Héctor Ribao (naturópata): “Hemos encontrado una bebida fermentativa, el VIr, que es la madre de todos los productos, algo así como la levadura, el gérmen que utilizamos para fermentar cualquier sustancia”

Encuentro con el investigador de medicina intestinal y naturópata Héctor Ribao

LOS PRODUCTOS DE MICROVIVER ALIMENTAN  MÁS AL TIEMPO QUE CUIDAN DE LA MICROBIOTA

VODEOENTREVISTA

CLAVES DE LA ENTREVISTA

La NUTRICIÓN SIMBIÓTICA es el reconocimiento de que las funciones digestivas están sujetas al microbioma, a la flora bacteriana, que es un conjunto de microorganismos que forman parte de nosotros y nosotros formamos parte de ellos y la vida se sustenta en esa simbiosis; La colaboración entre nuestro material genético, nuestras células, y la diversidad de vida microbiológica que está dentro de nosotros… Y esa microbiota, esa flora intestinal, reside en el sistema digestivo, que podemos ver como un reflejo del suelo de la tierra.

Productos Microvir entre ellos el de Cúrcuma, el Carbon, Polen de Pino, Vital Vir…

La NUTRICIÓN SIMBIÓTICA está enfocada en que la flora bacteriana y nuestra propia microbiota funcione lo mejor posible para que los alimentos que tomemos no solo nos nutran sino que sigan cuidando de esa microbiota.

Una parte de la digestión del organismo sucede durante la fermentación del microbioma. Yo he colaborado con MICROVIVER 15 años creando un proceso de investigación en la fitofermentación láctica, la fermentación que facilitan las bacterias ácido lácticas y otro conjunto de bacterias. Todos conocemos la chucrut o el yogur o el vino y la cerveza, que son subproductos de la fermentación. Ahí logramos una mayor disponibilidad de los nutrientes de esa maceración, donde se van liberando los nutrientes y conservando en un medio que tiene que ver con la bajada de acidez, sobre todo el ácido láctico y otros ácidos que estabilizan esos nutrientes y los conservan. Es una manera de recuperar parte de la cocina de todas las culturas. Su conocimiento de los alimentos fermentados.

CÚRCUMA. Nuestra cúrcuma es de altísima calidad ecológica. Podemos perseguir toda su custodia, desde la producción hasta su llegada a España, viene de Perú. Trabajada con procesos manuales y tradicionales es fermentada con nuestras cepas, que se llaman “Vir”, desarrolladas por Luis Antonio Lázaro y Ánder, que son el padre y la madre de nuestra sopa simbiótica la cual ha fermentado esta cúrcuma.

Si hubiera que elegir entre las 10 plantas con mayores propiedades reconocidas por la medicina y no solo por los miles de años de tradición, que deberían bastarnos para considerarla un gran antiinflamatorio, la cúrcuma es un potentísimo antioxidante con propiedades reguladoras del sistema inmunitario, un adaptógeno. La cúrcuma en el sistema asiático está tanto en los alimentos como en la farmacopea. Una de sus mayores dificultades es la asimilación en el cuerpo, sus principios activos son poco solubles en agua. La fermentación es una de las maneras de alcanzar la máxima biodisponibilidad que la cúrcuma tiene de manera que poquita cantidad de esa cúrcuma nos procura los nutrientes que una gran cantidad de cúrcuma necesitaría. Esto lo podemos asimilar con la idea de dosis terapéuticas. Los alimentos terapéuticos hay que tomarlos en poca cantidad porque tienen una concentración nutricional muy alta; media cucharadita o una entera repartida a lo largo del día. Puedes utilizarla en una sopa, para un wok de verduras, para elaborar salsas frías. La preparación fermentativa trabaja a baja temperatura de manera que los principios activos no se pierden, no se alteran a temperatura ambiente. La capacidad medicinal que tiene esta cúrcuma cuando la cocinamos o sobrecalentamos la perdemos. Una pequeña cucharadita en ensaladas es un aderezo estupendo, y por supuesto son alimentos ricos para incorporarlos en nuestra alimentación diaria.

Luis A. Lázaro, creador de MICROVIVER

La cúrcuma es una maravillosa planta que cuenta con el poder acompañar de manera natural a la inflamación para que el cuerpo resuelva sus procesos inflamatorios. Es uno de los productos estrella de microviver. Hay muchos problemas digestivos que parten de una mala fermentación, para los gases, para la salud biliar y hepática… No aporta antioxidantes, pero protege la mucosa del intestino, que es la primera interesada en desinflamarse. Los problemas intestinales son uno de los problemas crónicos de la población. Si con la cúrcuma se desinflaman las tripas va a ayudar a que asimilemos mejor los nutrientes de nuestra dieta.

