Mientras la COMUSAV MUNDIAL anuncia que “ya es un hecho que todos los tumores se curan”, COMUSAV AMÉRICA advierte que no se puede prometer una cura del cáncer y que, además, hacerlo “está tipificado en nuestro código penal”

La charla con los doctores Damián Pellizzari y Fabiana Guastavino, presidente y vicepresidenta de COMUSAV ARGENTINA, se puso algo tensa en algún momento y fue reveladora de cómo están las cosas de la COVID en Argentina. Tensa porque COMUSAV MUNDIAL había promocionado uno de sus actos sobre oncología dando a entender que la curación estaba garantizada y Pellizari, Guastavino, Patricia Callisperis…, todos los miembros de los países que componen COMUSAV AMÉRICA se pusieron firmes para recordar que “Está tipificado dentro de nuestro código penal que no podemos prometer una cura”.

Respuesta a la Conferencia Comusav Mundial del 13112021

Y reveladora porque lean lo que nos dicen: “Este año las evoluciones han sido más complejas y el dióxido de cloro no ha resultado suficiente en el COVID, y hemos utilizado también ivermectina, el ibuprofenato, los cambios en la alimentación los hemos indicado desde el año pasado, también hemos utilizado micronutrientes, selenio, zinc, vitamina D…” Parecía la sorpresa del día, el dióxido de cloro presenta flaquezas, pero luego nuestros invitados aclararon que eso ocurría con pacientes críticos. De todas formas la cosa está más seria ahora que hace un año. Este año los doctores cuando visitan a sus pacientes con COVID ingieren CDS y se lo echan también en boca, nariz, ojos y manos. Doble ración para un virus asesino.

VÍDEOENTREVISTA

CLAVES DE LA ENTREVISTA

Este año las evoluciones han sido más complejas y el dióxido de cloro no ha resultado suficiente y hemos utilizado también ivermectina, el ibuprofenato, los cambios en la alimentación los hemos indicado desde el año pasado, también hemos utilizado micronutrientes, selenio, zinc, vitamina D…

DP.- Estamos todos imbuidos de un espíritu de entusiasmo, pero eso no debe dejar a un lado la prudencia y cuestiones éticas que son fundamentales y aunque parezca menor, no lo es el título de esa ponencia: “Nuevas respuestas al cáncer, todos los tumores se curan. Ya es un hecho”. No es menor porque no es real, no es cierto y quienes estamos bregando por conocer los alcances terapéuticos y preventivos del dióxido de cloro en todas sus potencialidades tenemos que ser muy cuidadosos con eso. Sabemos que el dióxido de cloro es una herramienta terapéutica de altísimo valor.

FG.- Es muy irresponsable semejante aseveración. Es como decir que la vacuna va a ser el fin de la pandemia. El dióxido de cloro es una herramienta fundamental que podemos emplear en diferentes terapias, sean las de COVID o las oncológicas. Pero es una herramienta más, no la única. La gente puede ilusionarse al respecto y dejar de lado otras terapias u otras alternativas que también son válidas para sanar. Dra Fabiana Guastavino

DP.- Necesitamos ser prudentes a la hora de hacer cualquier tipo de aseveración en todo lo que se refiere a posibilidades terapéuticas y curaciones. Está tipificado dentro de nuestro código penal que no podemos prometer una cura.

FG.- En un punto entendemos la buena fe, la de que se difunda el dióxido de cloro para que la gente lo conozca. Pero en nuestras leyes es un delito, podemos incurrir en falsa promesa.

DP- Eso lo hemos visto muchísimo en gente que supone que el acto médico se puede reducir a reproducir un protocolo que leyó en algún sitio de internet o en algún libro y que con eso se cura la esclerosis múltiple, los hongos de los pies o el cáncer, y el acto médico tiene que ver con cosas mucho más profundas y trascendentales. Lo cual no quita que ciertas intervenciones sean de muchísima utilidad. De hecho, nosotros estamos utilizando mucho el dióxido de cloro porque no hay ninguna duda sobre su potencialidad terapéutica y preventiva.

DP.- Algunos de los expositores del evento de COMUSAV MUNDIAL son personas que conocemos y sabemos de su trayectoria. Por eso nuestra nota es muy clara y pone el acento en el titulo de la conferencia y no sobre el contenido.

DP.- Lo de que tenemos la cura para tal cosa ni siquiera lo decimos con el COVID a un año de pandemia. Y nos ha ido muy bien en términos de ayudar a mucha gente con distintas enfermedades y distintos estadios de la enfermedad. Nosotros hacemos hincapié en la necesidad imperiosa de hacer un tratamiento precoz, que nos permita prevenir la enfermedad y mejorar nuestro sistema inmunológico.

