RESUMEN del informe con la bibliografía científica disponible sobre la no toxicidad y posible eficacia del dióxido de cloro

La devastación sanitaria y económica (que al final también se hace también sanitaria) crece día a día. Fármacos muy utilizados (hidroxicloroquina, interferones, remdesivir, lopinavir o ritonavir), han mostrando tener “poco o ningún efecto” en ensayos clínicos ya concluidos i. Por ello, además de seguir buscando nuevos fármacos, es necesario estudiar seriamente las posibilidades curativas de algunas moléculas que al darse en la naturaleza no pueden ser patentadas.

Algunas Universidades y Colegios de Médicos de nuestro país han visto información correcta y quieren organizar debate científico transparente que muestre toda la información a médicos y pacientes, y aplicando la metodología de la medicina basada en la videncia, permitan:

a)    Detectar los productos realmente útiles, para estudiarlos en más profundidad y optimizar su uso en la prevención y cura de esta enfermedad

b)    Identificar los productos o técnicas que no tengan efecto real, y de ese modo evitar que la

población las siga usando inútilmente.

En particular, aquí damos información sobre el clorito sódico (NaClO2), sal aprobada como medicamento experimental para el tratamiento de ELA con el nombre de NP001ii y el dióxido de cloro (ClO2), gas aprobado en USA y la UE como desinfectante para agua potableiii, procesado de alimentos, y lavado de frutas y verduras frescasiv, mostrando que

  1. No son tóxicos en las dosis que se recomiendan para tratar virosis

  2. Hay indicios muy razonables de que pueden ser efectivos frente a diversos tipos de virosis incluido el sars-cov-2

A) SEGURIDAD Y TOXICIDAD según la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EEUU) y la ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry)

Una nota de prensa del Ministerio de Justicia español declara que ha habido “26 consultas al Servicio de Información Toxicológica (SIT) por consumo de MMS (NaClO2 al 28% mezclado con ácido cítrico al 50%)”v. Pero en 2018 (último año con datos disponibles) hubo 63.752 consultasvi. (pág. 19). Pero los productos homeopáticos, por ejemplo, no tienen toxicidad alguna (son ultradiluciones con trazas indetectables de sustancias), y sin embargo 446 personas llamaron por sentirse intoxicadas por ellos, 17 veces más que por clorito sódico.

Los medios de comunicación que advierten de su peligro ignoran los estudios publicados, y se basan únicamente en algún testimonio anecdótico (no científico) y en comunicados de la FDA (Food and Drug Administration, EEUU)vii y de la AEMPS (Agencia Española del Medicamento)viii que dicen “las soluciones de ClO2 (…) no se han sometido a ningún tipo de evaluación o autorización por las autoridades competentes que garantice que la relación beneficio/riesgo sea positiva (…) por vía oral puede producir

dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea, que pueden llevar a deshidratación, fallo renal, anuria, anemia hemolítica y metahemoglobinemia”. Pero no reporta dosis tóxica de referencia alguna, ni estudios científicos en los que sustentar estas afirmaciones. Las hacen en base a casos anecdóticos de consumo de NaClO2 a dosis indeterminadas (todo producto es tóxico si se usa en cantidades suficientemente grandes). E ignoran que el NaClO2 ha sido reconocido por la FDA en 2011 y por la European Medicines Agency en 2013, como medicamento huérfano para tratamiento experimental de ELA.

En 2000 la EPA (Agencia de Protección Ambiental de EEUU) presenta informe toxicológico basado en revisión de 25 estudios en roedores, monos y humanos, determinando que la dosis máxima de ClO2 con la que no se observan efectos adversos por vía oral es 3 mg/kg/dia. La dosis usada por los médicos contra la COVID-19 en Latinoamérica es 1 mg/kg/día, muy inferior a la que la EPA considera seguraix, x.

