Héctor Esquinca (químico): “Con el COVID la gente se agarraba de las rejas de mi casa desesperada diciendo ayúdeme, ayúdeme”. ¿Cómo decirle que no?”

El químico Héctor Hernando Esquinca, director de la Facultad de Ciencias Químicas de Chiapas, en México, y su esposa, la médico y cirujana Carmen  Flamerich, se contagiaron con el COVID y se curaron con sus propios remedios (dióxido de cloro y peróxido de hidrógeno), y con los mismos remedios Esquinca asegura que sacaron adelante a 560 personas. “Ha sido la mayor aventura de mi vida”, nos dice, señalando que el estrés que vivió le hizo bajar 8 kilos de peso.

Por otro lado, destacar que el químico denunció en su día la aparición de agentes contaminantes en determinadas soluciones de dióxido de cloro y que ahora lo están investigando junto con la Escuela de Ingeniería Militar de Bolivia. “Estamos a punto de firmar un convenio entre ambas instituciones”.

ENTREVISTA EN VÍDEO

CLAVES DE LA ENTREVISTA

Ni mi madre, ni mis hermanos, ni sus hijos, ni mis hijos, ni mi esposa ni yo nos hemos vacunado ni tampoco nos vamos a vacunar. Afortunadamente, podrán decir lo que quieran de todas las situaciones políticas que estamos viviendo en México, pero hay dos cosas que podemos destacar: una democracia que se fortalece bastante y una libertad y respeto a los derechos humanos.

Cuando aún no había llegado el virus a América yo ya veía venir ese problema y empecé a buscar una alternativa para protegernos porque yo era diabético y desde los 8 años padecía una enfermedad de tipo asmático. Cosas que ahora ya no tengo. Buscando en internet me encontré con la hidroxilocloroquina, pero no me sentó bien. Por aquel entonces, mis posibilidades de supervivencia eran del 14%. Así es como cayeron en mis manos algunas entrevistas que le habían hecho a Jim Humble y me informé sobre lo que él había desarrollado. Y como soy químico me puse a sintetizar el dióxido de cloro desde marzo del año pasado con un interés que iba más allá del COVID pues Humble en sus libros decía que podía curar la diabetes y la hipertensión, así que lo probamos y mi esposa y yo seguimos utilizándolo.

Un muchacho campesino fue picado por una araña viuda negra, estaba muy grave, sus familiares acudían a despedirse de él porque consideraban que se iba a morir y probamos un protocolo de Humble contra el veneno de la araña y funcionó muy bien. No solamente le salvamos el brazo sino que le salvamos la vida.

Empecé también a sintetizar ácido hipocloroso, que es una molécula que producimos en el cuerpo y también empecé a sintetizar peróxido de hidrógeno, que es otra molécula, y mi sobrino me hizo el comentario de que se había curado su alergia asmática, y en ese momento tomé conciencia de que llevaba más de 20 días sin utilizar el salbutanol en el broncodilatador que usaba permanentemente. Ahora llevo un año sin tener ningún ataque de asma y sin necesitar protección en la calle. Los responsables son el dióxido de cloro y el ácido hipocloroso, porque también utilicé cápsulas de ácido hipocloroso para salir a la calle en lugar del dióxido de cloro.

El ácido hipocloroso se lo recomendaría a los asmáticos, pero no a quienes tengan problemas de riñones.

El dióxido de cloro lo sintetizo con ácido cítrico o ácido sulfúrico, que aquí es legal y se utiliza en la industria de los alimentos. Lo sintetizo a 3000 ppm y de esa solución, de manera preventiva, utilizo 10 ml en 1 litro de agua, del cual bebemos 200 ml cada dos horas. Pero si estamos atendiendo a pacientes COVID incrementamos la frecuencia, tomamos 100 ml cada hora. A veces, si hay muchos pacientes en un día, llegamos a utilizar 15 ml en un litro de agua.

Tengo 62 años de edad y desde los 8 años sufro este tipo de problema asmático. Inclusive me desarrollaron una vacuna que durante mi juventud me funcionó, pero al hacerme viejo me ha vuelto el asma. Era un esclavo del salbutamol y hoy vivo con absoluta libertad.