FG.- Somos muchos los médicos que estamos trabajando en pacientes con cáncer con dióxido de cloro, pero no como única herramienta y tampoco con la promesa de curación absoluta. Si queremos ser tomados en cuenta como personas serias y responsables necesitamos estudios científicos. Hay pacientes que responden únicamente al dióxido de cloro y no necesitan otra cosa, pero no son todos los pacientes.

DP.- “Uno nunca trata una enfermedad, uno trata a un paciente”, decía uno de mis profesores, pero caemos en el error de olvidarlo. El terreno en el que se desarrolla la enfermedad incluye lo biológico, lo emocional, lo mental, lo espiritual, etc.

DP.- Tanto la doctora como yo atendemos pacientes con problemas oncológicos y no somos oncólogos, nos dedicamos solo a atender pacientes oncológicos, pero desde una mirada integral podemos trazar estrategias que vemos que generan mejorías que algunas veces se traducen en curación y en otras personas se traducen en mejorar los síntomas, su calidad de vida, en la esperanza de vida.

FG.- Muchos pacientes han venido a la consulta abandonando a sus médicos de cabecera porque han leído en un libro determinado protocolo. Entonces toman tantos mililitros de tal cosa creyendo que eso los va a sacar de esa patología que leyeron, y es mucho más que eso. Tenemos que tener en cuenta desde la situación económica del paciente, a sus problemas, los fármacos que toma…

Hemos tenido pacientes que ha evolucionado bien con el dióxido de cloro, sobre todo el año pasado, en los inicios. Este año las evoluciones han sido más complejas y el dióxido de cloro no ha resultado suficiente y hemos utilizado también ivermectina, el ibuprofenato, los cambios en la alimentación los hemos indicado desde el año pasado, también hemos utilizado micronutrientes, selenio, zinc, vitamina D…

DP.- Lo pacientes a los que hemos tenido que agregar otros medicamentos, entre ellos corticoides, están en estadios 2A y 2B de la enfermedad, son pacientes que están desaturando, que les cae el nivel de oxigenación, son pacientes que muchas veces están con criterio de internación y algunos con requerimiento de alto flujo de oxígeno, son complejos, tienen un fenómeno inflamatorio en alza, con aumento del Dimero D. En estos pacientes hemos encontrado que el dióxido de cloro es una herramienta utilísima, pero no siempre el paciente puede ingerir las cantidades que necesita porque tiene náuseas, vómitos, o por la misma astenia, por el mismo cansancio no tiene voluntad para tomarlo, lo que lo dificulta. El ibuprofenato vemos que ayuda muchísimo. Le damos los corticoides, y antibióticos, cuando tenemos sospecha clínica de infección bacteriana. En estos pacientes delicados, cuando vemos que damos en el clavo, por ejemplo cuando un paciente no acaba de repuntar, cuando su saturación mejora y baja, mejora y baja… entonces le damos antibióticos y en 24 horas mejora. Pero si le damos el antibiótico antes y sin todo lo que se venía haciendo esa mejoría no se veía.

FG.- Tanto esfuerzo de cuarentena, de tanto encierro, hizo que la inmunidad de las personas haya disminuido, por lo que su respuesta no va a ser la misma que al comienzo de la pandemia. La evolución es más lenta, es más torpe, es más compleja, no alcanza solo con el dióxido de cloro.

FG.- Es aconsejable tomarlo como preventivo, sobre todo si se está tan en contacto con la gente. También hay que reforzar nuestro sistema inmune, que es muy importante. Hay que tomar el sol, tomar nuestra vitamina D, alimentarnos adecuadamente, tomar líquidos, tener actividades recreativas, todo eso que se había dejado por completo de lado.

DP.- Yo, cuando tengo que ir a ver a un paciente COVID a su casa no me tomo un comprimido de glutation, ni vitamina C ni vitamina D, ni un comprimido de zinc, tomo dióxido de cloro y me lo pongo además en la nariz, en la boca y en la cara cuando voy, mientras estoy allá y cuando vuelvo. Después de estar un año trabajando con esto la experiencia ya vale porque nos hemos metido en la casa de muchos pacientes COVID un día y otro y otro… Y a Dios gracias estamos sanos.

Leer Anterior

¡¡¡Que Dios los perdone!!!

Leer próximo

¡¡¡No jodas Rufi!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 Comentarios

  • Lamentablemente, veo una “fractura” entre los mèdicos….

  • La sanidad es un mercado y aquí se vende lo que al contubernio económico y político le interesa. De hecho, la desinfección ambiental usando dióxido de cloro para el tratamiento de infecciones de virus respiratorios, está patentada en España desde hace ya 7 años y en Japón desde el año 2005.
    https://patents.google.com/patent/ES2518368T3/es

  • ¿Han contemplado los doctores la cercanía de antenas de telefonía? Y han comprobado o testado si los pacientes están vacunados?

error: Content is protected !!