En 2004 el Departamento de Salud de EEUU se hizo eco de los niveles seguros de la EPA en otro informe de la ATSDR (Agency for Toxic Substances and Disease Registry)xi.

En 2011 la FDA designa al clorito sódico como medicamento huérfano para tratamiento experimental de ELA. Obviamente, si lo reconocen como tratamiento, asumen que no es tóxico xii

En 2013 la EMA, European Medicines Agency, también lo designa como medicamento huérfano para el tratamiento experimental de ELA.xiii,

En 2014 la compañía Neuraltus Pharmaceuticals completó ensayo clínico fase I para evaluar la seguridad y tolerancia de la exposición aguda. Dosis únicas crecientes de hasta 3,2 mg/kg/día resultaron ser seguras y bien toleradas, y no hubo eventos adversos serios ni variaciones en parámetros relevantesxiv.

En 2015 se hizo ensayo clínico multicéntrico en fase II aleatorizado, doble ciego en hospitales lidres de EEUU (Clínica Mayo, Universidad de Columbia…). Aportó evidencia de clase I de que el NaClO2 fue “en general, seguro y bien tolerado”, excepto por dolor en el lugar de la infusión y mareo transitorioxv.

B) INDICIOS RAZONABLES SOBRE SU EFICACIA

para varias enfermedades, incluida la COVID-19

No hay pruebas de máximo nivel científico que avalen el uso del ClO2 ni del Na ClO2, pero tenemos indicios razonables sobre su eficacia para varias enfermedades, incluida la COVID-19. Indicios de una eficacia superior a la reportada para una larga lista de fármacos aprobados oficialmente para su tratamientoxvi y más que suficientes para justificar la realización de estudios piloto y ensayos clínicos, así como la aprobación del uso compasivo o adyuvante.

En 1972 Journal of Economic Entomology publica aumento de la longevidad de abejas que bebieron agua con 10 ppm y 100 ppm de ClO2, frente a las que la bebieron con 0, 1, 1.000 y 10.000 ppmxvii.

En 1998, PMID: 9717676, doi: 10.1007/BF02962364, Rafanti publica que el WF10 (cuyo principio activo es Na ClO2) en un estudio doble ciego, mostró regular las citoquinas de forma sostenida en casos con SIDA, reduciendo la tasa de hospitalización (p = 0.01) y la de muerte (p = 0.02)xviii.

En 2004 Radiother Oncol muestra, en un estudio multicéntrico, que el WF10 produjo “reducción significativa” de la cistitis hemorrágica tardía provocada por radioterapiaxix.

En 2007 J Med Assoc Thai. informa que con WF10 se vieron reducidas la mucositis, disfagia, dolor de boca, alteración del sabor y pérdida de peso provocados por el tratamiento de radioterapia y quimioterapia para cáncer orofaríngeoxx

En 2008 se publica, doi: 10.1186/1745-6215-9-71, estudio en que el ClO2 como colutorio reduce el mal olor bucal en personas sanas.xxi

En 2011 J Foot Ankle Surg publica que las inyecciones de WF-10 mostraron ser útiles para el tratamiento local de la úlcera de pie diabético en estudio aleatorizado doble ciegoxxii.

En 2013 Plos One publica que el ClO2 es un potente agente oxidante capaz de acabar en segundos con organismos pequeños (bacterias y virus) xxiii.

En 2014 Se publica, doi: 10.3109/21678421.2014.951940, un ensayo clínico aleatorizado para tratamiento de ELA con NaClO2 por vía endovenosa, multicéntrico en EEUU que encontró prometedor efecto antiinflamatorio y tolerancia total a las dosis empleadas de hasta 3,2 mg/kg/día xxiv.

