• 22 mayo 2022

WALTER LIMPIAS (PERIODISTA): “Eran escépticos, decían que para qué iban a tomar esa agua de piscina, pero cuando les llegó el virus llamaban por teléfono y pedían tomarlo porque habían visto a familiares salvarse del virus con el dióxido de cloro”

WALTR LIMPIAS

“La gente trataba a los enfermos de COVID como si fueran leprosos. La idea que circulaba era la de que si te acercabas a ellos ibas a morir”.

“Gracias a Dios apareció el CDS que nos ayudo en lo personal, en lo familiar y en el entorno”

“Hemos salvado la vida a unas 2500 a 3000 personas”

Los centros hospitalarios de la región del Beni, en Bolivia, estaban colapsados. La COVID golpeaba fuerte y moría gente hasta en las calles. Nadie sabía qué hacer, dónde refugiarse para sentirse a salvo. El periodista Walter Limpias fue testigo de lo que sucedía en su tierra y decidió que además de grabar con su cámara el terror que se vivió allí los primeros meses del año 2020, echaría una mano en las calles ayudando a administrar a la gente CDS, dióxido de cloro. Su propia esposa también lo hizo, y no fueron los únicos. Hubo más gente solidaria. Todos comprobaron los efectos beneficiosos y casi fulminantes entre los contagiados del dióxido de cloro, el CDS, la agüita amarilla.

Allí, en el Bene, en sus ciudades y campos, se originó la revolución del dióxido de cloro, y su expansión. Fue tal su impacto en la sociedad boliviana que pocos meses después derivó en diversas leyes autonómicas y una nacional para protegerlo. El CDS había contribuido a detener la matanza de un virus que fuera de las fronteras de Bolivia era ilegal o alegal. Sin embargo, la aparición del CDS, la actuación de médicos como la doctora Patricia Callisperis – una de las caras mundiales del CDS -, fue determinante, pero insuficiente pues la mayoría de los médicos siguió manteniendo al CDS en el gueto, lugar del que no quieren que salga. Médicos y científicos que han trabajado con él han solicitado la realización de estudios clínicos que demuestren su fiabilidad y seguridad, pero las instituciones que deben darle su visto bueno dilatan interminablemente los procesos que derivan en su aprobación.

El periodista Walter Limpias nos cuenta cómo fueron aquellos terribles días y qué sucede en Bolivia con el CDS, el porqué de ese amor y odio.

VÍDEOENTREVISTA

DOCUMENTAL

Leer Anterior

Súbete al árbol más alto

Leer próximo

Penelope y Bardem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comentarios

    error: Content is protected !!