Dra. Patricia Callisperis: “El dióxido de cloro es uno de los descubrimientos médicos más importantes de los últimos 100 años”

La doctora Callisperis tenía una enfermedad en la boca que le impedía hasta el habla. Ningún médico conseguía dar con su enfermedad, ni en Bolivia, ni en Brasil ni en Estados Unidos. Probó el dióxido de cloro… y hasta hoy. “El dióxido de cloro es una sustancia que provoca una oxigenación celular a nivel mitocondrial”, dice, refiriéndose a cómo actúa en el organismo este producto al que miles de médicos defienden y millones denostan.

Bolivia se ha convertido en el primer país que ha aprobado el uso del dióxido de cloro en la lucha contra el coronavirus y está teniendo éxito, a juzgar por los datos recabados por la COMUSAV, una organización médica internacional con presencia en más de 20 países, también en España.

La doctora Callisperis, traumatóloga en pediatría por la universidad Sao Paulo de Brasil, es vicepresidenta de la Asociación Internacional PIA LAT y presidenta de COMUSAV en Bolivia.

MM.- ¿A quién se le ocurrió crear la COMUSAV, cuándo lo ingeniaron?

PC.- La lidera el coronel Guillermo Tamayo, de Ecuador, que es la persona que está al frente de la tormenta del coronavirus. Él es quien ha iniciado este movimiento a nivel mundial. Muchos de nosotros hemos acudido a su llamada porque ya trabajábamos con el dióxido de cloro, pero no teníamos una estructura que nos pudiera impulsar. Ahora somos más de 3.000 médicos que podemos trabajar unidos con un único fin: salvar vidas.

MM.- ¿Cuándo lo iniciaron, este año o el pasado?

PC.- Este año, hace unos seis meses.

MM.- Bolivia es uno de los países latinos con más índice de contagios y mortalidad debido al coronavirus. ¿Sigue siendo así?

PC.- Sí. Infelizmente salimos de un gobierno con el que estábamos muy atrasados en medicina. Han sido 14 años en los que no se ha invertido en salud y nos ha llegado esta pandemia sin hospitales de primer nivel en áreas rurales. El coronavirus le ha dado duro a Bolivia.

MM.- Usted, doctora, dice usar el dióxido de cloro desde hace 3 años porque tenía lesiones terribles en la boca que le impedían hasta el habla. ¿Fue ese el detonante que la impulsó a introducirlo en los hospitales?

PC.- Sí, porque mi experiencia ha sido buena. Yo tenía unas lesiones importantes en la boca, donde me han dado 5 o 6 diagnósticos. He acudido incluso a colegas de otras partes, a Brasil y a Estados Unidos, y la sospecha era un liquen plano, después una herpangina, después coxsackie… Era una dependienta de remedios, tomaba 4 medicamentos porque pensaban que era un tipo de hongo y no me podía curar, hasta que empecé con el dióxido de cloro. Nunca he vuelto a tener lesiones en la boca.

MM.- ¿Lo toma permanentemente o lo ha dejado de tomar?

PC.- Lo tomo por períodos. Hace 3 años que lo hago así. El protocolo es de 3 semanas, descansas una semana y después retomas otra semana. Pero con el tiempo de la pandemia desde hace 3 meses lo tomo seguido sin suspender, de forma constante.

MM.- ¿Cómo empezó la pugna para conseguir la autorización del uso del CDS en los hospitales de su país? ¿Quién lo presentó y a quién?

PC.- Lo que hemos hecho fue: había una ciudad, Beni – situada en una región de Bolivia que no tiene recursos, hablando de medicina -, donde estaba el ojo de la tormenta del coronavirus. Ahí fuimos un grupo de voluntarios médicos para llevar equipos de bioseguridad, aunque mi colega y yo fuéramos con el objetivo también de llevar el dióxido de cloro, objetivo que presentamos al ministro de salud, que en la época era el doctor Marcelo Navajas, quien lo autorizó bajo la premisa de que estábamos realizando un estudio internacional liderado por los doctores Eduardo Insignares y Yohanny Andrade, y a la cabeza el coronel Tamayo. Pero cuando llegamos al Beni, el ministro fue destituido y no pudimos hacerlo porque la autorización del ministro fue verbal. Así que comenzamos con las brigadas a atender enfermos casa por casa. Empezamos a registrar, a documentar, y aunque muchos de ellos no tienen acceso a laboratorios básicos, ni a radiografías, tenemos registros documentados en vídeos. El vecino, viendo que el otro vecino se recuperaba, en vez de estar asustado, encerrado en su casa, se daba cuenta que podíamos ayudar. Veían que el dióxido de cloro les protegía y no se contagiaban, así que la forma en la que atendíamos a un paciente era distinta. Se ha creado una conciencia social y eso ha llevado a que vayamos tocando las puertas de diferentes instancias gubernamentales. Comenzamos con el Comité de Bioética, mandamos una carta al ministerio de Salud, y Andreas Kalcker mandó una carta en febrero a nuestra presidenta, Jeanine Áñez, donde afirmaba que podía acabar con la pandemia en 3 semanas, pero no recibió respuesta hasta ahora.