En 2015 Neurology, neuroimmunology and neuroinflammation publica otro ensayo fase II aleatorizado doble ciego, para el tratamiento de ELA con clorito sódico endovenoso, en algunos de los hospitales más importantes de EEUU (Clínica Mayo, Universidad de Columbia…)xxv. Mostró que el porcentaje de pacientes que detuvo la progresión de la enfermedad durante 6 meses de tratamiento aumentó en los grupos con más fármaco (p=0,004 incluyendo los controles históricos apareados programados)

En 2016 Journal of Applied Biological Chemistry, habla de un potencial anticancerígeno del dióxido de cloro aplicado en cinco tipos de células humanas con cáncer de mama y cáncer colorrectal, por su relación con la producción de ROS (Reactive Oxygen Species)xxvi.

En 2017 Int J Environ Res Public Health publica que el dióxido de cloro desactiva al 98,2% de los microbios en concentraciones tan bajas como de 5 a 20 ppm, mientras que el 93,7% de las células animales usadas sobrevivieron a 200 ppmxxvii.

En 2018 Journal of Cancer Treatment & Diagnosis reporta dos pacientes tratados con éxito con dióxido de cloro, hidroxicitrato y ácido lipoico, uno de ellos como adyuvante en el tratamiento de adenocarcinoma metastásico en el páncreas y otro para un cáncer de próstataxxviii,

En 2018 Neurology Today informa de un tercer ensayo clínico fase 2B con Clorito de sodio. Resultados pendientes de publicaron, pero los biomarcadores que se planeaba medir no parecieron mejorar respecto al placeboxxix. Pero en 2019 Economy and Societyxxx publica que hay alta probabilidad de que algunos pacientes del grupo placebo tomaran el fármaco por su cuenta. La web que ellos mismos habían construido en la fase anterior del ensayo para asesorarse mutuamente muestra que tenían fácil acceso al medicamentoxxxi.

En 2019 Infection, Genetics and Evolution mostró capacidad antiviral del dióxido de cloro en células de cerdo infectadas con PRRSV (virus del síndrome respiratorio y reproductivo porcino)xxxii. Inhibe la replicación del virus, degrada sus proteínas y su genoma, sin dañar la célula, y reduce la liberación de citoquinas inflamatorias producidas en respuesta a la infección viral.

En 2020 en Physiology International Journal da una explicación más detallada del posible mecanismo de acción, y su posible utilidad en la pandemia de COVID-19xxxiii.

En 2020 Dental Tribune South Asia publica que el ClO2 en aerosoles ayuda a minimizar la transmisión de COVID-19 por vía bucalxxxiv,

En 2020 la Universidad de Querétaro publica (con doi.org/10.1101/2020.10.13.336768) que en embriones de pollo inoculados con un coronavirus aviar el ClO2 reduce la mortalidad (p=0.04) xxxv, la carga viral (p=0.03), la incidencia de congestión epidérmica (p=0.04), hemorragia (p=0.002), el curling (p=0.017) y el engrosamiento de membranas (p=0.003) y aumenta el crecimiento de la masa corporal (p=0.017)

Casos clínicos documentados de curaciones de COVID-19 con ClO2 por vía oral o intravenosa:

Nota: Un solo caso clínico presentado por un médico, es indicio muy débil de que puede haber cierto efecto. Varios casos clínicos presentados por un médico, son indicio un poco más fuerte. Varios casos clínicos presentados por cada uno de varios médicos, son indicio más fuerte. Y muchos casos

clínicos presentados por cada uno de muchos médicos, son indicio mucho más fuerte.

Ante indicios fuertes de que puede haber efecto, tan erróneo es considerarlo Evidencia

científica definitiva como ignorarlo totalmente y no prestarle la atención debida.

En 2020 un grupo de médicos de Guayaquil hace público un documento presentado ante notario reportando que 104 pacientes con COVID-19 tuvieron rápida reducción de la sintomatología en cuatro días de administración de ClO2 oral y/o intravenoso xxxvi. Al no haber grupo control ni comparación explícita con controles históricos apareados, no aporta evidencia sólida, pero puede valorarse como un indicio razonable.