Los trabajos de Andreas Kalcker están fundamentados en los trabajos de Jim Humble, que son la base de mi trabajo con el dióxido de cloro para atender a los pacientes con COVID.

Nunca tuvimos la intención de enfrentar este problema, fue fortuito. Cuando vimos que sí funcionaba se lo ofrecía mis familiares, lo hicimos público en el Facebook y la gente empezó a llegar a mi casa. Una mañana me tocó en la puerta una de mis alumnas pidiéndome que le ayudara con su abuelo. Había leído en el Facebook que decía estar curando pacientes y… Pero hago hincapié en que no soy yo el que atiende a la gente, es mi esposa, ella es médica. Yo la ayudo y la respaldo.  Soy químico, tomamos muestras de sangre, hacemos gasometrías arteriales, y con esa base y una formación muy sólida que tengo en bioquímica pues tomamos las decisiones de qué hacer y cómo, y con qué complementos, porque mi esposa también utiliza anticoagulantes, antibióticos etc.

Nuestro primer paciente fue el hermano de la esposa de un primo mío. Le atendimos a larga distancia. Salió adelante porque ahí lo que utilizamos fue agua oxigenada, que era lo que teníamos y era la posibilidad que teníamos de trabajar y ahí nos dimos cuenta que estas moléculas funcionaban. Luego tratamos a un familiar en Arriaga, pero ya con la molécula del dióxido de cloro. Mi tío Eloy fallece porque se quita la solución que se le estaba administrando. Tratamos a 4 o 5 familiares al mismo tiempo y los demás sobrevivieron.

Al abuelo de una alumna, que llevaba enfermo 45 días, lo sacamos adelante con saturaciones del 65%. Para entonces habíamos aprendido que lo que le sostenía la vida a las personas no era el oxígeno auxiliar sino el oxígeno que se liberaba a través de las inyecciones de dióxido de cloro.

Al principio fue muy difícil porque consideraban que estábamos locos, que hacíamos cosas indebidas e incorrectas, pero en este año y medio han abandonado los tratamientos 4 personas, personas que no lo lograron, sobrevivir. Hay 45 casos graves de personas con saturaciones -hasta de un 24% un señor, fue impresionante como se salva-, y todos sobrevivieron. Los que no han sido tan graves han sido mucho más fáciles.

Nosotros permanentemente tenemos un stock en el refrigerador porque la gente sigue viniendo a por la molécula. Esta molécula la utilizan más de 3000 personas de manera preventiva que buscan el producto que nosotros estamos sintetizando. Desde que nos infectamos hace un año hasta el día de hoy mi mujer y yo no nos hemos vuelto a infectar, seguimos atendiendo a la gente, pero si es cierto que aprendimos a mantener las distancias, al lavado de las manos, la forma como nos relacionamos con los pacientes… Utilizo un difusor que lleno de peróxido de hidrógeno y con él nos limpiamos la cara, lo respiramos, etc. Sí tomamos el dióxido de cloro, por supuesto que sí lo tomamos. En el momento que recibimos un paciente COVID inmediatamente empezamos a tomar dióxido de cloro y lo hacemos durante los 3 o 4 días siguientes. Y si mantenemos el contacto con personas así, permanentemente nos estamos protegiendo.

México no ha entrado a la siguiente temporada invernal, un buen porcentaje de nuestra población ya fue vacunado y de acuerdo a la experiencia que vivió Inglaterra, Canadá, lo que tristemente ha sucedido en Brasil, India, lo que vive ahora Chile cabe la posibilidad de que para próxima temporada invernal en México se vuelva a disparar la cantidad de casos de COVID. Así que toda mi familia mantiene de manera preventiva el consumo de dióxido de cloro.

Con estas cápsulas lo que hice fue utilizar un producto mucho más puro para poderlas fabricar, sintetizar. Son increíbles, poderosísimas. Estas cápsulas, al reventar en el estómago, al combinarse con el agua, lo que hacen es generar ácido hipocloroso, que es una molécula que actúa en contra de virus y bacterias. Son más eficientes las cápsulas que el propio dióxido de cloro. Es un generador de ácido hipocloroso. Y esto que estoy hablando está en los libros de Jim Humble.

Hemos tratado unas 560 personas que viene de todas partes del estado, hemos entrenado a varios médicos de Chiapas y nos buscan para que nosotros les proveamos de la sustancia que estamos utilizando.