MM.- ¿A pesar de los resultados que se estaban obteniendo, no les hicieron caso?

PC.- Sí, a pesar de los resultados. Se está trabajando con el dióxido de cloro, pero aún no es como quisiéramos. Hay un alcalde que sí ha aceptado que trabajemos con el dióxido de cloro en su municipio y realmente la diferencia entre el antes y después del dióxido de cloro es abismal. Estamos hablando de San José de Chiquitos, una ciudad situada a unos 200 km de Santa Cruz. Su alcalde es Germain Caballero. Aquí se logró dar de alta a más de 22 pacientes, se ha disminuido el contagio, ya no hay contagio en San José de Chiquitos, no están en una cuarentena rígida, están en una flexible, y su economía ha comenzado otra vez a desarrollarse. El alcalde ha invitado al ministerio de salud, al Comité Científico, incluso a la OMS, pero nadie fue a visitarlo a pesar de los resultados favorables.

MM.- El uso del dióxido de cloro primero lo aprobó el Senado y luego la Cámara Alta. ¿Y el gobierno, qué dijo?

PC.- Ahora estamos en un compás de espera porque lo tiene que aprobar la presidenta, pero ya fue aprobado en las dos cámaras.

MM.- O sea que al final, al menos políticamente, sí les ha salido bien, se ha aceptado su propuesta…

PC.- Sí, sí. La gran ventaja de que salga esa ley es que vamos a poder hacer lo que hemos buscado hacer y hemos logrado que los médicos que usamos el dióxido de cloro no seamos perseguidos, porque nos han amenazado inclusive con meternos a la cárcel, no entiendo porqué, solo estamos salvando vidas y vamos a poder desarrollar trabajos de investigación con mayor libertad.

MM.- Un representante de la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud, AGEMED, de su país dijo en televisión que el dióxido de cloro puede provocar bloqueo renal, bloqueo hepático y grandes daños a nivel del organismo. ¿Presentó la ministra de Sanidad de Bolivia esos casos clínicos o casos de muertes, como se dice que hay?

PC.- No, y le he solicitado públicamente que muestre esas historias clínicas porque mínimamente tendríamos que tener gasometrías, pero hasta la fecha no me han llegado esos estudios, que son una copia de lo que dice la FDA. No han hecho ningún estudio para verificar que es tóxico, que causa hepatopatías, que causa metahemoglobinemia, es una copia fiel de lo que dice la FDA y creo que como países independientes y libres podemos hacer nuestros trabajos científicos y tener nuestro propio análisis. La AGEMED no tiene porqué regular el dióxido de cloro porque no es un producto químico, no es un remedio, es un agua mineral, es como si se tuviesen que regular las gaseosas.

MM.- ¿El primer experimento con CDS en la población dónde y cómo se hizo? ¿Con qué resultados?

PC.- No fue un experimento. Tenemos que dejar claro que esta sustancia está siendo estudiada desde hace más de 13 años y que el dióxido de cloro lo llevamos utilizando 100 años. Todo esto comenzó con Jim Humble, que llevó a su expedición en la Amazonia hipoclorito de sodio y ácido clorhídrico para purificar el agua, porque es lo que es, un purificador de agua. Cuando llegaron a la Amazonia, de su expedición fue el único que no adquirió malaria y empezó a darle el agua purificada con dióxido de cloro a sus compañeros, y cuál sería su sorpresa, que curaron. Ahí empezaron justamente los estudios. Y hace 13 años, Andreas Kalcker desarrolló el dióxido de cloro en gas, que es el CDS. Así que no es un experimento, en realidad es una sustancia de la que ya está confirmada su eficacia antivirus, bacterias y hongos. Va a matar a cualquier bacteria, virus, hongo o parásito, incluido el coronavirus.