Del orden de 200 médicos de Hispanoamérica reportan, cada uno de ellos, docenas de casos clínicos de COVID-19 con, a su parecer, notable y rápida mejoría tras recibir ClO2, oral o intravenoso. La documentación de estos casos oscila desde muy completa en algunos hasta muy escasa en otros. Algunos autores, entre otros muchos son: Dra. Rita Denegri de Limaxxxvii, Dr. Sandro Moncada de Méjicoxxxviii, Dr. Manuel Aparicioxxxix de Querétaro, Dra. Patricia Callisperis de Bolivia, Dr. Pedro Chávez de Méjico…. Y así varios cientos, todos con su titulación en regla.

C) ENSAYOS ACTUALMENTE EN MARCHA

1-En la Univ. Pública de El Alto, Bolivia, se llama “Ensayo clínico aleatorizado de efectos terapéuticos del dióxido de cloro en pacientes COVID 19 (Etapas IIa – IIb – III) internados en el Hospital del Norte”xl;

2- En la Universidad Mayor de San Simón se titula “Estudio exploratorio observacional del dióxido de cloro en pacientes enfermos con COVID 19”xli.

3- En la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno el nombre es “Tratamiento con dióxido de cloro en pacientes diagnosticados positivos para SARS-COV2 en el departamento de Santa Cruz de la Sierra”

4- En la Universidad Técnica de Oruro se tendría lugar el ensayo in vitro titulado “Evaluación de la inocuidad y toxicidad del dióxido de cloro en hematocritos humanos”xlii.

Las dos ultimas universidades producen en sus laboratorios el dióxido de cloroxliii, al igual que la UPEAxliv, para garantizar la calidad del producto y su distribución gratuita con prescripción médica.

Las alertas emitidas por las agencias regulatorias de casi todos los países respecto al dióxido de cloro parecen haber ocasionado, según los científicos implicados, trabas y bloqueos a la hora de llevar a término otros ensayos clínicos, como el registrado en Clinical Trialsxlv.

Jorge Gaupp, Alberto Martínez Ramos, Luis Prieto Valiente

i OMS. Solidarity Therapeutics Trial produces conclusive evidence on the effectiveness of repurposed drugs for COVID-19 in record time. 15 oct. 2020. Disponible en: https://www.who.int/news/item/15-10-2020-solidarity-therapeutics-trial-produces-conclusive-evidence-on-the-effectiveness-of-repurposed-drugs-for-covid-19-in-record-time.

iii US Environmental Protection Agency. National Primary Drinking Water Regulations: Disinfectants and Disinfection Byproducts, Federal Register. Dic. 1998; 63 (241). Disponible en: https://www.govinfo.gov/content/pkg/FR-1998-12-16/pdf/98-32887.pdf

iv US FDA. Code of Federal Regulations. Rev. Abril 2019; 21 (3). Disponible en: https://www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfcfr/cfrsearch.cfm?fr=173.300

v Ministerio de Justicia. El Instituto Nacional de Toxicología alerta de que la “Solución Mineral Milagrosa” es un compuesto tóxico nocivo para la salud. 7 septiembre 2020. Disponible en: https://www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/Portal/1292430887729?blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-Disposition&blobheadername2=Medios&blobheadervalue1=attachment%3B+filename%3D200907_NP_Servicio_de_Informaci%C3%B3n_Toxicolog%C3%ADa.pdf&blobheadervalue2=1288812449578

vi Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (SIT). Memoria 2018. Ministerio de Justicia, 2019.

