que lleva 150 años realizándose en el mundo con éxito, tratando muchísimas enfermedades. Jamás se ha explicado en las universidades en las carreras de medicina. Y es por una sola razón puramente y estrictamente económica. La razón es que la industria farmacéutica no puede controlar la ozonoterapia. La medicina tiene mucho de farsa y la industria farmacéutica es la que controla y dirige el pensamiento de la mayoría de los médicos. La ozonoterapia jamás pagará hoteles, viajes ni mariscadas…

Interviene en patología dolorosa de columna, es uno de los mejores tratamientos. No creo que haya un tratamiento mejor para la hernia discal, el dolor de la columna en general por fibrosis posquirúrgica, para la artrosis, para el tratamiento de artrosis de rodilla, de hombros… Es un tratamiento muy sencillo que funciona muy bien, funciona con sesiones, no es por arte de magia. Con 15 o 20 sesiones el 90% de los pacientes van bien.

La gente cuando acude a las consultas es por dolor. Lo importante es eliminar el dolor. No se va a curar la artrosis, que es una enfermedad degenerativa y que va a seguir degenerando. Yo creo que tengo 4 o 5 hernias discales, pero yo vivo con ellas y no tengo ningún dolor, no necesito que nadie me opere de nada. El 90% de las personas de 30 para arriba posiblemente todos tengan hernias discales, pero ese no es el problema, el problema es el dolor, cuando duelen. Cuando esa zona de la hernia discal está inflamada se produce una liberación de moléculas que irrita la raíz nerviosa y hay que desinflamarla y los medicamentos no llegan a la zona de la inflamación. El ozono sí, es capaz de desinflamar esa zona y cuando desinflamas esa zona la gente queda bien para toda su vida, sin ningún problema de dolor de hernia discal.

El ozono tiene un gran efecto antimetastásico como ha quedado demostrado en la universidad alemana de Marburgo por todo el equipo de veterinaria oncológica que tienen publicaciones en el International Journal of Cancer o en el Clinical Reacher of Cáncer. Yo trabajo mucho en cáncer y de hecho viajo mucho a Palencia porque los tratamientos con ozono intraperitonial para el cáncer los realizo allí. Es un tratamiento que aporta calidad de vida y esa calidad de vida va asociado a un aumento de la supervivencia.

Los estudios de Hamburgo han demostrado que el grupo que recibía ozono tenía muchas menos metástasis que los otros grupos, pero diferencias abismales.

Actúa en enfermedades degenerativas, en el Parkinson, la esclerosis múltiple, alzheimer, como activa los sistemas enzimáticos antioxidantes pues actúa en todas las enfermedades degenerativas, isquémicas, cardiovasculares, en un montón de enfermedades, por decir, actúa en todas las enfermedades. Es un tratamiento complementario muy eficaz. El ozono es la medicina del bienestar y el antienvejecimiento. El ozono aporta salud y la mejor inmunidad es la salud, que es lo mejor que hay para combatir cualquier enfermedad infecciosa, como el COVID 19.

Un hospital público no tendría ningún medicamento más barato que el ozono. Una botella de oxígeno sería capaz de hacer mil o dos mil sesiones. No creo que haya ninguna terapia más barata que el ozono para un hospital público. Es increíblemente barato. A lo mejor un tratamiento podría valer 1 o 2 euros. Otra cosa es en la privada, que tiene sus instalaciones, sus enfermeras, sus generadores de ozono… Pero la pública… Estaría encantado de que esto fuera una oferta a todo el mundo desde la Sanidad pública. Es incomprensible que no lo hagan, es una cosa demencial. El ozono podría haber salvado miles de vidas en esta epidemia si se hubiera instalado. Si se empezara a tratar a un enfermo de coronavirus en el hospital desde que entra, por vía rectal, sanguínea, estoy seguro que muchísimos pacientes no pasarían a la siguiente fase.