MM.- Si no fue en San José de Chiquitos, ¿dónde fue la primera intervención?

PC.- En la ciudad de Trinidad. El primer departamento fue en Beli. En Trinidad, con la CEJUVE, Comisión Estatal de la Juventud, y César Álvarez, Johnny Tereva… logramos documentar 1.250 pacientes.

MM.- ¿1.250 pacientes no contagiados, recuperados…?

PC.- Recuperados. Pacientes con sintomatología en un estadio 2A que, con el dióxido de cloro, la saturación de oxígeno, el incremento biodisponible de oxígeno, a los 3 días los pacientes ya estaban recuperados. Y lo tenemos filmado y documentado.

MM.- ¿Y ustedes qué hacen con esa documentación?

PC.- Toda esa documentación la anexamos al estudio que se está haciendo a través de la COMUSAV.

MM.- No me diga que lo que están haciendo ustedes no es algo insólito. Está todo el mundo buscando soluciones, remedios y ustedes, Bolivia, es el primer país que aprueba este producto, que está además perseguido en todos los otros países, o que está denostado, yo lo veo no como un experimento, a lo mejor la palabra no es la adecuada, pero desde luego es algo insólito.

PC.- Tal vez, sin duda, pero si analizamos el dióxido de cloro como lo que es, una sustancia que tiene un ph equilibrado y oxigena absolutamente, es un tipo de oxigenación a nivel mitocondrial, lo que hace es mejorar la función de todos los órganos. Al mejorar todos los órganos no va a curar solo el coronavirus, cura otras patologías, como el alzheimer. Andreas Kalcker tiene una patente de cura del alzheimer. Nosotros estamos acostumbrados a ser enfermos crónicos. Me explico. Si uno es diabético está acostumbrado a despertar y tomar su remedio para estar y vivir más o menos bien el resto de tu vida siendo diabético. Con el dióxido de cloro te llegas a curar, pues elimina la dependencia química de ciertos medicamentos para mantenerte bien.

MM.- Lo del alzheimer es más insólito aún. ¿Lo tienen ustedes comprobado?

PC.- De algunas patologías ya se tienen registros. Sí, se tiene comprobado. Y existen otras enfermedades, como el cáncer. Uno de los errores más grandes de la medicina ha sido la quimioterapia. El cáncer se desarrolla en un estado de acidez metabólica, así que si estás usando dióxido de cloro estás manteniendo tu cuerpo en un ph estable, por lo que las posibilidades de que puedas tener cáncer son mínimas, y los pacientes que tienen cáncer se pueden curar con el dióxido de cloro asociado a otro tipo de tratamientos como la fitoterapia.

MM.- ¿Han aplicado el dióxido de cloro al cáncer o a la quimioterapia con buenos resultados? ¿Tienen documentación al respecto?

PC.- Sí. Se tiene registrada la cura de cáncer haciendo seguimientos de muchos pacientes alrededor del mundo. Es una realidad y no podemos permitir que quede como algo insólito o algo que no existe. Creo que es momento de que la comunidad científica se quite la venda de los ojos y nos permitan y se permitan analizar esta sustancia que, creo, es uno de los descubrimientos más importantes de los últimos 100 años de la medicina.

MM.- Caramba, me pone los pelos de punta. ¿Cómo se usa ahora en los hospitales?

PC.- Lo que nosotros estamos haciendo es ejercer nuestros derechos de ser médicos, porque tenemos un juramento al ser médicos, que es el hipocrático, donde tenemos la obligación de salvar vidas. Nos amparamos en el acuerdo de Helsinki, artículo 37… Entonces, si estamos ante una enfermedad que es desconocida y no existe un medicamento comprobado, podemos ampararnos en los acuerdos de Helsinki explicando al paciente todas las bondades del dióxido de cloro o del remedio que vas a utilizar y, si el enfermo está de acuerdo, firma una nota en la que se dice lo que se le ha explicado, y con esa autorización del paciente, con ese consentimiento informado del paciente, estamos por encima de cualquier ley ministerial que nos impida actuar.

MM.- El gobernador de Tarija, Adrián Oliva, reconoció en la cadena de televisión Unitel que se estaba utilizando el dióxido de cloro contra el coronavirus. Dijo que se había tratado ya a un grupo de pacientes y que se estaban planteando cómo llegar a un número mayor, pues los resultados eran buenos. ¿Puede darnos más detalles de este caso?