ix US Environmental Protection Agency. Toxicological Review of Chlorine Dioxide and Chlorite. Sept. 2000. Disponible en: https://cfpub.epa.gov/ncea/iris/iris_documents/documents/toxreviews/0648tr.pdf

xEn los estudios sobre la toxicidad del ClO2 que se hacen en animales generalmente no se les administra CDS (que se evapora con facilidad si la temperatura del agua del bebedero es superior a 11ºC  y por tanto resulta difícil de cuantificar), sino que se les da a beber una solución de clorito de sodio con concentración conocida, y se calcula la cantidad de dicha sustancia que han ingerido y a qué dosis de ClO2 corresponde, basándose en los pesos moleculares (90,5 para el Clorito de Sodio o NaCl02, y 67,5 para el Cl02):  67,5 / 90,5 = 0,75  (EPA, págs. 3 y 35). Es decir, 1 mg de Clorito de Sodio equivaldría a 0,75 mg de ClO2, según la EPA (ibíd.).

xi Véase la página 12 de: US Department of Health and Human Services. Toxicological Profile for Chlorine Dioxide and Chlorite. Sept. 2004. Disponible en: https://www.atsdr.cdc.gov/ToxProfiles/tp160.pdf

xii Designación de medicamento huérfano en la web de la FDA: https://www.accessdata.fda.gov/scripts/opdlisting/oopd/detailedIndex.cfm?cfgridkey=343311.

Artículo de prensa de 2011 en que se menciona esta designación: https://www.bizjournals.com/sanfrancisco/morning_call/2011/08/neuraltus-als-drug-wins-fast-track.html

xiv Miller RG, Zhang R, Block G, Katz J, Barohn R, Kasarkskis E, et al. NP001 regulation of macrophage activation markers in ALS: a phase I clinical and biomarker study. Amyotroph Lateral Scler Frontotemporal Degener. Dic. 2014; 15(7-8):601-9. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25192333/

xv Miller RG, Block G, Katz JS, Barohn RJ, Gopalakrishnan V, Cudkowicz M, et al. Randomized phase 2 trial of NP001—a novel immune regulator: Safety and early efficacy in ALS. Neurology, neuroimmunology and neuroinflammation. Abril 2015; 2(3): e100. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4396529/

xvi Resolución de 31 de julio de 2020, de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, por la que se establece el listado de los medicamentos considerados esenciales en la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Disponible en: https://www.boe.es/eli/es/res/2020/07/31/(1)

xvii Lackett JJ, Burkhardt CC, Hitchcock JD. Oxodene: Longevity of Honey Bees. Feb. 1972; 65(1): 19-20. Disponible en: https://academic.oup.com/jee/article-abstract/65/1/19/2210444?redirectedFrom=fulltext

xviii Raffanti SP, Schaffner W, Federspiel CF, Blackwell RB, Ching OA y Kühne FW. Randomized, double-blind, placebo-controlled trial of the immune modulator WF10 in patients with advanced AIDS. Infection. 1998; 26(4): 202-7. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/9717676/

xix Veerasarn V, Khorprasert C, Lorvidhaya V, Sangruchi S, Tantivatana T, Narkwong L, et al. Reduced recurrence of late hemorrhagic radiation cystitis by WF10 therapy in cervical cancer patients: a multicenter, randomized, two-arm, open-label trial. Radiother Oncol. Nov. 2004; 73 (2): 179-85. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/15542165/

xx Penpattanagul S. Reduced incidence and severity of acute radiation mucositis by WF10 (IMMUNOKINE) as adjunct to standard of cure in the management of head & neck cancer patients. J Med Assoc Thai. Agosto 2007; 90 (8): 1590-600. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17926989/

xxi Shinada K, Ueno M, Konishi C, Takehara S, Yokoyama S y Kawaguchi Y. A randomized double-blind crossover placebo-controlled clinical trial to assess the effects of a mouthwash containing chlorine dioxide on oral malodor. Trials. Dic. 2008; 9:71. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2637235/

xxii Yingsakmongkol N, Maraprygsavan P y Sukosit P. Effect of WF10 (immunokine) on diabetic foot ulcer therapy: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. J Foot Ankle Surg. Nov-dic. 2011; 50 (6):635-40. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21723750/