En México han estado utilizando productos de muy mala calidad. Tanto el clorito como el ácido clorhídrico que utilizan no es ácido clorhídrico es ácido muriático que viene al 18% y viene enriquecido con cloruro férrico, lo que hace que se obtenga un dióxido de cloro contaminado con cloro molecular, que es un agente pro cancerígeno que al combinarse con el metano de los intestino produce trihalometanos, que son agentes cancerígenos.

Trabajamos en colaboración con la Escuela de Ingeniería Militar de Bolivia, ellos hacen también el trabajo que estamos haciendo aquí y estamos a punto de firmar un convenio entre ambas instituciones.

Necesitamos hablar menos del dióxido de cloro en la prensa y la televisión y hablar más de él en los laboratorios

Mi cariño, mi respeto para Pedro Chávez, es una persona correcta, es un caballero. Desafortunadamente con la otra persona, la que me trajo al escenario mundial, no me he vuelto a comunicar con él, pero le estoy muy agradecido porque gracias a él hoy te conozco, Santiago, y conozco a mucha gente alrededor del mundo que se interesaron por lo que había reportado en algún momento.

Sigo insistiendo en que detrás de la historia del dióxido de cloro, que es una historia de éxito, de oportunidad, de bondad, detrás hay un drama. Ha sido la aventura más difícil de mi vida. Y también de mi esposa.

Yo he acompañado a mi mujer en las desveladas, en el estrés, la gente tiende a enfermarse más en la noche, en la madrugada… Yo bajé 8 kilos de peso por todo este estrés, fue difícil, angustiante, hoy hemos aprendido a luchar contra la enfermedad, lo titulamos “Domando a la Bestia” (ver en Facebook). Al principio era una lucha y una angustia tremendo. Mis hijos me decían, “padre deja de recibir gente, corren un gran riesgo, se van a enfermar”, pero la gente se agarraba de las rejas de mi casa desesperada, diciendo “ayúdeme, ayúdeme”. ¿Cómo le decías a la gente que no? Fue difícil, aún me emociono.

 

 

Leer Anterior

CARTA DE CIUDADANIA DEL REICH.1935 VERSUS CERTIFICADO COVID DIGITAL EUROPEO.2021

Leer próximo

SIN CONSENTIMIENTO INFORMADO, EXPERIMENTO HUMANO NO PERMITIDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 Comentarios

  • Excelente. Mil bendiciones

  • Yo uso Dioxido de Cloro como preventivo pero no entiendo como se usa el peróxido es agua oxigenada?
    Las cápsulas las puedo adquirir con ustedes?

    • No es extraño que existan historias de superación y ayuda en sitios donde se vende el producto estrella…lo estuve tomando y tuve una semana con taquicardia, ¿Por qué no hablan de eso? Existen estudios de universidades de todos los efectos secundarios. Por cierto, para los conspiranoicos, no le paga el gobierno ni nadie por dar mi testimonio.

    • Me gustaría contactarlo. Yo preparo también el dioxido de cloro pero me agradaría aprender más si es que usted me puede asesorar. Gracias

  • Gracia me interesa saber cómo puedo acceder a las pastillas de dióxido de cloro si puedes regalarme una información a mi correo se los agradecería viví en ee uu y quisiera comprarlas feliz día y bendiciones

  • Tengo duda sobre como utilizar el dioxido hipocloroso y como es el protocolo para asma y alergias fuertes, yo padezco eso en la piel. Gracias de antemano

  • Me interesa mucho las cápsulas y el dióxido de cloro. Como los puedo contactar?

  • Yo consumo la IVERMECTINA y el DIOXIDO DE CLORO en forma preventiva y a DIOS gracias nos mantenemos sanos.
    Con esta lectura me siento más seguro gracias Doctor por su sinceridad. “LLUVIA DE BENDICIONES”

  • Gracias Dios por humanos así valientes, bondadosos, morales e íntegros. Me he emocionado mucho, pues he defendido el CDS desde el año pasado, solía tener rinitis en invierno y necesitar antialérgicos, pero ya no (sé que no es la gran cosa pero a mí me mejoró la vida). Compartiré su testimonio.

error: Content is protected !!