PC.- El gran problema que hubo cuando los gobernantes comenzaron a asumir que sí se podía curar con el dióxido de cloro, me imagino que hubo presiones políticas, es que no se permitió seguir adelante. En Tarija, si bien la universidad está empezando a producir el dióxido de cloro, se ha parado su distribución por la negativa del ministerio de Salud.

MM.- ¿Con el antes y después se refiere al número de contagios y número de fallecimientos?

PC.- Claro, número de contagios, de fallecimientos. En la región del Beni, donde iniciamos nosotros y estaba el ojo de la tormenta del coronavirus, cuando hemos comenzado con el dióxido de cloro, las estadísticas, se pueden comprobar, han empezado a bajar y han empezado a subir en otros departamentos. Ahora el departamento del Beni es uno de los menos azotados por el coronavirus.

MM.- ¿Por qué en el Beni ahora no y en otros sitios sí? ¿El virus está desapareciendo?

PC.- El departamento de la ciudad de Beni era uno de los más contagiados, tanto es así que hemos ido como voluntariado para ayudar a esa población. Nosotros atribuimos al uso del dióxido de cloro que haya empezado a bajar el contagio, y es que la gente lo está utilizando porque ha visto la eficacia en el vecino, en el amigo, en el abuelito, la gente que estaba en un estadio 2A o 2B ha mejorado.

MM.- En San José de Chiquitos, ¿el programa que hacen ustedes es general, de toda la población, o se ha limitado a una serie de casos concretos?

PC.- Ahí se hizo todo un programa que dirigió su alcalde, el doctor Germaín Caballero. Nosotros hemos capacitado a los médicos, los doctores del hospital, que están en una región donde no tienen acceso ni a ventiladores. Allí, para acceder a un ventilador tienen que viajar 250 kilómetros hasta llegar a la ciudad central, Santa Cruz, donde los hospitales estaban colapsados. Con el dióxido de cloro se puede hacer prevención y curación y ellos han hecho un programa siguiendo la cadena epidemiológica de contagiados, donde si había un contagiado, se hacía un tratamiento a las personas que habían tenido contacto con él. Hay testimonios, registros de los hospitales, hemos ido hacia el virus con el dióxido de cloro.

MM.- En la investigación que han realizado participa el Colegio Médico, el SEDES, Servicios Departamentales de Salud y el Colegio de Bioquímica y Farmacia.

PC.- No. El alcalde invitó a todas estas instancias para que vean los alcances que se han logrado con el tratamiento de los protocolos que utilizamos en COMUSAV para el coronavirus, pero esas autoridades no acudieron. La única instancia que acudió fue la universidad, la René Moreno, que es la que está produciendo dióxido de cloro y que lo está entregando de forma oficial a esa ciudad. Porque, ¿cuál es nuestro objetivo? Como COMUSAV estamos capacitando a los médicos, enseñándoles, abriéndoles los ojos, estamos haciendo que las universidades comiencen a producir porque hubo una avalancha gigante de productos que no eran dióxido de cloro. Se utilizaban otro tipo de sustancias que estaban causando daño a la salud. En realidad es un coste bajo, así que con ayuda de los gobiernos producen el dióxido de cloro y lo distribuyen a la población en un precio justo y con el producto adecuando.

MM.- ¿Cuántos médicos hay involucrados en el proceso en su país?

PC.- En Bolivia debemos llegar a unos 600 médicos, entre voluntarios, médicos oficiales, muchos anónimos porque son dependientes del ministerio y este ha amenazado con expulsarlos de sus trabajos en el caso de que usen dióxido de cloro.

MM.- Caramba, qué persecución.

PC.- Sí, es terrible. Lo único que pedimos como COMUSAV internacional es que nos permitan hacer el trabajo, trabajos científicos, utilizar el consentimiento informado. Somos libres de escoger con qué nos queremos curar. Somos dueños de nuestro cuerpo. Si tú le explicas a un ser humano, a una persona, que hay una sustancia que es un agua mineral que le puede curar y él firma el consentimiento informado, nadie tiene por qué perseguirnos, ni acusarnos, expulsarnos de nuestros trabajos ni amenazarnos de cárcel. Permítannos hacer trabajos y estudios científicos.

MM.- ¿Qué tal le tratan los medios de comunicación de su país?