xxiii Noszticzius Z, Wittman M, Kály-Kullai K, Beregvári, Kiss I, Rosivall L, et al. Chlorine Dioxide Is a Size-Selective Antimicrobial Agent. Plos One. Nov. 2013; 8(11): e79157. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3818415/

xxiv Miller RG, Zhang R, Block G, Katz J, Barohn R, Kasarskis E, et al. NP001 regulation of macrophage activation markers in ALS: A pase I clinical and biomarker study. Amyotroph Lateral Scler Frontotemporal Degener. Dec. 2014; 15 (7-8): 601-609. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5524125/

xxv Miller RG, Block G, Katz JS, Barohn RJ, Gopalakrishnan V, Cudkowicz M, et al. Randomized phase 2 trial of NP001—a novel immune regulator: Safety and early efficacy in ALS. Neurology, neuroimmunology and neuroinflammation. Abril 2015; 2(3): e100. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25884010/

xxvi Kim Y, Kumar S, Cheon W, Eo H, Kwon H, Jeon Y, et al. Anticancer and Antiviral Activity of Chlorine Dioxide by Its Induction of the Reactive Oxygen Species. Journal of Applied Biological Chemistry. 2016; 59(1): 31-36. Disponible en: https://www.koreascience.or.kr/article/JAKO201611639306040.page

xxvii Ma J, Huang B, Hsu C, Peng C, Cheng M, Kao J, et al. Efficacy and Safety Evaluation of a Chlorine Dioxide Solution. Int J Environ Res Public Health. Marzo 2017; 14(3): 329. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5369164/

xxviii Schwartz L. Chlorine dioxide as a posible adjunct to metabolic treatment. Journal of Cancer Treatment & Diagnosis. Disponible en: https://www.cancertreatmentjournal.com/articles/chlorine-dioxide-as-a-possible-adjunct-to-metabolic-treatment.html?fbclid=IwAR2__E_XR0PZVwoFiMb-w1Cy8-7XEsTl_bU4SocDUyCelrPbNHa8a4jT2S0

xxix Borreli, Lizette. Hopeful ALS Treatment Fails in Phase 2b Trial. Neurology Today. Mayo 2018. Disponible en: https://journals.lww.com/neurotodayonline/blog/breakingnews/pages/post.aspx?PostID=723

xxx Tempini N. Is the genie out of the bottle? Digital platforms and the future of clinical trials. Economy and Society. 2019; 48(1). https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/03085147.2018.1547496

xxxi ALS Chlorite. https://sites.google.com/site/alschlorite/documents . En la web patientslikeme.com también pueden encontrarse los testimonios de 33 pacientes participantes en los ensayos fase 2a y 2b, tanto del grupo tratado como del grupo que recibía placebo. 10 de ellos explican con detalle como su enfermedad llegó a remitir e incluso detener su progresión durante el tratamiento: https://www.patientslikeme.com/treatment_evaluations/browse?brand=f&id=als-phase-2-study-np001

xxxii Zhu Z, Guo Y, Yu P, Wang X, Zhang X, Dong W, et al. Chlorine Dioxide Inhibits the Replication of Porcine Reproductive and Respiratory Syndrome Virus by Blocking Viral Attachment. Infection, Genetics and Evolution. Enero 2019; 67: 78-87. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30395996/

xxxiii Kály-Kullai K, Wittman M, Noszticzius Z y Rosivall L. Can Chlorine Dioxide Prevent the Spreading of Coronavirus or Other Viral Infections? Medical Hypotheses. Physiology International. Marzo 2020; 107(1): 1-11. Disponible en: https://akjournals.com/view/journals/2060/107/1/article-p1.xml

xxxiv Gandhi A, Gandhi M. Clinical use of Chlorine dioxide in the prevention of coronavirus spread through dental aerosols. Dental Tribune, 24 mayo 2020. Disponible en: https://in.dental-tribune.com/news/clinical-use-of-chlorine-dioxide-in-the-prevention-of-coronavirus-spread-through-dental-aerosols/