Las bebidas simbióticas en una primera fermentación contienen  una base de cepas en comunión, en sinergia, cepas vivas diferenciadas de los probióticos con los que contamos y que podemos incorporar a nuestra nutrición pues las podemos utilizar como salsas en nuestras verduras o echar unas gotas al agua para bebérnoslas. Las hay prebióticas y probióticas y están llenas de oligoelementos, nutrientes y enzimas que forman parte de esa vitalidad de los alimentos fermentados.

Todo esto viene de Luis Lázaro, un gran investigador que ha unido a diferentes equipos.

Muy cercano a este concepto de agricultura regenerativa y regeneración del suelo trajeron de fuentes de la medicina china y oriental conocimientos de la medicina intestinal. En MICROVIVER hay un laboratorio dedicado a la ecología y otro a la investigación de las terapias naturales, que convergen en una serie de campos donde los microorganismos trabajan en conjunto. La vida es una expresión de esa sintropía, de esa simbiosis. Eso sucede hace más de 20 años y lleva 7 u 8 comprobar que las plantas o las sustancias naturales, como puede ser el polen de abeja, introducidas en esta sopa Vir, un conjunto de levaduras, de bacterias, se han conservado y desde hace 10 o 12 años monitorizamos, yo también intervengo, y experimentamos con estos productos.

Recogemos lo tradicional y lo observamos con los ojos de la gente contemporánea, y entonces poder utilizar esa tecnología – esto no es nuevo por cierto porque hay alimentos fermentados en todo el mundo -, para encontrar una bebida fermentativa que es el “Vir”, la madre de todos los productos, que es como la levadura, el germen que utilizamos para fermentar cualquier sustancia. Eso si es un trabajo único y una de las genialidades de Luis y Ánder. Hemos alterado la flora y la fauna del planeta, hemos equilibrado su manera de entrar en equilibrio. Al abrigo de estas tecnologías que de pronto podían comerse el petróleo como limpiar fosas sépticas como fijar nutrientes al suelo nos sirven para fijar nutrientes, mantener intestinos limpios, mejorar nuestras digestiones, y aprovechas esos nutrientes especiales que cada planta, cada sustancia nos provee.

AJO NEGRO. Todos conocemos las propiedades del ajo: circulatorias, inmunitarias, respiratorias… La EMA es el alimento al que reconoce más propiedades medicinales. El ajo negro multiplica por diez sus posibilidades antioxidantes ya que la mayoría de los compuestos al entrar en el organismo se pierden, es un proceso parecido al del dióxido de cloro. A las sustancias azufradas les ocurre lo mismo. Pero el ajo negro consigue fijarlas. Al fijarlas consigue propiedades anticancerígenas, recuperadoras de isquemias cerebrales, al tiempo que puede mejorar nuestra cocina, puede utilizarse como una especia o algo que pude mejorar las propiedades organolépticas     de los alimentos, enriquecerla.

POLEN DE PINO. Los investigadores modernos recuperan el valor del polen de pino como un regulador endocrino. El polen es parte del sistema reproductivo de un árbol y tiene sustancias que son miméticas a nuestra testosterona, hay una serie de esteroles que son precursores de las hormonas. Pequeños nutrientes en dosis fáciles de asimilar pueden generar efectos reguladores en el organismo.

Este polen es muy interesante para personas a partir de 45-50 años, pero está desaconsejado en embarazadas. La dosis es de 15 a 30 gotas una, dos o tres veces al día. Es bueno en épocas de andropausia y menopausia o la gente que ha perdido motivación o fuerza, quienes sufren el desequilibrio de su sistema endocrino. Nosotros investigamos en estos alimentos simbióticos que no son  medicamentos.

VITALVIR. He estado siempre enamorado de VitalVir, una especie de complejo total que está elaborado con polen de abeja, jalea real, propóleo y miel. Es un cóctel que tiene el poder de todo lo que las abejas nos conceden. El polen fermentado libera la asimilación de toda la concentración de nutrientes. Entre un 8 y un 10 por ciento de lo que comes es lo que asimilas y con este producto eso se multiplica unas cuantas veces. Es un revitalizador, un adaptógeno, cuando tienes las defensas altas en épocas de estrés, exámenes, convalecencias, es para niños en crecimiento, embarazadas…

Estamos investigando la artemisa annua, pero no se comercializa, pero tenemos un carbón vegetal con una arcilla que se alía con el proceso de higienizar el intestino, de preparar el suelo de nuestro jardín. Este carbón no está fermentado, es un carbón de gran calidad. Y hay productos como el hierro fermentado con una asimilación altísima.

Lo que nos interesa es sostener productos que tienen un rango de acción amplio, como por ejemplo el silicio fermentado, un producto olvidado en la nutrición.

 

 

 

 

Leer Anterior

¡Ese Madrid transparente!

Leer próximo

Mas Madrid presenta hoy en el Congreso una PNL sobre el cannabis y distintos grupos cannabicos darán una rueda de prensa posteriormente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!