PC.- La prensa independiente es la salvación del mundo, porque estamos en un mundo donde la prensa está manipulada, así como los médicos; es momento de que todos abramos los ojos.

MM.- Si no le he entendido mal, la cámara alta y la cámara baja lo tienen aprobado, la presidenta tiene simplemente que firmarlo, pero ¿las instituciones médicas no están de acuerdo?

PC.- Las instituciones médicas están cerradas porque en la medicina dos más dos no son cuatro, todo puede cambiar. Ellas creen en las disposiciones y argumentos de la OMS y la FDA, lo cual es cuestionable. Somos un país libre e independiente y nos podemos permitir hacer trabajos científicos y obtener nuestros propios resultados, pues el dióxido de cloro no contiene clorito. La FDA y esas afirmaciones que hace que dicen que el dióxido de cloro lo contiene son falsas. El hipoclorito de sodio es otra sustancia. Es como que queramos confundir agua con agua oxigenada. En el informe de la FDA habla claramente de clorito, algo que no contiene el dióxido de cloro. El dióxido de cloro es un átomo de cloro y dos de oxígeno. Al ingresar dentro del cuerpo, el átomo de cloro se desprende y se vuelve sal y la sal es eliminada en la transpiración y en la orina, entonces no causa hepatopatía, no causa hemoglobina, y está demostrado.

MM.- ¿En qué consiste la ley aprobada para su uso y fabricación exactamente?

PC.- La ley nos va a permitir no ser perseguidos y desarrollar estudios de investigación en forma libre con las universidades que quieran hacerlos. Las personas que queramos hacer las terapias de oxigenación celular vamos a ser libres de realizar trabajos, estudios, tratamientos, etcétera.

MM.- Volvemos un poquito atrás… ¿Cómo actúa el CDS en el organismo?

PC.- El dióxido de cloro es una sustancia que provoca una oxigenación celular a nivel mitocondrial. Esa es su esencia. Al lograrlo, la función de los diferentes órganos se optimiza hasta en un 90%, por lo que muchas de las enfermedades van a ser eliminadas. Es como una bomba energética, un regulador del metabolismo, es una sustancia que mantiene un ph ideal en el cuerpo. Esas son las claves del dióxido de cloro. Por eso es tan favorable para muchas enfermedades y parece algo tan increíble. No te oxigena solo un pedazo, no es un remedio que actúa en una región, es un agua mineral que nos oxigena a nivel mitocondrial.

MM.- El creador del CDS, Andreas Kalcker, asegura que hay 7.000 casos documentados en la COMUSAV de personas chequeadas antes y después con PCR y que tomaron dióxido de cloro con éxito. ¿Podemos ver esos casos? ¿Los han visto las autoridades sanitarias?

PC.- Estamos terminando de presentarlos porque no queremos cometer ningún error y se van a terminar de documentar para presentarlos de una forma unificada. Son 7.000 casos que hemos documentado con el rigor científico que ameritan, pero ya debe de haber muchos más casos porque, por ejemplo, los testimonios filmados son más de 15.000 en todo Latinoamérica.

MM.- ¿Casos que no son solo de coronavirus sino de cualquier otro tipo de enfermedad?

PC- Dengue, malaria, coronavirus…

MM.- ¿Quién es Andreas Kalcker?

PC.- Es un ser humano que ha descubierto una de las sustancias más importantes de la medicina de los últimos 100 años. Creo que merece un premio Nobel, merece un reconocimiento internacional y deberíamos dejar de humillarlo porque durante 13 años es lo que han hecho en España y en otras regiones.

VERSIÓN EN VÍDEO DE LA ENTREVISTA

Otros temas:

Dr. Pedro Chávez: “Toda mi familia toma dióxido de cloro: mis suegros, mis hijos, mis amigos, todos, y nadie se ha infectado de coronavirus”

Dr. Manuel Aparicio: “COMUSAV está en 19 países, somos más de 3000 médicos, mucho más de 10.000 casos documentados que se han curado con dióxido de cloro”

3000 médicos crean la COMUSAV para defender el uso del dióxido de cloro contra el coronavirus

Leer Anterior

LA MANIFESTACIÓN DE LA PLANDEMIA

Leer próximo

Meletos del chim pum

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 Comentarios

  • Dra. Buenas tardes yo soy hipertensa lo puedo tomar y como lo tendría que tomar,

    tengo una hermana que tiene deabetes y es hipertensa ella también lo puede tomar y como y lo mas importante como lo puedo obtener

  • Excelente entrevista, los mejores testimonios son la realidad en las personas que se curan, es salvar vidas.