xxxv Zambrano-Estrada X, Domínguez-Sánchez C, Banuet-Martínez M, Guerrero de la Rosa F, García-Gasca T y Acevedo-Whitehouse K. In vivo evaluation of the antiviral effect of ClO2 in chicken embryos inoculated with avian infectious bronchitis coronavirus. bioRxiv. 15 oct. 2020. Disponible en: https://doi.org/10.1101/2020.10.13.336768

xxxvi García Espinoza R, Sarmiento C, Montoya Carvajal S, Andrade E y Robles M. Dióxido de cloro: una alternativa efectiva para el tratamiento del SARS-CoV2 (COVID-19). 2005. Disponible en: https://drive.google.com/file/d/1EXobhZo1-gQ_JE6C6g8ZGjSobTCs_it9/view

xxxvii Denegri, Rita. Avances en el monitoreo a pacientes que utilizan solución de dióxido de cloro para tratamiento del COVID-19. Forum Internacional COMUSAV. 15 agosto 2020. Fragmento disponible en: https://drive.google.com/file/d/1qZImJRr0_O-acWJ0MZe3BUfbgW-_ZeMN/view

xxxviii Moncada, Sandro. Dioxido de cloro IV CDI. Conferencia internacional sobre casos clínicos y evidencias científicas de la no toxicidad del CDS. 5 sept. 2020. Fragmento disponible en: https://drive.google.com/file/d/1Zbw8D-EPmsIDebx0b0eUDsP4vCBPKygd/view

xxxix Documentos elaborados por el Dr. Manuel Aparicio Alonso como parte de un corpus mayor de casos que está compilándose para determinar la eficacia del ClO2, disponibles aquí: https://drive.google.com/file/d/1FUaQJlNKxZywgLdQjJz8eRXFvznBWY15/view

xl UPEA al día. UPEA desarrollará investigación científica para validar utilización del dióxido de cloro. 14 julio 2020. Disponible en: http://www.upeaaldia.com/2020/07/14/upea-desarrollara-investigacion-cientifica-para-validar-utilizacion-del-dioxido-de-cloro/

xli Medina Gamboa JC. Comunicación de resultado de convocatoria COVID-19. Disponible en: https://drive.google.com/file/d/1vnQgHwDqtxyYJj22NP8lTT5L7hPZfm2R/view?usp=sharing

xliii La Ojota. Universidad pública cruceña comienza con la producción y distribución de dióxido de cloro. 17 julio 2020. http://www.laojota.com/universidad-publica-crucena-comienza-la-produccion-distribucion-dioxido-cloro

Zapana V. Dos universidades producen dióxido de cloro ante demanda. 7 julio 2020. https://www.paginasiete.bo/sociedad/2020/7/7/dos-universidades-producen-dioxido-de-cloro-ante-demanda-260572.html

xliv Página Siete. La UPEA produce dióxido de cloro para tratar Covid-19. 21 sept. 2020. https://www.paginasiete.bo/sociedad/2020/9/21/la-upea-produce-dioxido-de-cloro-para-tratar-covid-19-268857.html

xlv Insignares E, Andrade Y, Leyva O y Bolano B. Determination of the Efectiveness of Oral Chlorine Dioxide in the Treatment of COVID 19. Disponible en: https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT04343742

Leer Anterior

Aravaca: Las recetas de cinco platos especiales de sus mejores restaurantes

Leer próximo

Dr. Luis Prieto (II): “Yo creo, y también otros muchos médicos que son minoría en el conjunto total de la profesión, que hay indicios razonables muy claros de posible efectividad del dióxido de cloro en el Covid 19”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un Comentario

  • MAGNIFICA VUESTRA ETICA ACTITUD DE INFORMACION

    ANIMO,VALIENTES UN FUERTE ABRAZO Y GRACIAS INFINITAS ¡¡¡¡

    FDO: DR.BAUTISTA

error: Content is protected !!