Leer Anterior

Un juez ordena al hospital de la Plana, en Castellón, que aplique la ozonoterapia en la UCI a Juan Francisco Martí, muy grave debido al coronavirus

Leer próximo

De estar en la UCI, sedado e intubado, a estar despierto, el ozono ha devuelto a la vida en 48 horas al farmacéutico Juan Fran Martí. Su médico, el doctor Pérez Olmedo, es el primer sorprendido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 Comentarios

  • ¿Tiene alguna utilidad la máquina de Ozono que se vende como “La Máquina de la Vida?

  • Creo qué lo peor es poder llegar a ello, con toda la mierda qué tenemos y si lo consigues,da gracias a quien te lo pueda proporcionar. Ojalá llegue a ser una realidad.Lo digo cómo parte implicada.

  • Excelente doctor Pérez Olmedo, el que sabe sabe y se demuestra que hay profesionales que piensan y no son robots programados por los que inventaron esta enfermedad

  • Por qué no se hizo ?

  • És MARAVILLOSO toda estás bondades del OZONO,DIOS QUISIERA QUE EN AMERICA DEL SUR SE IMPLEMENTARAN ESTAS HERRAMIENTAS PARA LA MEJORA DE LA SALUD DE MILLONES DE PERSONAS AFECTADAS. GRACIAS POR LA INFORMACION

  • Que maravilla de noticia! En la narrativa oficial de esta crisis de mas de 18 meses no se ha hablado de prevención ni tratamiento ambulatorio. Llama la atención que la consigna ha sido mantener a los consultorios medicos fuera de la acción, solo se destaca la sala de urgencias de los hospitales. El diagnostico centrado únicamente en un test que no fue diseñado para ello y que da miles de falsos positivos y sin acompañarse de observación de síntomas clínicos por parte de un medico permitió crear la figura de “paciente asintomático” que solo aumento el terror de la sociedad al acercarse a cualquier humano aunque se vea perfectamente sano. Resulta extraño que se ha dado la falsa idea de que no hay nada que hacer para tratar en casa el Covid desde los primeros sintomas en los primeros dos a tres días. El protocolo del Dr Zelenko de NY fue usado por presidentes y otras figuras desde que inicio la crisis y ha salvado a miles de personas que no han terminado en el hospital. Lo han usado multiples medicos de distintos países. Dos científicos alemanes crearon un estudio basado en los primeros resultados de la investigación empírica del Dr Zelenko. La web de American Frontline Doctors describe este y otros exitosos protocolos . Interesante mencionarles la terapia de ozono para incluir. Tantas vidas perdidas por una actitud prepotente como la descrita en esta noticia y decisiones absurdas de muchos que olvidaron su promesa hipocrática de no hacer daño y salvar vidas!! Las decisiones de la cabeza de la salud y gobiernos se han centrado solo en las inyecciones experimentales que sin duda han traído buenos dividendos a las farmacéuticas y a los inversionistas, pero hay medicinas de larga trayectoria, muy seguras, efectivas y muy económicas que de haberse usado desde la primavera pasada ya no tendríamos este circo romano en todo el mundo.

  • Magnífica entrevista. Una vez más felicitar a Madrid Market. Y mandar todo el apoyo posible al doctor Juan Carlos Pérez para que siga actuando con honestidad y eficacia. Y solicitar el apoyo de juristas que ayuden a defender a los pacientes contra las arbitrariedades de algunos hospitales y algunos médicos. En mi opinión la mayoría de hospitales y médicos actúa con buena intención y ayudan mucho a los pacientes. Pero hay casos verdaderamente sangrantes donde se junta la ignorancia, la prepotencia, la avaricia, y la total falta de empatía con los pacientes. Ojalá el Estado de derecho prevalezca y se puede llevar ante los tribunales a esos personas que no merecen el título de Medicos. Debe caer sobre ellos el peso de la ley en toda su extensión.

error: Content is protected !!