    Solicito por favor que me proporcionen algún medio como contactarme con la Dra. Patríca Callisperis, hemos seguido varias de sus entrevistas y quisiéramos tener una conferencia de ella en nuestra Ciudad de Moquegua Perú, organizamos en nuestra pastoral de la salud y pastoral familiar de nuestra Diócesis.

    Muchas gracias y que Dios los bendiga y proteja.

    Lorenzo Begazo. +051 953962151

  • Dios quiera que todo el mundo conozca esta sustancia, dióxido de cloro, para curar el coronavirus y otras enfermedades, no se como aun hay personajes que desinforman a la población sobre el uso de esta importante sustancia. Personalmente, hace más de un mes lo estoy tomando, soy paciente con diálisis peritoneal, y como dijo alguien en Ecuador, el único efecto secundario es que me siento mejor, ahora puedo dormir mejor y no me duelen las articulaciones. El dióxido de cloro no es toxico y esta mas que demostrado.

  • Pienso que lo que esta pasando obedece a intereses económicos internacionales. Muchas medicinas son dadas con el concepto de tomarse a perpetuidad así las transnacionales ganan mas y mas dinero. Hay mucho detras de esto, sobretodo CORRUPCIÓN, falta de ética, integridad, valores…… politicos que no saben sumar dos mas dos y se suman a la patraña, jugosas ganancias para ellos también, negociados por todos lados. La vida de los seres humanos no cuenta, la ganancia SÍ!

    • En donde o cómo se consigue el Dióxido de cloro para prevenir enfermedades Gracias y mucha suerte .

  • Muy extena la información. Quiero prepararlo para metástasis en pulmón. Cômo lo preparo yo?

  • […] Dra. Patricia Callisperis: “El dióxido de cloro es uno de los descubrimientos médicos más impor… ← COMUSAV2 […]

  • Nuestro RECONOCIMIENTO a la COMUSAV: COALICIÓN MUNDIAL SALUD y VIDA, liderada con el Crnl GUILLERMO TAMAYO de ECUADOR, hoy ya en 21 más de 21 Países, con más de 3 Mil Médicos, Científicos e Investigadores, con más de 10 mil casos Documentados de Sanación del Coronavirus y otras Enfermedades. Gracias al tenaz y perseverante trabajo de Investigación iniciado, ampliado y complementado científicamente por el Dr. ANDREAS LUDWIG KALCKER, Biólogo, Biofísico, Investigador Innovador y Connotado Científico de Clase Mundial. Sigamos Adelante el Trabajo recien comienza y el MUNDO GLOBALIIZADO ya sabe que “¡INCURABLE ERA AYER!”.

  • […] Dra. Patricia Callisperis: “El dióxido de cloro es uno de los descubrimientos médicos más i… […]

  • Buenas tardes:
    Muy importante en la medicina científica debe ser reconocido a nivel internacional
    Cómo lo están haciendo ustedes los profesionales del tema y estoy seguro que si lograrán el objetivo gracias.

    • Por qué dice llevamos utilizando 100 años. Todo esto comenzó con Jim Humble, que llevó a su expedición en la Amazonia hipoclorito de sodio y ácido clorhídrico para purificar el agua, porque es lo que es, un purificador de agua luego no es hípoclorito no es lavandina que trae con función o que estoy equivocado o está mal redactado no es clorito de sodio por favor rectifiquen

      • La sustancia se una hace más de 100 años para purificar agua principalmente, jim humble, fue quien relacionó este producto con curar en principio la malaria y dióxido de cloro se produce a partir de clorito más ácido, pero haciendo esa reacción de gota+gota (MMS) y se añade agua y se bebé. Pues se considera que de la reacción queda residuo de clorito. Espero haber aclarado algo. Un saludo

    • Yo tomo CDS hace 2 meses y pase de largo el covid19, mi esposa e hijo no agarraron el Virus viviendo a mi lado
      Es una pena que hayan bloqueado la página de Andreas Kalcker en Bolivia y de todos los seguidores y consumidores de CDS y recomendar a nuestros habitantes que visiten la página de COMUSAV para no caer en falsificadores de la solución mineral
      Lo bautice como el “DIOX DE LA VIDA”

error: Content is protected !!